La portada de mañana
Acceder
La crisis post COVID-19 alienta el viejo urbanismo camuflado de golf
El PNV, con opciones de sumar un escaño más por territorio
OPINIÓN | El espacio de batalla, por Elisa Beni

Una empresa de mondadientes es la principal adjudicataria de los contratos de la Sanidad vasca durante la pandemia

Llegada de los 40 respiradores de la marca china Mindray a Euskadi

El Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) ha firmado 95 contratos para realizar "adquisiciones destinadas a hacer frente a la pandemia de COVID-19" desde el 3 de marzo -unos días después de que se conociera el primer caso- hasta el 22 de abril. El importe de esas adjudicaciones de emergencia suma 35.425.571,24 euros (sin IVA). El mayor proveedor ha sido Industrias Betik, que recibió 5.168.128,33 euros por la venta de buzos, guantes, gel, hisopos y mascarillas. Betik es una conocida empresa guipuzcoana dedicada a los palillos y mondadientes, aunque también tiene una línea sanitaria dedicada a palos para consultas médicas. A tenor del 0% de IVA que tuvo el contrato, se trató de una importación.

Éstos datos figuran en un informe enviado al Parlamento Vasco por la consejera de Salud, Nekane Murga, a instancias de la representante de EH Bildu Rebeka Ubera. Este periódico publica en su integridad en dos tablas navegables todos los expedientes y un resumen del dinero abonado a las empresas adjudicatarias, que son 57.

El primer contrato de la lista consistió en la adquisición de 500.000 mascarillas FFP2 y FFP3 a la empresa vasca Nueva Sibol. Sin embargo, a los pocos días, el 6 de marzo, se revendió parte del material a Galicia (70.000) y a Navarra (60.000), con entregas acordadas hasta este mes de junio. La Sanidad vasca ha ido adquiriendo más equipamiento de protección, tanto mascarillas como de otro tipo (guantes o batas). Del total de contratos, 20 valorados en 14.845.781 euros se destinaron a protecciones. Se han adquirido en la pandemia nada menos que 17.072.431 unidades sumados todos los tipos de materiales.

Uno de los pedidos que más se ha repetido ha sido el de respiradores. Fueron 13 compras de respiradores (278 unidades adquiridas) con un coste de 5.097.024,7 euros. Los ventiladores -que en algunos casos llegaron mucho después de su compra, como los Mindray, y en otros ni siquiera aparecieron, como los adquiridos en Turquía- han tenido una gran variabilidad en sus precios, desde 9.426 euros hasta 26.314,68 euros en otros momentos del calendario. A ellos se le añaden las torres de anestesia, utilizadas en algunos días críticos como respiradores. Se han comprado 44.

También ha habido 10 expedientes para obtener 832 camas, con un precio global de 3.816.160 euros. Más caros son los equipos portátiles de rayos X: el coste de las 32 unidades incorporadas por Osakidetza ha sido de hasta 67.424 euros. El listado incluye también algunos servicios en el hotel María Cristina -habilitado para atender casos leves en Donostia-, valorados en 358.880 euros, así como las necesarias adaptaciones para ganar espacio en Txagorritxu (Vitoria), en el Alfredo Espinosa de Urduliz o en Eibar. El 'call center' y 'chatbot', contratado a Ibermática, costó 244.300,17 euros.

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2020 - 18:56 h

Descubre nuestras apps

stats