La portada de mañana
Acceder
Madrid, ante su mayor desafío con un gobierno partido
El mapa de los contagios por provincias sigue registrando fuertes incrementos
Opinión - Y Ayuso sigue en el cargo, ¿por qué?, por Rosa María Artal

La apicultura en Albacete, en riesgo por los agrotóxicos y la comercialización de mieles de mala calidad

Foto: La Casa de la Miel

Álvaro Jiménez Carreño tiene unos padres apicultores de vocación. Desde pequeño ha vivido este oficio artesanal que lograron materializar en un tienda en Albacete ‘La Casa de la Miel’. Con él hemos hecho un repaso de la situación de la apicultura en la provincia de Albacete, un sector condicionado por el clima, lo agrotóxicos y por los precios de las mieles de mala calidad.

Azuqueca acoge la octava edición de las Jornadas Apícolas, una cita nacional con la miel y las abejas

Azuqueca acoge la octava edición de las Jornadas Apícolas, una cita nacional con la miel y las abejas

La madre de Álvaro se dio de alta como apicultura en 1994, pero su abuelo paterno ya tenía colmenas en la zona de Yeste, ya que allí lo habitual era tener cinco o diez colmenas para consumo propio. Cuando su padre llegó a Albacete empezaron juntos en este sector, cuando pasados unos años vieron que tenían demanda se hicieron con el traspaso de una tienda, por lo que en 2006 fundaron ‘La Casa de la Miel’, un negocio familiar que se nutre de sus propias colmenas.

Sus colmenas están principalmente en la Sierra de Alcaraz. Álvaro asegura que la apicultura es un sector complicado, “hay años que no se saca nada”. Este apicultor se dedica a cosechar en las floraciones que hay en Albacete: Miel de romero, Miel de Milflores, Miel de Encina, Miel de Tomillo y Miel de Espliego. Sus colmenas producen durante cuatro meses, porque el invierno lo pasan en la Sierra y se quedan paradas, por eso quien se dedica a esto a nivel nacional tiene que ir desplazando las colmenas a las zonas cálidas (Miel de azahar) en invierno y durante el verano al norte de España (Miel de Brezo).

Peligros para el sector

El principal peligro para que no sea un buen año de recolección es la climatología, porque si no ha llovido o si hay heladas que impiden la floración, no hay cosecha. También se enfrentan con un ácaro llamado Varroa, una especie de garrapata que afecta a las abejas. Además, Álvaro asegura que cada vez hay más agrotóxicos, sustancias químicas tóxicas utilizadas en la agricultura para matar insectos, malezas y hongos que afecten al cultivo, lo que hace cada vez mueren más abejas y las colmenas se queden vacías.

Ante la presencia de agrotóxicos, continúa Álvaro, las abejas se ” despistan y se mueren” hasta tal punto que abandonan la colmena. En este sentido, los Neonicotinoides, que es principio activo de muchos agrotóxicos, afecta al sistema de las abejas y hace que pierdan la orientación, algo imprescindible para este animal.

Esto es preocupante, ya que como informa el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el sector apícola español supone alrededor del 0,44% de la Producción Final Ganadera y el 0,17% de la Producción de la Rama Agraria, con un valor anual de su producción (miel, cera y polen) estimado en unos 62 millones de euros.

No obstante, el valor este sector va más allá de lo puramente económico, ya que la apicultura juega un papel fundamental en la conservación del medio natural, la polinización de los cultivos y el mantenimiento de la biodiversidad.

La fecha de recolección en la provincia de Albacete suele ser en abril, mayo y junio, y depende de cómo haya sido el verano también se pueden recolectar a finales de agosto y principios de septiembre mieles más oscuras, como de Encina o Milflores.

En este momento, la Junta de Castilla-La Mancha tiene unas ayudas destinadas a mejorar las condiciones de producción y comercialización de la miel en la región, pero son insuficientes, ya que, tal y como asegura este apicultor, “cada vez se mueren más colmenas y el coste de producción aumenta, a lo que hay que sumar la comercialización de mieles de dudosa calidad que hace que el precio esté por los suelos, por lo que es muy complicado sobrevivir”.

En este sentido, la Asociación Española de Apicultores (AEA) ha convocado una manifestación en Madrid para reivindicar un etiquetado claro en la miel y la prohibición en España de pesticidas neonicotinoides y fenilpirazoles.

Este acto reivindicativo se ha convocado para el próximo 31 de enero, coincidiendo con la asamblea general que se celebrará en Azuqueca de Henares (Guadalajara). La manifestación se iniciará en la Estación de Recoletos en Madrid y finalizará frente al Congreso de los Diputados.

Etiquetas
Publicado el
19 de enero de 2020 - 12:46 h

Descubre nuestras apps

stats