La Xunta oculta información sobre los incendios forestales por noveno verano consecutivo

Brigadistas trabajando en un incendio forestal en Cartelle (Ourense)

Este jueves el Consello da Xunta aprobó el Plan de Prevención e Defensa Contra os Incendios Forestaiss de Galicia (Pladiga) para 2017, la "actualización" anual del documento que desde hace una década condensa todo el dispositivo de lucha contra el fuego en Galicia, tanto el que depende directamente del Gobierno gallego como el aportado por los ayuntamientos y por el Gobierno de España. El proyecto ha visto la luz a escasos días del inicio del período de alto riesgo, este 1 de julio, una temporada de incendios en la que por noveno año consecutivo la Consellería de Medio Rural limita la información que difunde al respecto, evitando revelar la totalidad de incendios y hectáreas quemadas hasta mediados del año siguiente a pesar de los buenos resultados de los últimos ejercicios.

La superficie de eucalipto se ha disparado un 65% en Galicia desde comienzos de siglo

La superficie de eucalipto se ha disparado un 65% en Galicia desde comienzos de siglo

En sus grandes magnitudes el Pladiga es prácticamente idéntico al del 2016. Así, vuelve a contar con hasta 303 "medios de actuación" -brigadas terrestes y aéreas-, hasta 12 medios aéreos del Estado, hasta 177 medios terrestres de la Xunta y un total de 17 medios aéreos dependientes del Gobierno gallego, uno menos que en el año anterior. En lo referido al personal las tres Administraciones suman un total de 5.767 personas, las mismas que en 2016, las cuales, recalca la Xunta, pueden llegar a rondar las 7.000 sumando el "refuerzo al dispositivo".

Todas ellas actuarán en un contexto en el que la Consellería mantendrá la doctrina vigente desde el retorno del PP a la Xunta en 2009, según la cual solo son revelados a los medios de comunicación y a la población en general los incendios que superan las 20 hectáreas de extensión o los de menor superficie solo si ponen en peligro a la población por su cercanía a zonas habitadas. De los demás Medio Rural solo informa bajo "demanda", esto es, si la prensa o la ciudadanía se dirige a la Consellería y consulta por un foco en concreto. La razón, según indicó en 2009 el Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo y recogió entonces la desaparecida edición gallega de El País, era no generar "alarma social" y, adicionalmente, evitar que los medios "no reflejen" los datos de incendios y hectáreas quemadas "tal y como se dan". Estas son las directrices que sigue también la cuenta de Twitter creada por la Xunta en 2013 para informar sobre la incidencia del fuego en los montes.

El modelo del bipartito y las críticas de Feijóo

El modelo informativo implantado en 2009 por el primer conselleiro de Medio Rural de Feijóo, Samuel Juárez, se ha mantenido tanto en su funcionamiento como en sus motivaciones con las dos siguientes titulares de la Consellería. Tanto con Rosa Quintana -mientras Medio Rural estuvo fusionada con Mar- como con Ángeles Vázquez, actual conselleira, se opta por una política muy semejante a la de los gobiernos de Manuel Fraga -el director general con responsabilidad directa sobre los incendios desde 2009, Tomás Fernández-Couto, ya había ejercido este cargo entre 1996 y 2005- y radicalmente distinta a la implantada en la etapa del Ejecutivo de PSdeG y BNG (2005-2009).

En los años en que este departamento del Gobierno gallego estuvo dirigido por Alfredo Suárez Canal (BNG) el sistema de información de Medio Rural incluía todos los incendios declarados en Galicia con detalle sobre el ayuntamiento y parroquia en que se declaraban, las horas de inicio, control y fin, los medios que actuaban en ellos y las hectáreas ardidas. Estos partes eran difundidos por la Consellería dos veces al día -a las 13:00 y a las 19:00- a través de su sitio web y por medio de comunicados a la prensa, que además recibía información adicional si la solicitaba por vía telefónica. La misma web ofrecía además datos acumulados por mes y año y sus comparaciones.

Este fue el sistema de información que la Xunta empleó durante la gran ola de incendios del verano de 2006, la que sigue siendo la peor en el último cuarto de siglo. Aquellos partes diarios habían llegado a cuantificar en una nefasta primera quincena de agosto más de cien incendios distintos por día. Es posible que por eso al año siguiente, en 2007, el departamento de Suárez Canal llegase a anunciarun cambio de política informativa, restringiendo algunos de los datos. Pero esa variación no llegó a ejecutarse, toda vez que ante las primeras críticas el conselleiro decidió recular, comprometiéndose a suministrar de nuevo información "minuciosa, rigurosa y abundante".

Entre las voces más críticas con el recorte informativo que no se llegó a aplicar estaba la de Alberto Núñez Feijóo, que entonces llevaba poco más de un año en el liderazgo del PPdeG. "En Galicia tenemos muy mala experiencia en limitación de información" en el ámbito forestal, había advertido el actual presidente a Suárez Canal, a quien instaba a no "sucumbir" a la "tentación" de "ocultar" datos sobre los incendios, porque "no vale de nada". "Dar toda la información" sobre las hectáreas quemadas, señalaba el líder del PPdeG, era "una motivación para denunciar con más énfasis a los incendiarios y para trabajar más so las cifras van mal", por eso ocultar datos supondría "un error", señalaba.

Aquel verano el PP había polemizado también con la Xunta, tanto a través de Feijóo como desde su dirección estatal, sobre el número de hectáreas quemadas en la gran ola de fuego. El 14 de agosto, víspera del final de los grandes incendios por la llegada de las lluvias, el propio Feijóo divulgó a la prensa un informe basado en una web de mapas -la desaparecida mapasnet.com, que recogía fotografías de satélite de la NASA- en el que el PP concluía que en una semana habían ardido 175.486 hectáreas. Pocos días antes antes Feijóo había cifrado lo ardido en 50.000.

Tres días después, el día 16, Medio Rural concluyó las mediciones de la catástrofe y ofreció la cifra oficial, 77.000 hectáreas, que quedaría ratificada después en los balances definitivos tanto de la Xunta como del Gobierno central en su estadística de incendios forestales. Tras la difusión de estos datos el PP había trasladado la controversia a Madrid a través de quien entonces era su portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, quien consideró "escandaloso" que la Xunta defendiera que habían ardido menos de 180.000 hectáreas, dato que defendió como "objetivo" y producto de la "descoordinación" de los gobiernos gallego y central. Entre las causas del "flagrante descuido" que había dado lugar a los incendios Zaplana destacaba una: la intención de Zapatero de "parcelar España y hacer del Estado un mero residuo".

Superficie afectada por incendios forestales en Galicia 1976-2016

Etiquetas

Descubre nuestras apps