La portada de mañana
Acceder
ENTREVISTA | Castells: "La derecha ha perdido un poder que siempre creyó suyo"
España, pendiente de cuándo Europa cortará el grifo del gasto público
OPINIÓN | Razón y servicio: sobre quién nos ha de gobernar, por Elisa Beni

El poder del dinero

El poder del dinero.

El poder del dinero

Dirección: Robert Luketic.

Intérpretes: Liam Hemsworth, Amber Heard, Harrison Ford, Gary Oldman, Embeth Davidtz.

Género: Thriller. USA-Francia, 2013.

Duración: 106 minutos.

Tras la dulce resaca cinematográfica provocada por los ejecutivos desalmados, o quizás demasiado humanos, mostrados en ‘El lobo de Wall Street’, llega a nuestros cines ‘El poder del dinero’; cuyo título original no era necesario traducir o más bien adaptar "creativamente" pues es ‘Paranoia’. Cada vez con mayor frecuencia, los estrenos estadounidenses se solapan con los del resto del mundo, incluso en algunos casos se producen simultáneamente. ‘El poder del dinero’ tuvo su estreno USA el pasado mes de agosto y aparece en nuestras carteleras ahora, por lo que llega con un cierto retraso. Y una vez vista, habría sido preferible que no hubiese cruzado el charco pero los intereses económicos que la cinta aspira a retratar sin garra alguna, son los que se imponen.

En ‘El poder del dinero’ se nos presenta a Adam Cassidy (Liam Hemsworth) y su grupo de jóvenes amigos y compañeros de trabajo en una multinacional tecnológica. Consideran que su talento está siendo desaprovechado, con las consecuencias económicas y sociales que esto conlleva, y centran todas sus esperanzas en la exposición de un proyecto que van a realizar ante su malvado jefe, Nick Wyatt (Gary Oldman). El encuentro resulta un desastre y después de ser despedido, a Adam no se le ocurre nada mejor que correrse una juerga con sus amigos a expensas de Wyatt y su tarjeta de crédito corporativa. ¿Le despiden y no le retiran la tarjeta? ¿Es una película de género fantástico? Tras el incidente de la tarjeta mágica Wyatt exige el reintegro del dinero pero le sugiere que pueden quedar en paz si logra trabajar para un ex socio y magante rival Jock Goddar, con el objetivo de robar sus secretos.

El director australiano, Robert Luketic, comenzó su carrera con la comedia ‘Una rubia muy legal’. Esta cinta tuvo una buena recepción por parte de la crítica y el público. También supuso la consagración para su protagonista, Reese Witherspoon. Desde entonces, Luketic, se ha encargado de varias comedias con pobres resultados; especialmente ‘Killers’ y ‘La cruda realidad’. En su empeño por demostrar que puede ser un director artesano fiable, ha girado en esta ocasión al thriller. Los directores artesanos son la base de cualquier industria cinematográfica, y en muchos casos, más honestos que muchos supuestos autores pero para confeccionar buenas películas y que su labor cunda necesitan un buen material de partida, un guión. Y precisamente el libreto de ‘El poder del dinero’ es el punto débil que consigue deslucir por completo, la correcta y hasta elegante realización de Luketic con espléndidas tomas de Nueva York.

El guión, escrito por Jason Hall y Barry L. Levy está basado en una novela de Joseph Finder. Las cuestiones morales que plantea deberían ser base suficiente para una historia atractiva pero son anuladas por el tratamiento. Además, la maldad de las corporaciones, la ambición ciega, el juego del gato y el ratón con trajes de alta costura o la deshumanización a las que en ocasiones puede conducir el sistema económico, son temas que han sido tratados en otras películas con más calado. "Ya no queremos estar conectados. Queremos sentirnos conectados mientras estamos aislados", es una frase que se escucha en los primeros momentos del film, respecto a cómo nos relacionamos con la tecnología, pero lamentablemente el desarrollo de la historia no sigue esa sugerente reflexión. ‘El poder del dinero’ no viene a aportar nada nuevo, más que crear algo, recrea otras historias y se termina quedando sólo con sus defectos. Si Harrison Ford o Gary Oldman no formasen parte del elenco, sería complicado distinguir ‘El poder del dinero’ de un telefilm.

En el apartado interpretativo, además de las aportaciones de Ford y Oldman, que parecen continuar su duelo de ‘Air Force One’ pero esta vez sin violencia física, cabe mencionar a la actriz Embeth Davidtz, impactante en ‘La lista de Schindler’, que en ‘El poder del dinero’ tiene a su cargo el rol de mano derecha del personaje encarnado por Oldman y lo resuelve con eficacia. También a Richard Dreyfuss como el padre de Adam. La decisión de que Liam Hemsworth afronte en este film su primer papel protagonista es totalmente desacertada porque sus musculados hombros no soportan el peso de la película.

‘El poder del dinero’ es un cuento moral profundo; profundamente tedioso y basado en esquemas desgastados. Y lo peor es que no los abandona en ningún momento.

Etiquetas
Publicado el
27 de febrero de 2014 - 21:57 h

Descubre nuestras apps

stats