La portada de mañana
Acceder
El 8M llega entre la COVID, las tensiones en el feminismo y la crisis de cuidados
El juicio de la caja B ofrece a Bárcenas cumplir su amenaza más sólida al PP
Opinión – 8M, más feminismo ante un cambio histórico, por Lina Gálvez

Mateo, el niño que estuvo 11 días en la UCI del Hospital de Alcázar de San Juan y se ha recuperado

Mateo, un niño de 11 años que ha salido de la UCI del Mancha Centro

Mateo, un niño de 10 años de edad, que ha superado la COVID-19 tras permanecer 11 días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), ha recibido este viernes el alta hospitalaria y ya está en casa con sus padres.

La historia de Mateo concitó un gran interés en medios de comunicación de toda España desde que el pasado 23 de enero, uno de los enfermeros que más en contacto estuvo con él publicó una foto de ambos en las redes sociales.

Este viernes, antes de volver a casa, el pequeño Mateo ha recibido "una calurosa despedida" por parte de los profesionales que le han estado atendiendo durante los 18 días que ha permanecido ingresado en este centro hospitalario. Una emotiva despedida en la que le han hecho entrega de varios regalos y a la que se han sumado también el gerente del Hospital Mancha Centro, Lucas Salcedo, el jefe del Servicio de Pediatría, Ramón Garrido, y la responsable de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos, Ana Muñoz.

Lucas Salcedo ha felicitado a Mateo y a su familia por "la ejemplar lucha contra este virus" y por "no haber tirado la toalla ni en los momentos de mayor angustia". El gerente del Hospital de Alcázar de San Juan también ha tenido palabras de agradecimiento para los profesionales que le han tratado durante todo este tiempo: "A los que te han cuidado les queda la satisfacción del deber cumplido y de haberte brindado en todo momento su cariño y afecto".

Más de 833 pacientes menores de 14 años con COVID-19 desde marzo solo en Alcázar

La doctora Ana Muñoz, del Servicio de Pediatría del Hospital Mancha Centro, recalca que experiencias como las de Mateo "deben servir para recordarnos que la población infantil y adolescente es susceptible de infectarse y que, en algunos casos, también pueden presentar complicaciones".

No obstante, la pediatra precisa que, según los datos disponibles hasta la fecha, los menores de edad con COVID-19 tienen mejor pronóstico que los adultos infectados. Además, asegura que se registran menos casos graves en niños y que los casos leves se recuperan mucho antes.

Prueba de ello es que desde marzo del 2020 en la Gerencia de Alcázar de San Juan se han diagnosticado a más de 833 pacientes menores de 14 años con coronavirus. De ellos, 16 necesitaron atención hospitalaria y tan sólo tres tuvieron que ser ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) del Hospital Mancha Centro.

Los síntomas más comunes entre los niños ingresados a consecuencia del SARS-CoV-2 en el Hospital de Alcázar de San Juan fueron dificultad para respirar, tos, fiebre, náuseas o vómitos, con características fundamentalmente leves, siendo la mayor causa de ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos el síndrome inflamatorio post-covid.

Por último, la doctora Muñoz afirma que, aunque suele describirse que los menores que ingresan en un centro hospitalario tienen patologías previas que los predisponen a empeorar, en el caso de los niños ingresados en el Hospital Mancha Centro no ha sido así y que ninguno de ellos presentaba enfermedades asociadas.

Etiquetas
Publicado el
29 de enero de 2021 - 16:16 h

Descubre nuestras apps

stats