Así explica Castilla-La Mancha la discrepancia entre sus datos y los del Ministerio en cuanto a personas fallecidas con COVID

Blanca Fernández, consejera portavoz de Castilla-La Mancha

La consejera portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha ha dado hoy la versión de esta región sobre las discrepancias en los datos de fallecidos por la COVID-19 entre la comunidad autónoma y el Ministerio de Sanidad.

Castilla-La Mancha notifica cinco fallecidos con COVID en las últimas 24 horas, el Ministerio cero en los últimos 7 días

Castilla-La Mancha notifica cinco fallecidos con COVID en las últimas 24 horas, el Ministerio cero en los últimos 7 días

Blanca Fernández ha sido hoy preguntada por esta cuestión ya que, ayer mismo, el Gobierno de España apuntaba una cifra de cero decesos frente a los cinco que notificaba el Gobierno de Castilla-La Mancha.

Fuentes de la Consejería de Sanidad reconocían ayer a eldiarioclm.es "diferencia de criterios" y recordaban que ya la pasada semana el Ministerio "devolvió" 155 fallecidos a la estadística de Castilla-La Mancha un día después de restarle 152.

Hoy la portavoz del Ejecutivo castellanomanchego ha justificado los datos del Ministerio de Sanidad mostrando su “confianza” en que al final de la semana los datos de ambas administraciones coincidan “milimétricamente”.

Ha recordado que la semana pasada el Ministerio de Sanidad “procedió a cambiar el modelo de expresión de datos para tener una imagen temporal, y quédense con la expresión (temporal), fiel de la evolución de la pandemia”. Es por eso, aseguraba que “es el tiempo lo que diferencia los datos, pero “al final de la semana, con las actualizaciones, los datos van a coincidir al milímetro por la experiencia que tenemos”.

“El miércoles se anunció que solo se informaría de los datos de fallecidos una vez por semana” decía Fernández y que se haría “para evitar que las comunidades autónomas notificaran al Estado datos de defunción con fecha atrasada”. En este punto se ha referido al caso de Catalunya. “Hizo una carga generalizada de datos atrasados notificando 650 personas fallecidas”.

Además, ha explicado que el sistema de datos de fallecimientos puede consignarse por hospitales, por centros socio-sanitarios o por viviendas particulares. “Tiene una alta complejidad y por eso puede haber demoras de dos, tres o hasta cuatro días”.

En el caso de Castilla-La Mancha, ha comentado, “todos los casos agregados que son conocidos en el día, se notifican. Pero pueden ser casos de días atrás. Los cinco fallecimientos no tuvieron por qué producirse en las últimas 24 horas, sino que se testaron en las últimas 24 horas”.

Y eso, a pesar de que ayer mismo la Consejería de Sanidad, preguntada por este medio en esta cuestión aseguró que los datos facilitados a diario corresponden a “certificación de fallecidos en las últimas 24 horas”.

No obstante, ha continuado la explicación la portavoz, el Ministerio “decidió identificar la fecha del fallecimiento para ubicar cada defunción en su semana de fallecimiento, para expresar mejor así la letalidad por semanas y ver la evolución real de la pandemia”.

Y es que, ha dicho, “si todas las comunidades autónomas tienen un decalaje en la notificación de casos puede haber un sesgo: se están notificando casos con retraso y eso no da una imagen fiel a tiempo real”.

La decisión “que parece acertada desde el punto de vista epidemiológico es complicada de gestionar desde el punto de vista del dato diario, de la transparencia, pero tiene una solución y es que el Ministerio actualiza todos los datos semanalmente”, ha concluido.

Esta versión, sin embargo, no cuadra con las cifras conocidas durante toda la semana pasada. Ayer el Ministerio notificaba cero fallecidos en Castilla-La Mancha en los últimos siete días (datos consolidados a 31 de mayo).

En el cómputo semanal y sumando los datos que ofrece cada día la Junta castellanomanchega a la prensa, el número de fallecidos entre el 25 y el 31 de mayo asciende a 25 (seis casos el 25 de mayo, seis el día 27, tres el 28 de mayo, cuatro fallecidos el día 29, y tres tanto el día 30 como el 31 de mayo. El día 26 no se ofrecieron datos a la prensa).

Se pide el paso a fase 3 de Cuenca y Guadalajara

Castilla-La Mancha pedirá el paso a fase 3 para las provincias de Cuenca y Guadalajara el próximo 5 de junio, según ha confirmado hoy la consejera portavoz, Blanca Fernández, “a la luz de los datos epidemiológicos” y con “criterios de máxima prudencia” después de que en las últimas 24 horas esos datos apunten a que hay 130 personas ingresadas con COVID-19 en la región y cinco hospitales sin ingresos por el virus.

“Son datos esperanzadores”, ha dicho, que el Ejecutivo autonómico espera que se sigan confirmando y que “demuestran que la pandemia se contiene pese a los pasos de fase”.

Además, la consejera la dado a conocer que hoy hay 25 nuevos casos confirmados por PCR, “en buena medida” gracias al trabajo de la función rastreadora que se viene realizando en la región. Y a eso se suman 4 ingresos con coronavirus, pero ninguno en UCI o con necesidad de respirador.

En total, en lo que va crisis sanitaria, Castilla-La Mancha ha realizado un total de 107.000 test PCR y 137.000 test rápidos.

Etiquetas
Publicado el
2 de junio de 2020 - 13:39 h

Descubre nuestras apps

stats