La oposición amaga ya con empezar a pedir a Urkullu la dimisión de Sagardui si no explica el incendio sanitario en Donostia

Urkullu, Sagardui y Pérez Esquerdo, entre otros, en el BEC de Barakaldo

El “¡Sagardui, dimisión!” que se ha escuchado ya en algunas manifestaciones en defensa de la Sanidad pública en Euskadi desde junio se está empezando ya a colar en el Parlamento Vasco ante el incendio en Osakidetza, cuyo foco principal está ahora mismo en las destituciones de dos directivos y en las dimisiones de al menos tres más de la OSI Donostialdea, que agrupa a los hospitales y ambulatorios de Donostia. No es algo nuevo, ya que lo pidieron sin éxito en enero de 2021 como consecuencia de las vacunaciones irregulares de dos altos cargos sanitarios, ambos exediles del PNV en Bilbao. Ahora, toda la oposición está criticando con dureza la gestión de la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, que guarda silencio desde que la crisis se empezara a recrudecer el viernes. Este periódico sí llegó a conocer de primera mano este viernes que los cambios en Donostia eran avalados por la dirección política de Salud, que defendía que había “motivos organizativos” para la destitución de Itziar Pérez, la cabeza de la OSI Donostialdea.

"La Sanidad pública se está yendo al carajo en Euskadi y no lo podemos permitir"

"La Sanidad pública se está yendo al carajo en Euskadi y no lo podemos permitir"

EH Bildu ha pedido ya explicaciones claras al Gobierno vasco y ha dejado claro que pedirá la dimisión de la máxima responsable política de Salud si avala la gestión de la directora general de Osakidetza, Rosa Pérez Esquerdo. “Tenemos claro que esto no puede seguir así”, ha afirmado en la Cámara Rebeka Ubera, portavoz de EH Bildu en la comisión de salud. La coalición ha convocado una rueda de prensa extraordinaria en un edificio semivacío por el puente para poner énfasis en la importancia de preservar un servicio público esencial. “No nos vale ya que nos digan que somos los mejores del Estado”, ha seguido Ubera, que entiende que “el declive” de Osakidetza parece no tener fin. Ha situado la crisis de las denuncias de filtraciones en las oposiciones médicas de 2018 como el inicio de una sucesión de sobresaltos. “Es un suma y sigue. Lamentablemente son muchos los ejemplos. Y esta situación en Osakidetza no es una casualidad, es la consecuencia directa de un determinado modelo de gobernanza. Hasta las mejores decisiones del mundo están condenadas al fracaso si no son compartidas y consensuadas”, ha afirmado.

EH Bildu se cuida de no pedir directamente la dimisión, pero ya es algo que ha colado en su argumentación. Concretamente, da a entender que el Gobierno de Iñigo Urkullu debería analizar “si puede mantener a una consejera que vuelve a dar muestras de no estar a la altura de las circunstancias”. En todo caso, solicitaría una comparecencia en la próxima sesión de control al Gobierno, que tendrá lugar el 16 de diciembre. Será después cuando determine si pide formalmente la salida de Sagardui. “Si estamos diciendo a Salud que tienen que escuchar, para ser coherentes, en primer lugar tenemos que escuchar las explicaciones de la consejera”, ha respondido Ubera a preguntas de los periodistas.

Desde Elkarrekin Podemos-IU, ha planteado también la comparecencia parlamentaria de Sagardui “para que dé explicaciones sobre los motivos de los ceses [destituciones, en realidad] de la gerente de la OSI de Donostialdea y la directora médica del hospital Donostia, lo que ha derivado en dimisiones y la protesta de una treintena de jefes de servicio”. “No es admisible que Osakidetza despida a profesionales por señalar errores y deficiencias en la gestión, en lugar de escucharles”, entiende Miren Gorrotxategi, portavoz de la formación de izquierdas en alusión a las cartas internas de los gestores de la OSI Donostialdea en las que daban a entender que eran destituidos por no estar alineados con la dirección general de Osakidetza.

Desde PP+Cs, Laura Garrido también ha registrado una petición “urgente” para que Sagardui acuda a la Cámara. Lo ocurrido en Donostia, según la portavoz sanitaria 'popular, evidencia la “errática gestión de Osakidetza por el Gobierno de Urkullu”. La Sanidad pública vasca camina a una situación “insostenible”. Las últimas noticias “corroboran la delicada situación por la que atraviesa Osakidetza”, incide Garrido. Y añade: “Asistimos atónitos los ciudadanos vascos, que vemos cómo el caos y el desorden se están convirtiendo en la seña de identidad. Más contundente ha sido el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, que también ha pedido la dimisión. Ha pedido a Urkullu que ”asuma responsabilidades“ y que prescinda de Sagardui, quien ”con sus decisiones arbitrarias está generando la desconfianza“.

En la pasada legislatura el Gobierno de Urkullu, una coalición de PNV y PSE-EE, no tenía mayoría absoluta en la Cámara. Ello motivó que la presión de la oposición forzara la salida del gabinete del entonces consejero de Salud, Jon Darpón, que iba a ser reprobado por la oposición como consecuencia de la investigación abierta por las irregularidades en Osakidetza. Entretanto, en Donostia, este lunes se ha sumado la dimisión de la subdirectora de Enfermería, Yeshika Merino, a las ya conocidas de Adolfo Beguiristain y Maite Martínez como reacción de respaldo a la separación de sus puestos de Itziar Pérez, la gerente de la comarca sanitaria, y de Idoia Gurrutxaga, la directora médica. Otra treintena de jefes de servicio han enviado a 'El Diario Vasco' una carta quejosa con la “deriva” de Osakidetza y en la que piden a Sagardui la salida de, al menos, la directora general de Osakidetza, Rosa Pérez Esquerdo, si no quiere pasar a ser “cómplice” de la crisis. “No vamos contra ningún partido”, aclara la elite médica de Donostia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats