Bardem, Almodóvar y Alberto Iglesias, candidatos a unos Globos de Oro empañados por la corrupción

Javier Bardem, presentando 'El buen patrón' en el Festival de Cine de San Sebastián

Este lunes se han dado a conocer las nominadas a los Globos de Oro 2022, los premios que entrega la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA). La gran noticia ha sido que Javier Bardem, Madres paralelas y su compositor, Alberto Iglesias –ignorado por la Academia de Cine patria–, pondrán el acento español en California. Pero este año la lista ha quedado empañada por otras cuestiones menos artísticas. Las acusaciones de corrupción y discriminación afectan hasta tal punto a la ceremonia que aún se desconoce cómo se va a retransmitir el próximo 9 de enero.

Los Angeles Times acusó el pasado febrero a la organización de prácticas corruptas y tráfico de influencias por parte de sus miembros, entre los cuales hay personas que ni siquiera trabajan en medios de comunicación o están retiradas. También denunció discriminación y racismo, debido a la falta de reporteros negros entre los 87 que tienen derecho a voto.

Según Variety, los publicistas aconsejaron a sus clientes, entre ellos pesos pesados de Hollywood, que no se involucraran con la Asociación hasta que revisasen sus estatutos y acometieran cambios radicales, y la mayoría de los grandes estudios siguieron el ejemplo. El resultado es que la ceremonia de los Globos de Oro 2022 no goza del apoyo mediático ni corporativo suficiente como para desarrollarse con normalidad. Tampoco se retransmitirá, como venía siendo costumbre desde 1996, en la cadena NBC. Hollywood habla abiertamente de boicot.

Un secreto a voces

A pesar de ser una de las ceremonias más entretenidas y mediáticas del planeta, las sospechas de que los Globos de Oro no actuaban de forma limpia eran vox pópuli. Ni siquiera las presentadoras del año pasado, las cómicas Amy Poehler y Tina Fey, dejaron correr el asunto desde el escenario: "La HFPA como saben está formada por noventa honorables personas blancas y heterosexuales". Aunque ellas lo suavizaron con su dosis de humor ácido, lo que descubrió Los Angeles Times es que el comité de la asociación no permite nuevas incorporaciones y favorece el trato de favor a las productoras y los estudios de siempre.

"Hay mucha porquería nominada, y ese es el problema de estos premios. Dejaron pasar trabajos elaborados por personas afroamericanas. No hay ningún miembro negro en la HFPA y la inclusión es importante", atacó Poehler el enero pasado. La "antesala de los Oscar" se convirtió así en un fuego cruzado de Hollywood contra sí mismo.

Después de aquella extraña gala, estrellas como Scarlett Johansoon y Mark Ruffalo pidieron abiertamente que la industria cinematográfica abandonara estos premios. "Como actriz que promociona una película, se espera que uno participe en la temporada de premios asistiendo a conferencias de prensa y entregas de premios. En el pasado, esto a menudo significaba enfrentarme a preguntas sexistas y comentarios de ciertos miembros de la HFPA que rozaban el acoso sexual", dijo la intérprete de La viuda negra en su comunicado llamando al boicot de los Globos de Oro. Tom Cruise también anunció que devolvería los tres galardones que había ganado en ediciones anteriores.

Me enfrenté a preguntas sexistas y comentarios de ciertos miembros de la HFPA que rozaban el acoso sexual

Scarlett Johansson

Las plataformas de streaming, por su parte, se sumaron a este movimiento. La primera fue Netflix: "No podemos ignorar el fracaso colectivo de la HFPA para abordar estos problemas cruciales con urgencia y rigor", escribieron en una carta. Le siguió Amazon Studios y después Warner Media, propietaria de HBO y Warner Pictures.

"No creemos que el plan vaya lo suficientemente lejos para abordar la amplitud de nuestras preocupaciones, ni su calendario refleja la necesidad inmediata por la cual estos problemas deben abordarse", expresaron sobre la súbita premura de la asociación.  "Además, nuestros equipos han soportado conferencias de prensa en las que se les hicieron preguntas sexistas, homófobas, sexistas y racialmente insensibles", añadió Warner.

"Suponiendo que la organización ejecute su plan, tenemos la esperanza de estar en condiciones de emitir la gala en 2023", añadió la NBC después de anunciar abiertamente que se negaban a retransmitir la ceremonia de 2022. Por su parte, la Asociación de la prensa se comprometió a realizar estos cambios de forma rápida, y así lo ha hecho. En estos últimos meses han integrado 21 nuevos miembros a la mesa de votación y firmó el acuerdo Coalición Reimaginar con la La Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, en inglés), para financiar proyectos más diversos.

La directora de la HFPA, Helen Hoehne, ha mostrado su frustración por no haber conseguido lavar la imagen de los premios a tiempo: "Estoy tratando realmente de arreglarlo y no hago nada más, día y noche". Aún así, se ha mostrado optimista respecto al año que viene, que además se celebrará el 80 cumpleaños de los premios. "Al tener unas filas de miembros más diversas, estoy expectante por ver cómo surgen las nominaciones de este año", afirmaba Hoehne antes de conocer la lista de candidatos anunciada por el rapero negro Snoop Dogg.

¿El resultado es más diverso?

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats