eldiario.es

9

Preservativos: mucho más allá del momento

Preservativos.

Preservativos.

Un estudio con mujeres en contextos de prostitución muestra la frecuencia con que muchos hombres tratan de evitar el uso del preservativo. Una práctica que va mucho más allá del momento en que se produce, y muestra la alarmante desigualdad social que hay tras ella.

Podría parecer que todo empieza en el momento:

Ella: ¿Tienes un preservativo?

Él: No, pero es que a mí me gusta más sin preservativo.

Ella: Yo tengo.

Él: Pero no hace falta…

Estamos en el 2016. No se trata de falta de información ni de educación sexual, se trata de otra cosa. Llama la atención que con tanta información como manejamos todavía estas escenas se reproduzcan en distintos contextos. Se repite, secuencia tras secuencia, la dificultad para negociar el uso de preservativo en una relación heterosexual.

Predomina la falta de interés y de conciencia sobre la necesidad de protegerse y proteger a la otra persona en las relaciones sexuales, y las consecuencias de esta falta de conciencia recaen sobre las mujeres. Recientemente realizamos un estudio de la figura del "cliente" con mujeres en situación de prostitución en la ciudad de Madrid, donde se puede afirmar que un número significativo de “clientes” “negocian” el uso del preservativo en los servicios sexuales, con la intencionalidad de no usarlo. Esto sucede principalmente en la felación, aunque ellas afirman que solicitan cualquier servicio sexual sin preservativo, incluso ofreciendo más dinero por ello. (Empleamos la palabra “cliente” porque es una palabra de uso habitual para las mujeres en situación de prostitución. Sin embargo nos plantea algunas dudas ya que su uso implica una mercantilización de los cuerpos, razón por la que lo hemos marcado con comillas.)

Cuando preguntamos a las mujeres los motivos por los que los "clientes" se resisten al uso del preservativo, ellas aluden a que las campañas de educación en prevención sexual se dirigen hacia las mujeres y a que los hombres refieren una disminución del placer.

Lo más sorprendente es que socialmente se asume que son ellas los vectores de contagio. Este es un mito más sobre la prostitución, debido al estigma que esta conlleva, a pesar de que son las prácticas y actitudes de ellos las que suponen riesgo para la salud. El discurso de ellas demuestra ellas están más concienciadas sobre el riesgo, tienen la información y toman precauciones. Sin embargo son las que en el discurso social dominante señala como vectores de contagio de infecciones de transmisión sexual.

Todo esto sucede en un contexto de mucha desigualdad y relaciones de poder. Se ha producido un marcado abaratamiento del precio por lo que las mujeres pueden “ceder” en algunas de estas prácticas sin protección para no perder el “cliente”. Así se da una mayor exposición a situaciones de “peligro”, aceptando “servicios” de riesgo con uno o varios “clientes”, ya que no se sienten seguras para la obtención de unos ingresos mínimos.

En las relaciones sexuales, así como en otras facetas de la vida, hombres y mujeres tienen diferentes papeles asignados, produciéndose una “sobrerresponsabilización” de las mujeres y una “desresponsabilización” de los hombres.

La educación informal, en las familias y entre pares, en la sociedad en general dirige mensajes muy distintos a hombres y a mujeres, y lo mismo sucede con los libros de texto, el currículum oculto y las campañas publicitarias o informativas. De manera más o menos sutil lanzan mensajes muy dispares e inciden de manera muy diferente en unas y otros. Esto es algo que también repercute en la diferente percepción de riesgo de unas y otros. Es más habitual la sensación de invulnerabilidad masculina, donde se proyecta el riesgo en el exterior, en este caso, en las mujeres.

En realidad, esta historia empezó mucho antes de ese momento y tiene que ver con las relaciones desiguales entre mujeres y hombres.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha