eldiario.es

9

Plata o plomo

El pinchazo de la manifestación es el remate del fracaso colectivo de la política. Fracasaron los convocantes que no consiguieron un aluvión a la altura de su fatalismo. Fracasó Sánchez por recular ante ellos. Fracasó el independentismo que se arriesga a que vuelva el frente nacional. Fracasa el país que no sale del laberinto

32 Comentarios

Fracaso general. El pinchazo de la manifestación del domingo fue el remate del fracaso colectivo de la política la semana pasada. Fracasaron los convocantes que no lograron un aluvión a la altura de su fatalismo. Fracasaron los barones antisanchistas que compran sus falacias. Fracasó Sánchez por recular ante ambos. Fracasó el independentismo que rechaza los mejores presupuestos para Cataluña y se arriesga a que vuelva el frente nacional. Fracasa la izquierda que debería mediar con más ahínco. Fracasaron los medios que sobrestimaron la concentración y le dan bola a la España ultramontana. Fracasa el país que no sale de su laberinto.

El mayor golpe se lo llevaron, sin duda, los mamporreros que creían que el golpe lo iban a dar ellos. Ni los autobuses gratuitos con bocata de chorizo ni los obuses lanzados por sus periódicos provocaron el desbordamiento con el que pretendían sepultar a Pedro Sánchez. El único que ganó algo fue Abascal que colocó a su fuerza extra parlamentaria al mismo nivel que PP y Ciudadanos. Primero le copian el discurso, ahora se cuela en la foto con Rivera y Casado. Hasta Javier Maroto acabó metiendo codo para situarse cerca del líder del partido homófobo. Ver para creer. El globo pinchó por primera vez, pero la izquierda no debería relajarse ni olvidar cómo sube en las elecciones.

En el asunto del relator, el ejecutivo de Sánchez ha vuelto a balbucear sin tino. Ni lo supieron contar ni lo han sabido defender y han acabado rompiendo meses de negociación con los secesionistas para acallar el griterío de la carcundia. Hay que aclarar en defensa del sanchismo que el manifiesto de la manifa contenía tantas falsedades como la convocatoria: el gobierno no ha admitido debatir la autodeterminación ni los veintiún puntos de Torra. Tampoco ha acercado presos, lo ha hecho el juez conforme a la ley vigente.

Ahora la pelota está en el tejado del independentismo al que Sánchez ha dado un ultimátum: plata o plomo. O presupuestos y negociamos, o elecciones el 14 de abril y ojito que vienen los malos. La respuesta, por ahora, es otro ultimátum: o referendo o nones. Quizá por eso todos fracasan porque no saben dialogar sólo chantajear. Quiero creer también que quizá por eso pinchó la derecha el domingo, porque también muchos de sus votantes están hartos de vivir todos los días el fin del mundo.

Hay que pedirles a los políticos que hagan su trabajo, apagar los incendios, en lugar de seguir provocándolos y avivándolos. Es inútil esperar nada de los que convocaron el domingo porque si se acaba el problema, el problema lo tienen ellos. Tampoco de esos indepes que piensan que cuanto peor, mejor. Al resto, hay exigirles lo que no han demostrado hasta ahora: responsabilidad y generosidad. Cesión, diálogo, acuerdo. Arreglen esto.

Carne Cruda cumple 10 años gracias a sus oyentes
Ayúdanos una temporada más. ¡A por la décima!

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha