La portada de mañana
Acceder
El rechazo de Sánchez a tocar el pacto de la reforma laboral abre la vía Ciudadanos
Arde un árbol en la Amazonía para que coma un cerdo de macrogranja en España
Opinión - 'Entre el oasis catalán y la omertá', por Neus Tomàs

La Inspección de Trabajo sanciona con 180.000 euros a la química que explotó en Tarragona

Entrada a las instalaciones de Iqoxe

La Inspección de Trabajo de Catalunya (ITC) ha propuesto una sanción de 180.000 euros a la empresa Iqoxe por una infracción muy grave derivada de la explosión de su planta de La Canonja (Tarragona) de enero de 2020 en la que murieron tres personas (dos trabajadores de la empresa y un vecino). La multa administrativa de la autoridad laboral catalana llega en paralelo a la causa penal que mantiene imputados a dos directivos de Iqoxe y que encara ya su recta final.

La Inspección concluye que el accidente fue responsabilidad de la empresa. Según la ITC, Iqoxe incumplió varios aspectos de la legislación en material de seguridad y salud laboral durante el proceso de producción de la sustancia MPEG 500, cuyo tanque de fabricación explotó el 14 de enero de 2020.

Al margen de la multa por el accidente, la Inspección también tiene abierta un acta de infracción contra la empresa por las "continuas dilaciones" en la entrega de la documentación requerida y los "obstáculos" que, según la ITC, ha puesto Iqoxe durante la investigación.

Las conclusiones de la Inspección de Trabajo van en consonancia de los indicios que ha recabado la magistrada que investiga la explosión, que en las próximos meses debe decidir si envía a juicio a los dos directivos de Iqoxe imputados, su director general, José Luís Morlanes, y el director de la planta de La Canonja, Juan Manuel Rodríguez. La magistrada apunta como desencadenante del accidente una "política empresarial" para reducir costes en personal y seguridad en la química, algo que Iqoxe niega.

Además de la reducción de costes laborales y en materia de seguridad, el sumario del caso ha permitido constatar que la Generalitat detectó varios "incumplimientos relevantes" de la normativa medioambiental de la planta de Iqoxe en una inspección que técnicos de la conselleria de Territorio efectuaron un mes y medio antes de la explosión. Las irregularidades, que el informe de la secretaría de Medio Ambiente instó a Iqoxe a corregir de forma "inmediata", incluían un consumo de reactivos excesivo de la distintas plantas así como emisiones a la atmósfera, aguas residuales y producción de residuos por encima de los valores permitidos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats