Sobre este blog

El blog Opinions pretende ser un espacio de reflexión, de opinión y de debate. Una mirada con vocación de reflejar la pluralidad de la sociedad catalana y también con la voluntad de explicar Cataluña al resto de España.

Llegir Opinions en català aquí.

Del Mobile World Congress a la renta básica

Mobile World Congress

Sònia Fuertes

Vicepresidenta de Entitats Catalanes d’Acció Social —

Sin duda la actual edición del Mobile World Congres ha sido un éxito. El 2 de marzo cerraba sus puertas tras recibir a 108.000 asistentes, dato del que se haría eco la prensa inmediatamente. Lejos de agotar la fórmula, no solo ha confirmado su poder de convocatoria, sino también su capacidad para ofrecer innovación y calidad. Dan cuenta de ello el Women4tech, la plataforma de networking para start-ups tecnológicas 4YFN o el festival YOMO, un espacio inspirador que muestra oportunidades profesionales para jóvenes en el universo de la tecnología móvil.

Barcelona ha rebosado actividad de la mano del Mobile y esta ha sido especialmente notoria en las inmediaciones de la Fira Montjuïc y la Fira Gran Via. Personas de procedencia diversa, alojados en hoteles de lujo o compartiendo habitaciones reservadas por Airbnb, comunicándose en inglés y acompañados de sus dispositivos… todos ellos y ellas representando un segmento de población que no es mayoritario en nuestras sociedades.

La consultora PwC presentaba en el pasado Foro de Davos un informe realizado sobre la base de más de 1.300 encuestas a directivos de todo el mundo efectuadas en el último trimestre de 2016. Las conclusiones son claras: si bien la globalización facilita la circulación de capitales, personas, bienes e información, no ocurre lo mismo con el crecimiento económico y, por otra parte, la desigualdad es mayor. Francamente, estamos ya habituados a leer estas constataciones en los informes de Oxfam, pero no esperábamos que los directivos y directivas de compañías multinacionales se expresaran de igual modo.

Volviendo al Mobile, para algunos de nosotros el pabellón de robótica fue uno de los más fascinantes. Era como si aquello que habíamos imaginado, soñado o visto en películas cobrara vida allí. Múltiples funcionalidades que nos van a permitir una vida más fácil o un trabajo menos aburrido. Robots que pueden ya ser asistentes personales, recepcionistas o cirujanos. La cuarta revolución industrial va más allá de la sustitución de las ocupaciones manuales para apuntar hacia un cambio radical en el mundo del empleo.

En ese sentido, un reciente informe de CaixaBanc señala que un 43% de los puestos de trabajo actualmente existentes en España tienen un riesgo elevado (con una probabilidad superior al 66%) de poder ser automatizados a medio plazo, mientras que el resto de los puestos de trabajo quedan repartidos a partes iguales entre el grupo de riesgo medio (entre el 33% y el 66%) y bajo (inferior al 33%).

Las consecuencias de este cambio son a día de hoy poco predecibles. La mirada optimista considera que este proceso nos permitirá disfrutar más de nuestro tiempo, pero hay voces que alertan sobre los efectos de segregación y dualización que puede comportar en relación a las competencias profesionales y la cualificación. En cualquier caso, lo que parece evidente es que habrá que redefinir el rol que tradicionalmente ha jugado la ocupación en nuestra identidad, así como nuestro modelo económico y de organización social.

Quizá ha llegado el momento de profundizar en un debate abierto hace ya tiempo: la posibilidad de percibir una renta básica que debiera ser universal, incondicional, individual y suficiente. Pero no sólo. Avanzar hacia un nuevo modelo social comportará también considerar el trabajo reproductivo y de cuidados personales, repartir de manera más equitativa los recursos, abordar el debate del salario mínimo y combatir la precariedad. Y probablemente en ese debate tendrá sentido también hablar de “cotización” de los robots, o de impuestos si se prefiere. De otro modo la renta básica podría convertirse en una prestación de carácter paliativo, no transformador.

En todo caso, son múltiples las cuestiones a abordar frente a un tema que consideramos prioritario. Nos hubiera gustado un debate más ideológico, en la línea de la defensa de derechos. Una vez más –“es la economía, estúpido”—, el cambio se impulsará desde otro lugar. Habrá que introducir los matices necesarios para que su finalidad no se pervierta.

Sobre este blog

El blog Opinions pretende ser un espacio de reflexión, de opinión y de debate. Una mirada con vocación de reflejar la pluralidad de la sociedad catalana y también con la voluntad de explicar Cataluña al resto de España.

Llegir Opinions en català aquí.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats