Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Bruselas alerta de la falta de vivienda asequible en España
El empresario de “la Cena de la Libertad” con Milei en Madrid recibe millones en contratos públicos
Opinión - El Tribunal Constitucional y los ERE. Por Javier Pérez Royo

Un cirujano de Ghana al que España ha prohibido entrar para ir a una conferencia: “Me siento insultado”

Comienzo de la carta del cirujano Agbeko Ocloo a la Embajada española en Ghana, compartida en su perfil de Facebook.

Desalambre

El cirujano ghanés Agbeko Ocloo pretendía acudir a una conferencia médica en España, que se celebraba en Barcelona entre el 26 y el 29 de abril, pero se quedó en tierra. La Embajada española en Ghana le negó el visado para el viaje, según denuncia en una carta que ha publicado en su perfil de Facebook, porque el objetivo y las condiciones del viaje no eran “fiables” y, por tanto, la administración temía que se quedara en España en situación irregular. “¿Por qué dejaría un trabajo estable para unirme a los niveles de desempleo de su país?”, indica el especialista en la misiva, dirigida a la embajadora española en Acra.

Agbeko Ocloo hace un repaso a su curriculum, con una experiencia de 20 años. Especialista de cirugía ortopédica, destaca a lo largo de cuatro puntos su puesto como cirujano en el Hospital de KorleBu, de profesor en la Universidad de Médicina de Ghana, como miembro del Colegio de Cirujanos de África Occidental y de consultor de la asociación WARA. “Me siento insultado por las razones de la negativa”, escribe el médico. eldiario.es ha intentado contactar con la Embajada española en Ghana pero no ha recibido una respuesta por el momento.

El especialista apunta que trata a personal diplomático, entre los que se hallan ciudadanos españoles: “Estoy seguro de que si usted se lesionara, yo sería el cirujano que le recomendarían”.

“He asistido a conferencias médicas en Alemania, Suiza, Sudáfrica, Japón, Canadá, EE.UU. y Noruega. Casualmente todos estos países encontraron mi propósito para viajar justificado excepto usted. La carta de invitación que le presenté está escrita por un reconocido cirujano en Madrid, formado en la misma institución que yo en Estados Unidos. Pero supongo que usted no encontró la carta lo suficientemente creíble.

Considero ridículo que usted crea que no volveré a Ghana y terminaré como un inmigrante ilegal [sic] en España donde la gente con mi tono de piel es tratada como ciudadanos de segunda clase. Tengo mujer e hijos a los que no tengo intención de abandonar. Aunque no me considero rico, tengo una situación económica cómoda y tengo inversiones en propiedad y otros activos en Ghana. ¿Cómo llegó a la conclusión de que yo era un riesgo?“, indica en la misiva a la embajadora en el país, Mª Jesús Alonso Jiménez.

A continuación, el médico enumera al embajadora una lista de algunos de los indicadores económicos en los que España no puede sacar pecho: desempleo, datos de emigración, el salario de los profesionales médicos españoles en comparación con el resto de Europa y el de los que migran buscando empleo en el extranjero, entre otros. “La tasa de desempleo en España es del 25% y el desempleo juvenil asciende hasta el 50%. ¿Por qué dejaría un trabajo estable para unirme a los niveles de desempleo de su país?”, indica.

Agbeko Ocloo considera que en la negativa perjudica “tristemente” los intereses de España como país. Recuerda que el presupuesto que tenía destinado para el viaje constaba de 5.000 euros. “¿Se imagina la pérdida económica si todos los médicos del mundo que asistieron a esa conferencia hubieran visto denegada su entrada a España?”.

El cirujano concluye su carta, en la que expone la vergüenza de comentar ante sus colegas de profesión la razón para denegarle el visado, con una duda a raíz de la respuesta de la administración española: “Tengo una especial curiosidad por conocer los elevados niveles económicos establecidos para los ghaneses para visitar España cuando los propios españoles apenas llegan a esos niveles”.

Etiquetas
stats