eldiario.es

9

La educación superior y la investigación universitaria en peligro

En un contexto de profundos cambios tecnológicos y elevada digitalización, la formación universitaria se convierte en una importante palanca de progreso y transformación social. Por ello la OCDE en su informe Education at glance, 2019, exige la realización de un esfuerzo dirigido a lograr la equidad en el acceso a la educación superior. Quienes dispongan de ella van a tener un salario que, de promedio, es un 57 % superior al de quienes tienen un título de secundaria, siendo además inferior el riesgo de desempleo entre los universitarios.

No es de extrañar que los países desarrollados hayan invertido más en educación superior para salir de la crisis de 2008, de modo que el porcentaje del gasto público que se destinaba a su financiación en el conjunto de la OCDE en 2016 era un 6,2 % superior al del 2010. En España, sin embargo, ha ocurrido justo lo contrario y el porcentaje del mismo dedicado a educación universitaria  se redujo en un 5,3 %. En el G20 creció un 20 % y en China se multiplicó por dos en el mismo período.

Esta evolución pone de relieve la dureza con la que se han sentido en los campus españoles los ajustes derivados la crisis financiera de 2008. Como evidenció el Informe del Observatorio del Sistema Universitario, ¿Quién financia la universidad?, publicado en 2017, entre 2009 y 2015 las universidades públicas españolas sufrieron una caída de recursos sin precedentes, superior al 20 %. España pasó de estar en la media de países de la OCDE en porcentaje del PIB dedicado a universidades, a ser el sexto país por la cola, destinando únicamente un 79 % del promedio.

Seguir leyendo »

Sólo una Tierra

“Sólo una Tierra” fue el lema en 1974 del primer Día Mundial del Medio Ambiente. Dos años antes se había celebrado la Conferencia de Estocolmo, iniciada un 5 de junio y que durante once días reunió por primera vez a la mayoría de los países del planeta para evaluar conjuntamente la situación medioambiental global. Y ese mismo año 1972 se publicó “Los límites del Crecimiento”, el informe elaborado por el MIT donde se documenta cómo los sistemas económicos basados en el consumo continuo y creciente de recursos naturales están abocados al colapso. Han tenido que pasar dos generaciones, 46 años, una degradación generalizada de la gran mayoría de los ecosistemas del planeta con consecuencias como una pandemia desconocida en un siglo, junto con la evidencia de que destructivos fenómenos meteorológicos extremos asociados a la emergencia climática suceden ya de forma periódica, para que, por primera vez, haya posibilidad de cambios sistémicos desde ese primer día mundial del medio ambiente. Y hay sólo tres opciones: una transformación real, bajo la premisa de una transición ecológica justa; un lavado verde que puede oscilar entre la mera cosmética o medidas correctas pero insuficientes y por tanto inútiles; un retroceso debido a la presión de la extrema derecha y la derecha extrema que, ya se está viendo, apuestan por volver al negacionismo climático.

A finales del pasado 2019, el 11 de diciembre, la UE presentó el Pacto Verde. Lo más interesante del mismo considero que es incorporar que la transición ecológica debe ser justa. Pero el conjunto del plan es insuficiente (en especial en lo que se refiere a la política agraria común y a los compromisos climáticos) como también lo fue el Acuerdo de París alcanzado en la Cumbre sobre el Clima de 2015 (COP21) y volvió a ser decepcionante la pasada COP25 celebrada en Madrid hace seis meses. Los precedentes, pues, no son los mejores.

En el contexto estatal observamos situaciones tan contradictorias como que en este mismo trimestre en que se presenta el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética se aprueba un nuevo transgénico (MON 810) y se cancelan importantes inversiones en movilidad sostenible que nos tememos pasarán a destinarse a más hormigón. Al mismo tiempo, las comunidades autónomas gobernadas por las derechas apuestan por el ladrillo sin aprender nada de la crisis del 2008 de la que aún no habíamos salido. Todo ello cuando España tiene una huella ecológica dos veces y media mayor que la que le correspondería para estar en equilibrio.

Seguir leyendo »

El medio ambiente hoy

Hace poco leía el artículo de Rutger Bregman, The neoliberal era is ending. What comes next?, en el que analiza, haciendo un repaso histórico de la evolución de las ideas en economía, la situación actual y el papel que deben hacer los estados con fuertes políticas públicas que sean capaces, a la vez, de recuperar las inversiones. Analiza cómo el neoliberalismo pasó de ser una idea radical o “outsider” a posicionarse en el centro del tablero. El artículo ilustra esto con la respuesta que dio Margaret Thatcher en 2002 cuando le preguntaron cuál había sido su mayor logro: “Tony Blair y los nuevos laboristas. Hemos hecho que nuestros oponentes cambiaran de opinión”.

Habla de la situación actual y de cómo de diferente es el marco mental ahora respecto al de 2008, de cómo las políticas austericidas han perdido popularidad hasta entre sectores más conservadores, de cómo enmarcar la crisis del COVID dentro de la crisis ecológica y el cambio climático.

¿Qué tiene que ver todo esto con el día mundial del medio ambiente? Sin duda, al igual que Thatcher reflexionaba sobre el neoliberalismo, podríamos pensar que ha pasado algo similar con las políticas verdes. Es un gran logro haber conseguido que “los oponentes” cambiaran de opinión y que ahora no haya prácticamente nadie que niegue la necesidad de hacer políticas que pongan al medio ambiente como un asunto vinculante y no sobre el que se puede pasar por encima con un rodillo. El medio ambiente está en el centro del tablero. Pero igual que con el neoliberalismo extremo, hay diferencias según quién implementa las políticas, porque aunque los laboristas (y tendencias homólogas) abandonaron parte de su discurso, se quedaron con otra parte por necesidad de lo que les define, cayendo en insoportables contradicciones. Y es que hay cuestiones lo suficientemente sustanciales como para que un cambio al respecto no pueda hacerse sin cambiar todo lo demás. Esto pasa también con el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Podría pasar que algunos de los que de pronto lo abanderan no fueran capaces de implementar políticas con el suficiente ímpetu por una cuestión imposible a la hora de gestionar sus contradicciones en otras áreas. Precisamente eso es lo que va a dirimir cómo de rápidos somos en los próximos años al hacer una transición ecológica, y también si esa transición se hace pasando el “otro” rodillo por encima de las personas o, por el contrario, si se mide con una alta precisión y proporción en quién recaen los esfuerzos y se hace justicia. Justicia socioambiental. 

Seguir leyendo »

La gestión de las epidemias y la política

Una epidemia es un cambio en el estado de una población, que aparece en un tiempo y espacio concreto, y que se manifiesta como un grupo de personas enfermas, homogéneas respecto a la especificidad etiológica y clínica, y con un grado elevado de diferenciación epidemiológica respecto a la comunidad de referencia, proporcionándonos una imagen de riesgo que orienta nuestra investigación causal y la aplicación de medidas específicas para su control.

Independiente de que sea un clúster, brote, epidemia o pandemia (son los diferentes grados cuantitativos de su presentación) una epidemia no es solo un problema de salud pública también lo es de gobierno, por su génesis al ser un proceso biológico conformado socialmente, y por su control al implicar intervenciones sobre la población, que exceden con frecuencia las estrategias médicopreventivas como la quimioprofilaxis, la vacunación o la gestión eficiente del sistema sanitario. Por ello, exige medidas de gobierno que coordinen las diferentes áreas económicas, sociales y ambientales implicadas. Es una urgencia de salud pública que requiere una intervención inmediata de carácter global.

