La “honradez” que animaba a practicar Juan Carlos I en su primera visita como rey a Toledo

A la izquierda, Juan Carlos I en su primera visita a Toledo como monarca, y a la derecha en su última visita conocida en la iglesia de Santo Tomé

"En Toledo se cifran algunos de los más señalados rasgos del carácter español. El amor a la tradición, no por lo que tiene de antiguo sino por lo que tiene de propio. La honradez, la seriedad en el trato, la religiosidad y el sentido trascendente de la existencia. Asimismo habéis practicado secularmente la tolerancia, no por debilidad, sino por generosidad, por un concepto profundamente humano de la existencia y por un apego total a la justicia. Estas virtudes y actitudes tienen un gran valor que yo os animo a ponerlas en práctica cada día...".

Estas son palabras del rey emérito Juan Carlos I en la primera visita que realizó a Toledo y su provincia como monarca junto a la reina Sofía el 25 de noviembre de 1976, poco más de un año después de haberse proclamado jefe del Estado. Las recogía el que fuera cronista oficial de la provincia de Toledo Luis Moreno Nieto (1917-2005) y se pueden consultar en la revista 'Provincia' de la Diputación de Toledo, publicada en diciembre de 1976.

El anterior monarca, que ha abandonado el país ante "la repercusión pública" de la investigación de sus finanzas presuntamente ilícitas, llegó ese día a la capital castellanomanchega al mediodía tras diversos actos en Talavera de la Reina. Las palabras de su discurso las pronunció en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, donde el por entonces alcalde de la ciudad, Ángel Vivar Gómez, le ofreció la Medalla de Oro de Toledo y un pergamino en el que consta el acuerdo municipal de la concesión, junto con una espada, copia de la de Alfonso VI.

Los reyes fueron "aclamados por millares de personas en la (entonces denominada) plaza del Generalísimo", relataba Moreno Nieto, que recogía también la posterior reunión de trabajo que presidió Juan Carlos I en el Museo de Tavera, así como el nombramiento de Juan Carlos de Borbón como Canónigo de Honor de la Catedral de Toledo o la inauguración que llevaron a cabo los monarcas del Puente de la Cava, donde subrayaba el cronista que habían contemplado "las aguas cenagosas del río de color negruzco a causa de la creciente contaminación por las aguas residuales de Madrid".

Proclamas en contra del trasvase en Talavera

España todavía no había configurado su actual Constitución y no se había puesto en marcha el trasvase Tajo-Segura sobre el que en su llegada a Talavera por la mañana la ciudadanía reclamaba a los monarcas: "¡Majestad, viva el trabajo, si nos trasvasan el río nos quedaremos sin 'tajo'". También el alcalde toledano mostró su preocupación al rey emérito por "la contaminación del río Tajo" y "los vertidos sin depurar" que venían de Madrid. Desde aquel día, en estos 44 años el país ha consolidado su forma de gobierno como monarquía parlamentaria así como también el mencionado trasvase.

Desde esa primera visita oficial como rey de España, que concluyó en Villacañas, Juan Carlos de Borbón ha visitado la capital regional en numerosas ocasiones, muchas de ellas descritas también por Luis Moreno Nieto, como la inauguración de la sede de la Universidad Laboral o el Hospital de Parapléjicos. La última visita conocida sería la que hizo el 25 de octubre 2014 para ver la conocida obra del Greco 'El entierro del señor de Orgaz' en la iglesia de Santo Tomé, cuatro meses después de haber abdicado como monarca de un trono al que no volverá.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats