La Generalitat Valenciana cambia al Estado por CaixaBank: refinancia 1.000 millones con el banco por ser más barato que el FLA

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, con el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, en una reunión en el Palau.

En unas arcas tran maltrechas como las de la Generalitat Valenciana, entre otros factores por el perjudicial sistema de financiación, se pelea cada euro. Un ejemplo de este trabajo por liberar más recursos para la gestión es el acuerdo al que están a punto de llegar el Gobierno de Ximo Puig y CaixaBank para refinanciar 1.000 millones de euros de préstamos con el Estado conrrespondientes al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), el principal acreedor de la Comuitat Valenciana desde 2011 cuando se le cerraron los mercados. Es un simple cambio de manos de esta deuda, pero que supondrá un ahorro para los valencianos porque los intereses que ofrece el banco son del 0%, mientras que los que se firmaron en este tramo de FLA son del 0,83%. Entre 8 y 10 millones de euros.

El propio presidente Ximo Puig es el que ha anunciado esta mañana el preacuerdo de la operación en una entrevista en Les Notícies del Matí de À Punt, la televisión pública valenciana. El jefe del Consell ha explicado que esta operación permitirá "ahorrar recursos para la financiación de la actividad corriente" de la administración.

El anuncio llega en un momento político clave puesto que Caixabank está a punto de absorver Bankia y se debate sobre cuál será la ciudad que albergue la sede social de la nueva entidad, primera de España en volument de activos. Tanto Caixabank como Bankia tienen su domicilio en València, pero sus sedes operativas siguen en Madrid y Barcelona, por lo que existe la sensación de que pueda haber un cambio en el relato. Sobre este tema, Puig se ha mostrado "convencido" de que la sede de la entidad que resulte de la prevista fusión entre las entidades en las que acabaron Bancaixa y Banco de Valencia se quedará en la Comunitat Valenciana, que se asegurará así esa "capitalidad" tan importante "desde el punto de vista reputacional".

Puig ha puesto en valor que la estabilidad en la Comunitat Valenciana ha ayudado a que se pueda dar esa capitalidad y a tener esa "interlocución más favorable". Y ha incidido que la centralización en todos los aspectos "es grave, es negativa para toda España".

"En todas las conversaciones que he mantenido con dirigentes de ambas entidades, con los que la Generalitat y yo personalmente mantengo una muy buena relación, creo que se asegurará esa capitalidad", ha subrayado, avanzando acto seguido que este mismo fin de semana CaixaBank le ha informado de que aprobará ese crédito de 1.000 millones que "es positivo" porque permitirá ahorrar recursos y "es más barato incluso que el FLA".

La refinanciación del préstamo del FLA por parte de CaixaBank es la mayor operación que la Generalitat Valenciana realiza con entidades bancarias desde que en 2017 el Estado permitiera trabajar con el sector privado. En diciembre de 2011, el Gobierno valenciano del PP tuvo un impago con una entidad bancaria, salvado in extremis por el Gobierno central, y se le impidió salir a los mercados. Entre 2011 y 2017, la Generalitat Valenciana solo pudo obtener financiación a través del Estado, tanto con el FLA como con el plan de pago a proveedores.

Fuentes de Presidencia han explicado que esta operación evidencia que "los mercados vuelven a confiar" en la Comunitat Valenciana y ponen al Banco Europeo de Inversiones como otro ejemplo. El BEI ha concedido un préstamos de 100 millones a la Generalitat, el segundo que concede esta entidad.

En el caso de CaixaBank, Puig se puede apuntar otro tanto que es la puesta en marcha de un Caixa Fòrum en L'Àgora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. En este caso, la Generalitat cede sin canon 50 años este edificio, aunque la entidad bancaria se obliga a gastar en programación cuatro millones de euros.

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2020 - 22:31 h

Descubre nuestras apps

stats