La incidencia se dispara en Cáceres por los menores de 25 años y las fiestas

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha pedido responsabilidad a los jóvenes

La incidencia de covid-19 en la ciudad de Cáceres se ha disparado en la última semana hasta los 108 casos por cada cien mil habitantes a los 14 días, principalmente en alza entre los jóvenes menores de 25 años y con origen en fiestas y ocio nocturno, por lo que el alcalde, Luis Salaya, ha pedido responsabilidad “especialmente” a los jóvenes.

La capital pasará de una incidencia de 33 casos a superar la próxima semana los 150 positivos a los 14 días, ya que la acumulada a los siete días marca ahora 86. La tasa a los 14 días está por encima de la media regional, que ronda los 77 casos.

“Cáceres pasa de unos datos muy buenos, rozando el color verde de los indicadores, y en los últimos días se ha disparado”, ha apuntado el regidor.

El Servicio Extremeño de Salud (SES) notificó el lunes un brote relacionado con la discoteca, de 8 positivos y 28 contactos, y el martes comunicó otros dos. Uno en una fiesta de fin de curso de estudiantes del Colegio Licenciados Reunidos, ajena al centro, con 6 positivos y 42 contactos, y otro más surgido en una discoteca, con 5 positivos y 9 contactos.

Por zonas de salud los datos son muy lineales, ha dicho Salaya; Aldea Moret tiene la incidencia más baja “notablemente”, pues “parece” que ha habido una reacción “especialmente prudente” tras tener un número elevado de contagios que llevó a realizar cribados masivos en el barrio, ha apuntado.

“Tenemos un foco en la fiesta de fin de curso de un colegio, una actividad posterior a la organizada por el colegio, y tenemos otros dos focos, que no está claro que tengan conexión entre sí, que han surgido en el mismo local de ocio nocturno”, ha recalcado Salaya.

El Consistorio ha animado a participar en los cribados masivos que se realizan en el PAC de la Montaña de lunes a viernes de 15:30 a 20:00 horas para localizar casos asintomáticos.

Sobre los brotes, el alcalde ha pedido a "los jóvenes que no están siendo responsables, que piensen no solo en el daño que causan con estas actitudes, sino también que piensen en el daño a la imagen de los jóvenes de su generación, de la mayoría de jóvenes que sí cumplen las normas”.

A su juicio, también hacen daño a la imagen del ocio nocturno, un sector “muy importante” para la ciudad y en el que “la inmensa mayoría de los empresarios están esforzándose muchísimo por mantener las normas y ser prudentes”, aunque ha reconocido que, “a partir de una hora, se hace difícil cumplir las normas”.

“Podemos lavarnos las manos con gel, fumigar las terrazas y hasta hacer el paripé de la fumigación en la puerta de los locales, pero si luego nos metemos en un sótano sin ventilación y nos quitamos la mascarilla a la mínima ocasión no vamos a mejorar nada”, ha subrayado.

Además, ha indicado que se ha reforzado la vigilancia policial en el ocio nocturno, aunque “todo no lo podemos arreglar con policías, tiene que haber un respaldo de responsabilidad”.

En su opinión, es “más difícil” vigilar el cumplimiento de las normas en el interior de un local, pero "es tan sencillo como que si no se cumplen lo que tenemos que hacer es marcharnos” y no acudir a ellos, ya que “el 99 por ciento de los locales las cumplen y muy bien; tenemos una gama muy amplia para elegir”.

“No pongamos en riesgo la recuperación económica de una ciudad entera para tomarnos cuatro copas o hacer un poco de caja”, ha reiterado Salaya.

Sobre adelantar la vacunación de los jóvenes, el alcalde se ha mostrado partidario de mantener la fórmula actual pues “cuando las cosas van bien lo mejor es no tocarla”, ya que se está vacunando rápido, aunque es algo que tiene que decidir Sanidad. 

Etiquetas
Publicado el
30 de junio de 2021 - 14:25 h

Descubre nuestras apps