El TSJ catalán levanta la orden de cierre a medianoche de bares y salas de juego decretada por la Generalitat

Bar de Barcelona

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha levantado este viernes la obligación de cerrar a medianoche de bares, restaurantes y chiringuitos de una treintena de municipios del área metropolitana de Barcelona, Lleida y el Alt Empordà así como de los salones de juego de toda Catalunya. Lo ha hecho al estimar en parte el recurso de la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm) contra la resolución que publicó el Govern el pasado viernes, según ha informado la patronal del sector.

Pese a dejar sin efecto la restricción horaria, el TSJC sí ha mantenido el cierre de discotecas y locales de ocio nocturno decretado por el Govern para contener el virus después de detectar varios focos en este tipo de establecimientos. El miércoles, el TSJC ya estimó otros recursos con los que aprobó la reapertura de cines, gimnasios e instalaciones deportivas en el área metropolitana de Barcelona.

Resalta el TSJC tras ponderar los intereses sanitarios y económicos en conflicto que el cierre obligatorio de discotecas y ocio nocturno está suficientemente justificado porque los informes sanitarios constatan que es una medida "adecuada y proporcional dada la situación epidemiológica para disminuir la difusión del virus entre la población".

Decisión opuesta toman los magistrados respecto al cierre a medianoche de los locales ordenado por el Govern. Para los jueces la Generalitat no ha justificado en su informe sanitaria que la limitación horaria de los locales "vaya a producir una menor transmisión del virus".

"Cerrar antes estas actividades [bares, restaurantes y salones de juego] para evitar el desplazamiento de las concentraciones de personas hacia otros ámbitos del ocio alternativo es desproporcionado ya que las autoridades competentes tienen mecanismos suficientes para corregir los excesos no permitidos", resuelven los togados.

Según Fecasarm con la decisión de impedir la reapertura de las discotecas "se acaban las esperanzas del sector de poder sobrevivir", lo que aboca al gremio a una "destrucción de puestos de trabajo". Los cálculos de la patronal es que solo el 30% de las discotecas catalanas podrán superar la crisis económica y podrán llegar a final de año, la mayoría al tener doble licencia para otras actividades.

Etiquetas
Publicado el
31 de julio de 2020 - 14:14 h

Descubre nuestras apps

stats