Los aeropuertos catalanes registraron en julio un 18% menos de pasajeros que el mismo mes de 2019

Un hombre mira un panel de llegadas y salidas en el Aeropuerto de El Prat durante la primera semana de agosto

Los aeropuertos han recuperado el pulso pero aún están lejos de las cifras anteriores a la pandemia. Según los datos que ha hecho públicos Aena este viernes, entre las terminales de Barcelona-El Prat, Reus y Girona-Costa Brava sumaron 4.806.006 millones de pasajeros durante el mes julio, una cifra un 18% más baja de la que se registró en el mismo mes de 2019, cuando se alcanzó la cifra récord de los 5,8 millones de turistas. En el conjunto de España, julio cerró con 27 millones de pasajeros, lo que supone solo un 8% menos que antes de la pandemia.



Si se compara entre aeropuertos catalanes, la terminal de Reus, que da servicio a toda la provincia de Tarragona con la zona turística de la Costa Daurada, es la que más rápido se recupera, con un 16% menos de pasajeros, aunque queda lejos de la media española. En el extremo opuesto queda Girona, aeropuerto de referencia para la zona turística del Empordà y la Costa Brava, que registró este julio unas cifras un 28% más bajas que antes de la pandemia.

Por su parte, el aeropuerto de El Prat, que acumula el 90% de los pasajeros que pasan por Catalunya, registró en el primer mes completo del verano un descenso del 17,3% de turistas si se compara con el mismo periodo de 2019. El aeropuerto de Barajas, en Madrid, registró una reducción del 15,5% en la misma comparativa.



Los aeropuertos catalanes han sufrido la bajada del turista internacional, que sigue sin alcanzar las cifras prepandémicas. Según los datos facilitados por Aena, en el conjunto de España el visitante extranjero se ha reducido un 12,3%, mientras que los usuarios de vuelos nacionales han crecido un 2,6%. El mercado catalán, muy expuesto al visitante de países como Francia, Reino Unido y Alemania, y menos atractivo para el que viene de otras comunidades españolas, ha sido especialmente penalizado por la bajada de afluencia internacional.

Sin embargo, otros aeropuertos muy vinculados al turismo han tenido bajadas mucho menores que los catalanes. La base aérea de Palma de Mallorca prácticamente llegó en julio a las cifras de 2019, con una reducción del 1,8%, el de Ibiza incluso ha experimentado un ligero aumento del 0,8%, mientras que otra isla, Gran Canaria, prácticamente ha vuelto a las mismas cifras de hace tres años. El aeropuerto de Málaga registró un descenso del 7,3%, mientras Alicante-Elche cerró julio con un 11,7% de pasajeros menos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats