La 'tarjeta humanitaria' devolverá la sanidad universal a Castilla-La Mancha

Protesta contra la reforma sanitaria

En su informe de 2014, 'Dos años de reforma sanitaria: más vidas humanas en riesgo', Médicos del Mundo señalaba a Castilla-La Mancha como la única Comunidad Autónoma que había decidido cumplir "sin excepciones" el Real Decreto 12/2016, también conocido como de exclusión sanitaria. La ONG señalaba en dicho documento que ni los menores de edad ni las mujeres embarazadas, excepciones contempladas en el RD, podían acceder a los servicios de salud si no estaban empadronados o tenían pasaporte. La región vivió casos dramáticos, como el de la joven nicaragüense Jeanneth.

En mayo de 2015, con el cambio de gobierno, también cambió la actitud del Ejecutivo en relación con la sanidad universal, y así lo reconoció también colectivo 'Yo Sí Sanidad Universal', que reconocía a la región como uno de los actores "rebeldes" en contra del Real Decreto. Emiliano García-Page ha anunciado esta mañana que la próxima semana estas iniciativas se concretarán en la 'Tarjeta Humanitaria', un programa que ha definido para devolver la atención sanitaria a los inmigrantes sin papeles.

Durante una entrevista en Radio Castilla-La Mancha, García-Page ha asegurado que la Tarjeta permitirá dormir a todos los ciudadanos con la tranquilidad de que "cual sea el color o la raza" de la persona enferma, se va a atender en los centros de salud de la región, lo que también incluye a los inmigrantes. Se trata de uno de los compromisos adquiridos desde el inicio del Ejecutivo del socialista, que ya en agosto aseguraba que se devolvería la sanidad, sin ofrecer plazos específicos. Jesús Fernández, el consejero de Sanidad, insistía, sin embargo, en que el objetivo final que buscaba el Gobierno era la derogación del Real Decreto 16/2012.

En noviembre del año pasado, el Tribunal Constitucional tumbó la Ley de la Comunidad Valenciana que se aprobó para regular el acceso a la sanidad de quienes no tuviesen una situación regular en España, una de las primeras firmadas por el Gobierno valenciano. La consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha anunció que retrasaría la puesta en marcha de la norma autonómica, pero siempre puntualizando que se atendía a quien lo solicitase en los centros sanitarios.

Podemos criticó en agosto el primer anuncio del Gobierno de García-Page, tachándolo de "insuficiente". En este sentido, el secretario general de la formación, y también diputado, José García Molina, amenazaba con que el apoyo de Podemos "flaquearía" si no se abrían los comedores escolares o se devolvía la sanidad universal. En este sentido, la formación recordaba que las "instrucciones" de los centros de salud no podían ser publicitadas para que toda la población en riesgo acudiese a los centros de salud sin miedo a que les cobrasen.

Publicado el
4 de febrero de 2016 - 10:55 h

Descubre nuestras apps