Su abordaje requiere un orden metodológico riguroso, el método epidemiológico, aplicando el criterio de inclusión (sospechoso, probable y confirmado), y el ordenamiento de los datos epidemiológicos según las dimensiones de tiempo (fecha de inicio de síntomas), espacio (distribución geográfica de los casos) y caracterización del grupo de enfermos y su nivel de exposición al posible riesgo, manteniendo siempre la visión diacrónica de la situación, es decir los cambios observados a lo largo del tiempo. Esta descripción es necesaria para formular una hipótesis causal y verificarla identificando la causa y circunstancias que la han producido. Esta investigación, con sus componentes descriptivo y analítico, es necesaria para  la aplicación de medidas específicas, con base científica y de gobierno, para su control. En muchas ocasiones su impacto es global, tanto por sus efectos como por las medidas de control a aplicar, por lo que la administración sanitaria debe tener presente los principios de precaución, proporcionalidad y subsidiariedad en su resolución.

Seguir leyendo »

Per un nou model econòmic valencià

Tant l’anàlisi de la situació com les conclusions del nostre treball L’empobriment del País Valencià, elaborat just abans de l’inici de la pandèmia, s’han vist referendades per altres estudis elaborats durant aquests mesos de confinament per diverses institucions i entitats. A grans trets, creguem que tots coincidim en la dèbil situació econòmica en què ens trobem i en què l’eixida ha de ser un canvi de model, o reformes estructurals, perquè el problema econòmic valencià és estructural. També coincidim en que per a fer un canvi en profunditat s’ha de comptar amb tots els actors i buscar el consens, tal i com dèiem en les nostres conclusions del treball esmentat, emplaçant a un debat públic entre les Institucions, els Agents Socials i la Societat Civil. En el marc d’aquest treball també incidírem en el deficient finançament que patim al País Valencià des de temps immemorial, però, mai resolt. Aquest infrafinaçament, i el deute acumulat per la seua causa, llastra les possibilitats de fer polítiques públiques actives des de l’administració pública valenciana, per tant serà un tema a resoldre també en el marc d’aquest consens entre les institucions, els agents socials i la societat civil. 

Qualsevol pla d’actuació econòmica hauria de considerar que no podem tornar a la situació anterior a la corona-crisi, sinó que les mesures a prendre hauran d’anar en la línia d’iniciar un canvi de model econòmic què, potser obligatòriament, haurà de plantejar-se des d’una sèrie de premisses generals que haurà d’acomplir, entre les quals pensem que són imprescindibles el posar per davant de tot a les persones i el seu benestar col·lectiu en tots els aspectes -econòmic, social, sanitari, educatiu, cultural-; corregir els actuals desequilibris i carències i dotar d’eines per a cobrir les expectatives de futur; cobrir totes les necessitats bàsiques de totes les persones, estudiant i aplicant polítiques per a eradicar la pobresa; estar emmarcat amb els valors de dignitat humana, de solidaritat i justícia social, de sostenibilitat ecològica, de transparència i codecisió; i fomentar la solidaritat i la col·laboració entre les persones i els agents econòmics, prenent com a referència la sostenibilitat corporativa com a eina per a la millora del teixit productiu valencià.

La Generalitat Valenciana en aquest nou model hauria de ser qui hauria de cobrir les tres primeres premisses generals. Algunes de les actuacions, al nostre parer, haurien de ser: 1. Ampliació de les cobertures i de la qualitat assistencial de tot el sistema sociosanitari públic, reversió de les privatitzacions i adequació de les infraestructures als estàndard que demana l'OMS. 2. Creació d'un parc públic d'habitatges compartits amb assistència sociosanitària, residències i altres alternatives per a garantir les necessitats de les persones majors i les dependents, junt amb un pla de millora i exigència de qualitat residencial, tècnic-sanitària, humana i de respecte de les persones majors en les actuals residències privades o concertades. 3. Utilització dels mecanismes que ja existeixen com la Renda Valenciana d'Inclusió i la renda mínima vital que ha aprovat el govern espanyol per a avançar cap a la renda bàsica universal.

Seguir leyendo »

Otro periodismo

”Faré caure el ritme mític

de les lletres

als camps brillants de les destrals.

Seguir leyendo »

El futuro del turismo ya está escrito

En las últimas semanas no deja de recordarse la contribución fundamental del turismo a la economía española, subrayando al mismo tiempo la enorme cantidad de empleos que genera. Ese es un punto de partida con el que todos estaremos de acuerdo. También se repite y se aplaude el hecho de que, en sus tres últimos informes, el Foro Económico Mundial sitúe a España como el destino turístico más competitivo del mundo. Y hay otro consenso inapelable: la crisis que estamos viviendo va a producir cambios disruptivos en todos los elementos y relaciones del sistema turístico. Probablemente, también se destruirán millones de empleos en todo el mundo y algunas grandes corporaciones y muchas pequeñas empresas quebrarán.

El carácter global de la crisis y la ausencia de situaciones pasadas comparables introducen además, un componente de máxima incertidumbre que dificulta establecer pronósticos o diseñar escenarios posibles, a pesar de que, desde el primer minuto, muchos expertos y todo tipo de gurús se han empeñado en marcar fases y escenarios para volver a la tan traída y llevada normalidad.

El colapso motivado por la pandemia ha puesto a la sociedad española ante un espejo de aumento en el que nuestros defectos se amplían y nuestros afectos y desafectos se exageran. Lo mismo ocurre cuando hablamos de turismo. Los defectos de los que nos venimos haciendo eco no solo los académicos, sino todos los profesionales del sector turístico, pueden convertirse en debilidades estructurales del sistema y, lo que es peor, las fortalezas de España como destino se han puesto en peligro.

Seguir leyendo »

Regreso al futuro

La educación es una pieza clave en la justicia social y en nuestro estado del bienestar.

La pandemia ha puesto de manifiesto algunas deficiencias, pero también nos ha abierto oportunidades para revisar nuestro modelo educativo y actualizarlo al nivel de los países de nuestro entorno. Cuando volvamos a las aulas, podemos continuar un modelo obsoleto de enseñanza que no daba respuesta a las necesidades del actual mercado laboral, en cuestiones como la destreza con las nuevas tecnologías; o mejorarlo, impulsando un sistema moderno que nos dé las herramientas necesarias para desenvolvernos en la sociedad del conocimiento.

Comenzando por los medios para impartir la enseñanza, esta situación nos ha demostrado que tenemos un gran déficit digital por tres razones:

Seguir leyendo »

Pedagogía versus Filosofía: La competencia de “aprender a aprender”

Estoy en un momento en que me interesan más

los movimientos de mi mente que los pensamientos en sí.

Pablo Picasso

Seguir leyendo »

Por la unidad en Podem: Naiara Davó

La historia de Podem es una historia de victorias políticas pero también de turbulencias. En 2015, Podem fue la pieza fundamental para lograr que el PSPV mirara a su izquierda y pactara junto a Compromís y Podem para forjar el primer acuerdo del Botànic. Mientras en Andalucía el PSOE-A pactaba con C’s, aquí logramos que el PSPV caminara junto a nosotros para transitar una nueva vía hacia el cambio.

Desde 2019, gracias al resultado de las elecciones autonómicas, Unides Podem ha logrado más influencia política que nunca antes en su historia. Si en 2015 logramos impulsar el primer acuerdo del Botànic, en 2019 logramos completar el cambio entrando en el gobierno y siendo determinantes para la conformación del gobierno en España. Pero no nos conformamos.Unides Podem debe ser el actor determinante de la reconstrucción y recuperar un espacio electoral, cultural y social para consolidar la nueva hegemonía progresista en la Comunitat Valenciana.

En esta cronología no se puede obviar una larga historia de desencuentros internos y divisiones que han debilitado nuestra herramienta. En 2017, Antonio Estañ, Fabiola Meco y Pilar Lima protagonizaron un congreso con enfrentamientos que se han arrastrado hasta 2020. Hoy, existe todavía una candidatura que quiere reavivar aquellos viejos enfrentamientos enquistando Podem en una eterna lucha interna.

Seguir leyendo »