La OMS rebaja la alarma y decide no declarar una emergencia internacional por el brote de coronavirus en China

Aumentan a 17 los muertos por coronavirus de China, con 600 casos confirmados

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no considera, de momento, que el brote provocado por la nueva cepa de coronavirus en China constituya una emergencia internacional. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha tomado la decisión tras reunirse por segundo día consecutivo con el Comité de emergencia, formado por varios expertos en control de enfermedades epidémicas, que ha concluido que "todavía es demasiado pronto" para declarar una emergencia de salud pública de interés internacional.

17 muertes en China y otros seis países afectados: la OMS analiza la propagación del coronavirus

"Al igual que ayer, el Comité de Emergencia estaba dividido sobre si el brote del nuevo coronavirus representa una emergencia de salud pública de interés internacional", ha explicado Tedros Adhanom Ghebreyesus en referencia a la reunión que mantuvo este miércoles con el comité, tras la que concluyó que necesitaba más información para sopesar tal declaración. Por esta razón, retrasó la decisión a este jueves.

"Que nadie se equivoque, esto es una emergencia de muy alto riesgo en China, pero aún no se ha convertido en una emergencia sanitaria mundial", ha insistido el responsable del organismo. No obstante, ha indicado que todos los países deben poner en marcha medidas para detectar casos de esta cepa de coronavirus, aunque por el momento, "la OMS no recomienda ninguna restricción más amplia a los viajes o al comercio".

"Recomendamos que se realicen exámenes de salida en los aeropuertos como parte de un conjunto completo de medidas de contención", ha añadido Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien ha apuntado que "no le temblará la mano" para volver a citar al Comité de Emergencias de ser necesario y que la decisión de no declarar una pandemia no significa que la OMS considere que la situación no es seria.

El brote de neumonía causado por un nuevo coronavirus, llamada 2019-nCoV, se ha cobrado la vida de al menos 17 personas en China. Todas han fallecido en Hubei, provincia centroriental del país considerada el epicentro de la enfermedad. Desde el inicio de la propagación en diciembre hasta la actualidad se han confirmado casi 600 casos de contagio en territorio chino.

Pero la cepa, desconocida hasta ahora, ha cruzado fronteras. Se han registrado diez casos de pacientes infectados en Tailandia, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Vietnam y Singapur. Estos dos últimos países han informado de que tres personas han dado positivo en el virus este jueves. Otros países como Canadá, México, Colombia o Filipinas están investigando casos sospechosos.

Casos sin confirmar en Europa

En Italia, los primeros análisis practicados a una mujer ingresada en un hospital de Bari han dado resultado negativo. En Francia también se han descartado varios casos sospechosos.

A última hora del jueves la Cadena SER informaba de que un avión procedente de Shanghái con destino Barcelona había sido desviado a Ámsterdam porque una pasajera de la zona del brote de coronavirus tenía fiebre. El resto del pasaje, según informa esta cadena de radio, ha podido continuar después de que con una termómetro óptico se descartase que ningún otro viajero tenía fiebre.

Este miércoles, la OMS se dio 24 horas más para valorar si el brote provocado por el nuevo coronavirus en China constituye una emergencia internacional, asegurando que necesitaba más información para tomar tal determinación. "Declarar o no una emergencia de salud pública de interés internacional es una decisión que me tomo muy en serio y que solo estoy dispuesto a tomar con la debida consideración de todas las pruebas", explicó este miércoles Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Las autoridades chinas han interpuesto restricciones severas de viaje desde y hacia Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes considerada epicentro del virus. Este miércoles las ampliaron a otras dos ciudades cercanas, de seis y un millón de habitantes, respectivamente.

Lo que se sabe sobre el nuevo coronavirus

Los coronavirus son una gran familia de virus, algunos de los cuales pueden causar enfermedades humanas que van desde el resfriado común hasta el síndrome respiratorio agudo severo, explica la OMS. Lleva ese nombre por los picos que sobresalen del patógeno, a modo de corona, que pueden observarse al microscopio. La cepa que ha brotado en China, llamada 2019-nCoV, no se había identificado previamente en humanos y de momento siguen desconociéndose detalles sobre el alcance de su transmisión o gravedad.

Desde la OMS han dejado claro que es más lo que no se sabe de este nuevo coronavirus que lo que se sabe. "Todavía hay mucho que no sabemos. No conocemos la fuente de este virus, no entendemos la facilidad con la que se propaga y no comprendemos completamente sus características clínicas o su gravedad", ha indicado el director del organismo.

Lo que sí se sabe es que el virus puede causar una enfermedad grave, aunque para la mayoría solo produce síntomas leves. "Sabemos que entre los infectados, una cuarta parte de los pacientes han experimentado síntomas graves", ha señalado Tedros Adhanom Ghebreyesus en la rueda de prensa.

La mayoría de las personas fallecidas tenían condiciones médicas previas como hipertensión, diabetes o enfermedades cardiovasculares "que debilitaron sus sistemas inmunológicos", ha explicado el organismo internacional, que hasta este jueves tenía constancia de 584 casos.

También ha confirmado que está habiendo transmisión de persona a persona, "pero por ahora parece estar limitada a los grupos familiares y a los trabajadores sanitarios que cuidan de los pacientes infectados". "En este momento, no hay evidencia de transmisión entre humanos fuera de China, pero eso no significa que no vaya a suceder", ha sentenciado Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Etiquetas
Publicado el
23 de enero de 2020 - 19:29 h

Descubre nuestras apps

stats