eldiario.es

9

DESALAMBRE

Palo desde Europa a la violencia policial en la valla: "España incumple sus obligaciones"

El comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa solicita a España una investigación para exigir "responsabilidades tras la violencia policial” y las devoluciones ilegales en Melilla

"Es ilegal que un estado simplemente empuje a los inmigrantes hacia atrás", ha aseverado

Pide al Gobierno que dé "instrucciones claras para evitar recurrir a la violencia y frenar las devoluciones”.

Captura del vídeo de Prodein que muestra devoluciones en caliente.

Captura del vídeo de Prodein que muestra devoluciones en caliente.

El comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, ha exigido al Gobierno de España una investigación para “establecer responsabilidades tras la violencia policial” y las devoluciones ilegales llevadas a cabo por la Guardia Civil este miércoles en la valla de Melilla, a través de un comentario en su perfil oficial de Facebook. Este jueves un vídeo difundido por Prodein demuestra que los agentes españoles expulsaron de forma ilegal a al menos un inmigrante aparentemente inconsciente después de apalearle.

Desde el organismo del Consejo de Europa asegura que, con estas actuaciones, “España incumple sus obligaciones internacionales” y, asegura, “no es la primera vez”. Además, el comisario de derechos humanos insta al Gobierno a “dar instrucciones claras para evitar recurrir a la violencia y frenar las devoluciones”.

“Los acontecimientos de ayer - este miércoles- en Melilla, donde la Guardia Civil empleó la violencia contra los migrantes, que fueron expulsados a Marruecos sin evaluar sus necesidades ni permitirles pedir asilo, es otra inquietante demostración de los fallos del derato España a los inmigrantes en sus fronteras”, aseveran desde la comisión de Derechos Humanos de la institución europea a través de su perfil oficial de Facebook.

“Cuando los migrantes llegan a un país del Consejo de Europa, las autoridades del estado tienen el deber de examinar su situación individual y permitirles buscar asilo. Es ilegal que un estado simplemente les empuje hacia atrás”, sentencia en clara alusión a las devoluciones inmediatas de inmigrantes realizadas por las fuerzas de seguridad españolas de forma constante. “España no ha podido cumplir sus obligaciones internacionales en este campo. Lamentablemente, ésta no es la primera vez”.

“Para enmendar esta situación, es necesaria la apertura investigación para exigir responsabilidades por la violencia policial” que tuvo lugar el miércoles en la valla. “Los flujos migratorios sin duda representan un desafío para los países europeos, pero esto no justifica las operaciones de control fronterizo que sean incompatibles con los derechos humanos”, zanjan desde la institución.

La Guardia Civil devolvió este miércoles ilegalmente a al menos dos personas, atadas de pies y manos, aparentemente inconscientes, que  habían sorteado previamente la totalidad del entramado fronterizo este miércoles, según ha demostrado un vídeo de la ONG melillense Prodein. Uno de los inmigrantes expulsados de esta forma había quedado inconsciente después de recibir varios golpes por parte de los agentes españoles, mientras el joven intentaba descender de la valla de Melilla.

Con estas actuaciones, el Instituto Armado  incumple la Ley de Extranjería, el convenio bilateral con Marruecos y su propio protocolo operativo.

Uno de los vídeos muestra cómo uno de los jóvenes expulsados de esta forma comienza el descenso de la valla hacia la escalera colocada por la Guardia Civil contra las rejas. Una vez situado sobre los peldaños, recibe varios golpes, dos de los cuales parecen impactar en la cabeza y acaba cayendo al suelo, donde parece quedar inconsciente.

Acto seguido, se ve cómo dos agentes arrastran el cuerpo para separarlo de la escalera e intentan sin éxito colocarlo sentado. Después de unos minutos en los que el migrante permanece inmóvil en el suelo, dos agentes más se acercan y, entre los cuatro, lo cargan en volandas hasta un lugar más apartado de la valla, donde lo arrastran hasta el margen de la carretera.

No fue el único. Otras imágenes de la organización melillense visibilizan otra expulsión llevada a cabo de forma similar. El inmigrante, que se encuentra tirado en suelo español, es rodeado por cuatro agentes de la Guardia Civil que atan sus manos y sus pies. Posteriormente, cuatro agentes lo levantan –dos le agarran de las manos, y otros dos de los pies– y lo trasladan al interior de la valla, donde será devuelto de forma ilegal a las autoridades marroquíes.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha