Caja de Ingenieros, un modelo de banca basado en el cooperativismo y el compromiso medioambiental

Una diseñadora trabajando.

Caja de Ingenieros tiene una personalidad propia y diferenciada de la banca tradicional. La entidad representa un modelo cooperativo caracterizado por su compromiso con sus socios, que son a la vez clientes y propietarios.

Desde su fundación, hace más de 50 años, Caja de Ingenieros  desarrolla un modelo propio y único de banca que marca la diferencia. El hecho de que sus socios sean a la vez usuarios y propietarios propicia una relación marcada por la proximidad y la flexibilidad y una gestión transparente, ya que los beneficios acaban revirtiendo tanto en los propios socios como en el conjunto de la sociedad. 

La naturaleza cooperativa de Caja de Ingenieros determina el modelo de banca que construye día a día la entidad: una banca responsable, siempre al lado de los socios, que son su pilar fundamental, y altamente comprometida con la sociedad. Esta vocación de servicio ha permitido que, desde los inicios, la entidad haya seguido un proceso de crecimiento sólido y constante, apoyándose en sus valores fundacionales para consolidar la base de su crecimiento y el modelo de banca cooperativa. 

En el ADN de la entidad está el compromiso con  la sociedad y su entorno y bajo estas premisas Caja de Ingenieros ha reafirmado su vínculo con la banca responsable mediante su adhesión a UNEP FI, la iniciativa de Finanzas del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas

que tiene como objetivo crear un sector financiero que impacte positivamente y sirva a las personas y al planeta. De este modo, las entidades adheridas trabajan bajo estrictos principios éticos, de transparencia y buen gobierno. Desde este prisma diferente en el segmento bancario, Joan Cavallé, director general de Caja de Ingenieros pone de relieve: “nuestro compromiso con la banca responsable vehicula toda nuestra actividad de forma transversal, tanto en nuestra gobernanza y cultura, como en nuestra oferta de productos y servicios, y en la relación con nuestros stakeholders. La adhesión a UNEP FI es un paso más para demostrar este compromiso y ratifica que nuestros objetivos y nuestra actividad están totalmente alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

Medidas implementadas para paliar los efectos económicos de la COVID 

En el marco de su compromiso con sus socios, tanto particulares como empresas, y con la sociedad, la entidad también ha dado respuesta a la situación generada por la pandemia. Caja de Ingenieros ha implementado una serie de medidas pensadas para particulares, como por ejemplo, la ampliación del límite de tarjetas de crédito para hacer frente a posibles imprevistos o el adelanto del ingreso de la prestación por desempleo y de la pensión de la Seguridad Social. Además, cuenta con medidas para dar apoyo a  profesionales y pequeñas y medianas empresas, como por ejemplo la adhesión a las líneas de financiación ICF, Avalis e ICO. 

Pero no se ha quedado solo ahí. La Fundación Caja de Ingenieros, que vehicula las acciones de responsabilidad social corporativa (RSC) de la entidad, ha puesto en marcha varias acciones centradas en dar respuesta a la realidad social generada por la COVID-19. Así, ha colaborado tanto con Cáritas para cubrir las necesidades de los colectivos más vulnerables durante tres meses; y con Cruz Roja dotando de  material de seguridad a los 8.200 voluntarios que trabajan durante la emergencia sanitaria. Por su parte,  Caja de Ingenieros Vida y Pensiones colabora en un fondo solidario creado por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) con el objetivo de proteger a los más de 700.000 profesionales sanitarios que luchan por contener la pandemia del coronavirus en España.

Operando con criterios ISR 

El Grupo Caja de Ingenieros lleva años trabajando con la ambición de convertirse en un referente en finanzas para la sostenibilidad y dispone de un amplio catálogo de productos financieros basado en criterios ASG, es decir, teniendo en cuenta el impacto ambiental de las empresas, su relación con los trabajadores, proveedores y clientes y cómo están dirigidas y gestionadas. Así por ejemplo, ofrece a sus socios la posibilidad de que puedan rentabilizar sus ahorros a través de fondos de inversión que basan su cartera atendiendo a criterios éticos y de exclusión en empresas fabricantes de armas, explosivos o vehículos militares. También trabaja con la ambición de que en los próximos años el 50 % de sus fondos de inversión y planes de inversión se mantengan bajo criterios ISR.

La entidad fue una de las primeras en registrar un fondo de Inversión Socialmente Responsable en 2006. Asimismo, lanzó un fondo contra el cambio climático en 2017, Caja Ingenieros Environment ISR y, en 2019 dio un paso definitivo para la mejora de las condiciones de vida en el planeta mediante la creación del fondo CdE ODS Impact ISR, que busca implementar en su inversión los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Asimismo, incorpora, de cara a la jubilación, el Plan de Pensiones CE Climate Sustainability, ISR PP que ha recibido el premio al mejor producto de Morningstar Spain Fund Awards 2020. 

En pleno desarrollo de su plan estratégico Conecta 2023, Caja de Ingenieros trabaja día a día para dar respuesta a los nuevos retos del sector en un contexto de disrupción financiera, con un claro horizonte más cooperativo y sostenible. 

Etiquetas
Publicado el
11 de noviembre de 2020 - 12:55 h

Descubre nuestras apps

stats