Juan Manuel Artigot, nuevo director del Teatre El Musical: "El objetivo es crear una comunidad de creadores y creadoras"

Juan Artigot, director del TEM.

0

El Teatre El Musical (TEM) cuenta ya con un nuevo director y coordinador artístico. Juan Manuel Artigot, exprogramador de La Rambleta, se impuso en el concurso público impulsado por la Concejalía de Acción Cultural del Ayuntamiento de Valencia que dirige Maite Ibáñez, tras concluir el contrato de su antecesora, Olga Álvarez, quien también concurrió en el proceso.

Sin embargo, Artigot ya conoce la casa, pues ha ejercido hasta ahora de forma provisional como coordinador cubriendo la baja por maternidad de la propia Álvarez. Ahora, tras ganar el concurso público y ya oficialmente como nuevo director del TEM, explica los proyectos y los objetivos que prepara para consolidar el recinto como un referente cultural.

¿Qué diagnóstico hace de lo que ha sido la trayectoria y la evolución del TEM en los últimos años?

El punto de inflexión se produce hace cuatro años cuando el Ayuntamiento recupera la gestión municipal del espacio. Hasta entonces funcionaba a través de la gestión de empresas privadas, unas mejores que otras, pero es cierto que en la última etapa de gestión privada había estado abandonado. A partir de ahí, creo que se sientan las bases de lo que debe ser un espacio municipal, no solo en el aspecto programático, sino también en lo que se refiere a su vinculación con el entorno, con un barrio muy especial y diferente, mendiante la formación y la pedagogía que ayude también a una transformación social en el ámbito de las artes escénicas.

¿Cómo se articula esa formación?

Pues se ofrece a varios niveles, tanto profesional como de acercamiento a las artes escénicas mediante talleres de iniciación y otros más participativos y sociales.

¿Y qué novedades o cambios le gustaría implementar en sus cuatro años al frente del espacio?

La idea es consolidar lo que se ha hecho en los últimos años y que ha funcionado bien, pero también abrir nuevos caminos. Reforzar esa identidad del TEM y que tenga una voz propia que sea indetificable por la ciudadanía, que sea un espacio de transformación social. En este sentido, la oferta debe cuidar la calidad y la calidez, es importante cuidar bien al espectador y a los creadores y en ese sentido, queremos trabajar al abrigo de la creación local, como centro difusor de la creación local a escala nacional e internacional. También generar actividades paralelas como encuentros con los profesionales, trabajar la mediación con el público para fomentar ese acercamiento.

¿Desde el punto de vista social qué inciativas plantea?

Seguir esa línea que se ha marcado y que funciona. Captar las necesidades y realidades del entorno y tratar de desarrollar proyectos que generen otros proyectos y que tengan repercusión en la comunidad. La idea es trazar nuevas redes afectivas con la ciudadanía para involucrarla. La parte educativa tiene que ver con el desarrollo de las audiencias, es importante cuidar al público y no descartar a nadie porque la cultura debe ser accesible e inclusiva.

¿Y cuál es la línea que va a seguir en cuanto a programación?

La línea artística será de creación de teatro y de danza. Vamos a trabajar con obras de texto, pero también de forma transversal otras propuestas, por ejemplo, el teatro infantil, familiar y el juvenil, que muchas veces es el gran olvidado, a través de contenidos y planes pedagógicos que despierten el interés de los jóvenes, que suelen dar la espalda porque no se les implica, por eso queremos que sean ellos los que digan cómo trabajar mediante esa mediación educativa para que las propuestas sean más cercanas.

¿En cuanto a ciclos, qué nos puede avanzar?

Me gustaría trabajar ciclos de determinadas problemáticas o cuestiones que afecten a la sociedad, por ejemplo, el género y la igualdad, la gentrificación, la situación sanitaria, la marginación social o la transición energética, es decir, temas actuales.

¿Qué reto se marca a largo plazo?

El objetivo es crear una comunidad que sea de creadores y creadoras, así como grupos que trabajen a través del arte y de la ciudadanía. No pretendo ser ambicioso pero con pequeños cambios que influyan a nivel social y educativo, que dejen poso en el entorno y que se trabaje desde la calidad y la excelencia, me daría por satisfecho.

¿El estar en un barrio con tanta proyección de futuro como El Cabanyal es una ventaja o puede llegar a convertirse en un problema?

Hay que cuidar muchos aspectos, es importante que esa proyección no implique una gentrificación, los tejidos asociativos del barrio son muy importantes y hay que cuidarlos para que se incluyan en el futuro del barrio. Además es importante que se están recuperando muchos espacios del barrio como la Casa dels Bous, el Escorxador, la propia Marina de València o en el futuro las naves de la calle de Mariano Cuber que se van a rehabilitar para producción artística como complemento del TEM, lo que permitirá establecer sinergias. Todo esto crea un envolvente de contenedores culturales que pueden ser muy importantes para el barrio.

Sobre este blog

Secció de cultura de l'edició valenciana d'eldiario.es

    Autores

Etiquetas
Publicado el
13 de diciembre de 2020 - 01:04 h

Descubre nuestras apps

stats