Goirigolzarri: "Todos los consejeros de Bankia salieron sin cobrar un solo euro de indemnización"

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.

Apenas 24 horas después de conocerse la sentencia de las Tarjetas Black que afectaban a la antigua Caja Madrid y a Bankia, el actual responsable de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, ha hecho este jueves su primera aparición pública. Lo ha hecho en una conferencia sobre la crisis en una universidad privada madrileña.

El Supremo tumba a Rato, el símbolo de cómo el "liberalismo" del PP manoseó Caja Madrid

El Supremo tumba a Rato, el símbolo de cómo el "liberalismo" del PP manoseó Caja Madrid

En la hora y media que ha durado el coloquio, el presidente de Bankia ha realizado un análisis de la crisis financiera pasando de puntillas por los temas más polémicos del pasado de la entidad que dirige. Sin una alusión directa a la trama de tarjetas que tuvieron los antiguos consejeros y gestores del grupo, posteriormente rescatado con dinero público, Goirigolzarri se ha limitado ha reconocer que uno de los primeros trabajos que tuvo que afrontar fue sustituir el consejo de administración de la compañía.

"Todos los antiguos consejeros salieron sin cobrar un solo euro de indemnización", ha remarcado el directivo durante su ponencia, tras la cual no ha querido responder a preguntas de la prensa. Goirigolzarri ha encuadrado esta sustitución en el consejo en 2012, justo después del rescate, a la búsqueda de nuevos "principios y valores" para lo que "necesitábamos un cambio completo en el consejo".

Y hasta ahí las alusiones indirectas a una gran crisis reputacional para la que es hoy la cuarta entidad financiera del país. El directivo ha reconocido la "vergüenza" que sentían los trabajadores de Bankia cuando asumió la presidencia. Sí ha hecho alusión directa a las preferentes o a la salida a Bolsa de Bankia, cuyo juicio arrancará el próximo mes. "Nos vimos involucrados en problemas complejos", ha subrayado.

El resto de la intervención de Goirigolzarri ha estado centrada en el análisis de las razones que llevaron a la crisis financiera en EEUU y, posteriormente en Europa. El directivo ha lanzado además una advertencia respecto a las lecciones de la crisis financiera. "No hemos aprendido nada", ha señalado en referencia a que, mientras la banca está mucho más regulada y controlada, la conocida como "banca en la sombra", que hace referencia a fondos e instituciones que no están encuadradas junto a los bancos pese a dar servicios financieros, "sigue sin estar regulada".

Goirigolzarri ha defendido durante su intervención que, "aunque no se devuelvan las ayudas de Bankia", fue una buena opción rescartarla. En su opinión, en ningún caso se rescató a banqueros o a accionistas, sino a los depositantes. "Si los depositantes hubieran reclamado hasta los 100.000 euros que les protege la ley, se habrían necesitado 60.000 millones de euros para Bankia", ha defendido.

En lo que respecta al futuro del grupo financiero para los próximos años, Goirigolzarri ha asegurado que pretende ser una empresa más eficiente y solvente que el resto de competidores en el sector. "El único punto pendiente es la privatización", ha subrayado.

El directivo ha aprovechado también su ponencia para advertir de los riesgos de la "elevada deuda pública". El ejecutivo ha añadido que "el rigor presupuestario es fundamental para mantener la estabilidad". 

Etiquetas
Publicado el
4 de octubre de 2018 - 14:24 h

Descubre nuestras apps

stats