eldiario.es

9

El disputado voto de cazadores y taurinos: ¿quién da más?

El PSOE y el PP mantienen en Castilla-La Mancha un pulso de propuestas en defensa de la caza y la tauromaquia desde que la ministra Ribera opinó sobre su prohibición

La reciente reforma de la Ley de Caza de Cospedal, que aprobaron el PSOE y Podemos, abrió el melón de las disputas en torno al sector cinegético

Pablo Casado ha acudido a encuentros con cazadores en la región mientras que Emiliano García-Page ha planteado eximirles de la tarifa de licencia

Sobre los festejos taurinos, ambos partidos se han afanado en defenderlos. El PP propone una Marca Protegida y el PSOE un canal temático en la televisión pública

Caza y tauromaquia

Caza y tauromaquia Europa Press

Dos hitos importantes han provocado que la caza y la tauromaquia se hayan convertido en centro del debate político y que aún hoy sigan protagonizando titulares en Castilla-La Mancha. Uno fue la reforma de la polémica Ley de Caza que aprobó el Gobierno de María Dolores de Cospedal poco antes de perder el Gobierno autonómico. Los votos de PSOE y Podemos cambiaron esta normativa el pasado mes de marzo para hacerla “más social” y aumentar las sanciones. El segundo factor fueron las palabras de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, manifestando que si por ella fuera, prohibiría tanto la caza como los festejos taurinos. Con la cercanía de las elecciones autonómicas y municipales, tanto PSOE como PP se han embarcado en una carrera para ver quién se convierte en el mayor defensor de ambas actividades.

En el primer caso, el debate no salió más allá del ámbito parlamentario, pero con la opinión de la ministra, fue a más. “Si el Gobierno central ataca al sector, nos tendrán enfrente”, fueron las palabras de García-Page tras conocer esta afirmación, y que siguió reiterando incluso semanas después. Afirmó que la caza "tiene que ver con todo" en esta comunidad autónoma, no sólo por ser "una actividad rentable", sino porque Castilla-La Mancha es "la gran zona de cacería de toda España".

El presidente llegó a enviar una carta personal a la ministra en la que, tras mostrarse "sorprendido y preocupado" por este enunciado, ponía a disposición de la responsable ministerial la experiencia legislativa y negociadora de la comunidad autónoma que sirvió para sacar adelante la última ley que regula el sector.

Incluso llegó a ser más duro el delegado del Gobierno de Castilla-la Mancha, Manuel González Ramos, quien aseguró sobre la ministra que sus opiniones se las debería "guardar en casa". “Más claro no lo puedo decir. Yo no he cazado, pero defiendo la caza, y más aquí en esta región, pero es lo que pienso".

Una reforma "abrazada" a Podemos 

El PP hizo oídos sordos a todo ello y decidió alinear a la ministra con el presidente regional en la misma tesis. Por eso la secretaria general del PP de Castilla-La Mancha, Carolina Agudo, habló primero del “ataque de Page a la caza" por “aceptar” la propuesta de Teresa Ribera y “permitir esas declaraciones”. Utilizó como argumento precisamente la mencionada reforma de la ley “abrazándose a Podemos para poner en peligro nuestra cultura y costumbres”.

Aunque García-Page siguió insistiendo varios días en su rechazo frontal a las palabras de la ministra, los socialistas decidieron pasar a la acción. Llevaron a las Cortes regionales una proposición no de ley en defensa del sector cinegético de la comunidad autónoma. La portavoz parlamentaria, Blanca Fernández, ofreció entonces algunos datos: dijo que solo en esta región la caza genera 634 millones de euros, 24.000 empleos y 57 millones de euros en ingresos vía tasas e impuestos. "No sólo hablamos de dinero, es supervivencia de muchos pequeños pueblos que sería difícil que siguieran en pie”, reafirmó. De hecho, en el escrito parlamentario posteriormente registrado, los socialistas hablaban de la actividad cinegética como “auténtico muro de contención contra la despoblación”.

El PP se mantuvo en su línea y vio en esta iniciativa una forma del PSOE de “rectificar” la ley “anticaza” que aprobó con el “ecologismo radical de Podemos”. También en su caso, y tal y como anunciaron tras aprobarse la reforma, han utilizado la vía parlamentaria, presentando recientemente una proposición de ley en la que piden modificar de nuevo normativa autonómica. Con ello quiere reducir de nuevo las sanciones, recuperar calibres y permitir la espera nocturna. Esta cuestión la ha capitaneado el presidente de los ‘populares’ castellano-manchegos, Francisco Núñez, gran aficionado a la caza y que mantiene entre sus frases más conocidas la de que el cazador es “el  mejor ecologista”. Núñez ha mantenido además varios encuentros con la Federación de Caza de Castilla-La Mancha para recoger sus inquietudes y necesidades. A la última de ellas, celebrada en Ciudad Real, acudió incluso el presidente nacional del PP, Pablo Casado, quien pidió apoyo para su iniciativa parlamentaria porque recoge “lo que piden los cazadores, sin ideologías”.

La caza mayor, recurso vital para la Sierra Morena cordobesa

El líder regional del PP también ha puesto varias veces en valor la tauromaquia como "una parte esencial" de las tradiciones de la comunidad autónoma, resaltando su "papel dinamizador de la economía regional" a través de los 400 festejos taurinos que albergan las plazas de toros castellano-manchegas al año. Y recientemente ha anunciado que en su programa electoral para mayo propondrá la regulación de los festejos taurinos populares como ‘Marca Regional Protegida’ para facilitar estas fiestas y encierros por el campo. También quiere que haya una única Consejería que tenga delegada las competencias en materia de tauromaquia.

Para echar más leña al fuego, el pasado mes de enero, el Gobierno de Pedro Sánchez comunicaba al de García-Page que iba a recurrir ante el Tribunal Constitucional la mencionada Ley de Caza. Pero este último precisó que esta decisión tan solo tiene que ver con un aspecto técnico relacionado con las infraestructuras del Estado, "muy concreto" y que "puede llevar a confusión”.

Sobre licencias de caza y canales temáticos taurinos

Posteriormente, el presidente castellano-manchego contraatacó en cuanto a propuestas a favor de la caza. Avanzó que en la próxima legislatura, si gana las elecciones, su gobierno se planteará exonerar la tarifa de la licencia de caza para los usuarios de Castilla-La Mancha, mientras que los que vienen de fuera "evidentemente tendrán que pagar", apuntó. Es más, también anunció una campaña consensuada con el sector cinegético en favor de la caza porque "no es solo una parte de nuestra economía", sino que Castilla-La Mancha es "una gran potencia" en España y Europa, y la caza "forma parte de nuestras raíces e identidad".

Al mismo tiempo, también ha avanzado que en la próxima legislatura, la televisión autonómica -CMMedia- pondrá a disposición de los televidentes dos nuevos canales temáticos, uno sobre el mundo taurino y otro sobre caza y pesca. Afirmó que, desde que se puso en marcha la televisión autonómica, "la hemos convertido en el mayor medio de transmisión de los valores taurinos de toda España", pues no hay ningún otro medio público en el país que dedique tanto tiempo a los toros, ha asegurado.

Profesional de la tauromaquia ejerciendo en la plaza de toros de Pamplona. Sanfermines 2016. Foto: Colectivo Britches

Mientras están pendientes sendas propuestas parlamentarias, no es descartable que tanto PP como PSOE conviertan ambas actividades en protagonistas de sus discursos de campaña electoral. Tal y como afirman, en Castilla-La Mancha, especialmente en algunas zonas, hay mucha afición a la tauromaquia, y efectivamente el sector cinegético es importante. Ello no ha impedido que durante muchos años hayan surgido movimientos contra ambas prácticas. Recientemente hubo manifestaciones reivindicado la prohibición de la caza como actividad legal en España. Convocadas por la plataforma 'No a la Caza' (NAC), las concentraciones castellano-manchegas se llevaron a cabo en Cuenca, Guadalajara y Toledo.

Además, según el informe 'El impacto de la caza en España', de Ecologistas en Acción realizado en 2016, las licencias de caza han disminuido en los últimos 40 años en un 40%, rondando en la actualidad las 800.000. La organización ecologista indica que la caza "no es compatible con la conservación de la biodiversidad, ya que además de la mortandad directa de especies no cinegéticas que se provoca, se dan también efectos graves derivados de trampas y cepos, así como los derivados de la introducción de especies exóticas".

Pero se trata de una cuestión tanto PP como PSOE también han dejado clara a nivel nacional: el pleno del Senado aprobó hace unos días de los 'ppoulares', con respaldo socialista, para reconocer el "valor" de la caza y de la tauromaquia y reclamar "respeto" para ellas. También ha sido en respuesta a las polémicas palabras de la ministra Teresa Ribera. 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha