Los ocho paradores de la región ofrecen sus instalaciones ante la crisis del coronavirus

Parador Nacional de Oropesa (Toledo) / Diputación provincial

La cadena pública hotelera Paradores ha anunciado el cierre de sus establecimientos de toda España, tras la declaración del estado de alarma por la pandemia del coronavirus, y los ha puesto a disposición de las autoridades para uso médico o para cualquier otra necesidad derivada de la situación.

Hasta que puedan volver a sus lugares de origen, Paradores atenderá a los viajeros alojados y reembolsará o cambiará de fecha las reservas realizadas para el periodo de alarma. En Castilla-La Mancha hay ocho: en Albacete, Almagro y Manzanares (Ciudad Real), Sigüenza (Guadalajara), en Alarcón (Cuenca) y en la propia ciudad, y en Oropesa (Toledo) y en la capital regional.

Por otro lado, el Grupo Hoteles Cuenca con Carácter ha decidido cerrar sus establecimientos -Hotel Cueva del Fraile, Hotel Convento del Giraldo y Hotel Leonor de Aquitania - como respuesta a la alerta sanitaria y en aras de la salud y seguridad de sus clientes, empleados y la sociedad en general.

Los cierres se han realizado de forma ordenada con el fin de asegurar que todos los huéspedes hayan podido regresar sin problemas a sus lugares de origen. Además, con el objetivo de contribuir en la medida de sus posibilidades a paliar la situación de gravedad en la que nos encontramos, ha puesto a disposición del Ayuntamiento de Cuenca y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha sus instalaciones para lo que las autoridades precisen.

En Guadalajara también ha cerrado de forma temporal el Hotel Torcal y se ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias de la Junta de Comunidades, de la ciudad y provincia de Guadalajara, para que dispongan de sus instalaciones si fuera necesario para atender las necesidades de esta crisis sanitaria. 

Etiquetas
Publicado el
16 de marzo de 2020 - 12:53 h

Descubre nuestras apps

stats