The Division - Avance PC, PS4, Xbox One

the-division-avance-impresiones-ps4-pc-xbox-one.jpg

The Division dio una señora campanada durante el pasado E3 2013, consiguiendo que la conferencia de Ubisoft fuese una de las más provechosas para la gran mayoría de los jugadores. Desde entonces su aporte fresco y sumamente ambicioso nos ha hecho soñar a todos, algo que consigue que cada pequeña nueva gota de información sobre este título desarrollado por los expertos del PC de Massive Entertainment nos sepa a gloria.

Las semanas y los meses pasan y tanto el estudio como Ubisoft guardan un hasta cierto punto comprensible silencio, dejándonos caer pequeñas pistas muy de vez en cuando. Sin embargo cada nuevo dato, cada nueva mecánica desvelada de este MMO de acción consigue hacer girar esa rueda de la expectativa, elevando el hype por las nubes. Su faceta cooperativa, la posibilidad de disfrutar de un mundo vivo, de una rica ambientación, de un sinfín de retos y desafíos capaces de extender su vida útil casi hasta el infinito nos valen para afirmar sin titubear que estamos ante uno de los juegos más grandes de entre los que están por llegar a PS4, Xbox One y PC.

Un mundo dinámico, persistente, siempre conectado.

La primera intención de The Division es demostrar lo que la nueva generación de consolas es capaz de hacer y no solamente en lo referente al apartado técnico y visual, si no por encima de todo en la jugabilidad. Se acabaron los entornos cerrados, las limitaciones de número de jugadores, de misiones o la escasa libertad de acción impuesta por la escasez de memoria con la que trabajar. Bajo nuestros pies tendremos una ciudad de Nueva York ricamente recreada, sumamente compleja y repleta de posibilidades para todos los jugadores: para los que busquen acción táctica, elementos RPG o incluso combates más tradicionales.

Formaremos parte de una escuadra de cuatro en una urbe sumida en el caos tras una misteriosa pandemia, con la misión de intentar revertir la situación para hacer que las cosas vuelvan a la normalidad. Pero vamos a dejar por alto la trama del juego para centrarnos en cómo será la experiencia de formar parte de dicho escuadrón de ciudadanos de élite.

Un factor a tener muy en cuenta es que podremos jugar solos, en cuyo caso los otros tres miembros de nuestro grupo serán controlados por una compleja IA del juego que promete no dejarnos tirados a la mínima de cambio, o bien formar equipo con otros tres jugadores reales. Sin embargo, sea como sea, la experiencia no distará demasiado ya que el mundo en el que jugaremos será siempre el mismo, un mundo siempre conectado donde todos los jugadores ya sea de forma individual o por equipos se darán cita. Por lo tanto las clásicas diferencias entre el modo para un jugador y el multiplayer quedan reducidas al mínimo.

Una vez tengamos formado nuestro equipo tendremos múltiples opciones entre las cuales elegir, como optar por progresar en el sistema de misiones, explorando nuevas áreas de la ciudad e investigando quién está detrás de todo este caos mientras avanzamos en la trama del juego, o bien optar por la vertiente competitiva contra otros usuarios, pudiendo acceder a green zones o a dark zones bien si queremos interactuar con otros jugadores para buscar u ofrecer ayuda o si por el contrario buscamos un enfrentamiento directo.

En todo este mundo social, cooperativo y competitivo también habrá lugar para las facciones, pudiendo encontrar algunas de corte amigable, neutrales o bien totalmente hostiles a nosotros. Aquí tendrá una importancia fundamental la historia y cómo la encaremos, ya que nuestras acciones podrán variar la forma en la que este mundo dinámico nos contempla, pudiendo ganar enemigos o aliados a partes iguales. Este es un factor muy defendido por sus responsables, quienes remarcan la faceta inmersiva de corte RPG del título.

Como decimos la isla entera de Manhattan estará en constante evolución, por lo que no siempre encontraremos las mismas misiones o bien según nuestras acciones abriremos una ramificación u otra. La gracia está en que seremos nosotros y solo nosotros los que elijamos cual será nuestro siguiente movimiento, el próximo paso en pro de avanzar en la trama dejando a un lado la estructura lineal tradicional, pudiendo llegar antes que nadie al próximo desafío final o bien evitarlo mientras continuamos dando guerra. Estos desafíos finales funcionarán como el típico enemigo de fin de fase, estando abiertos a la participación de hasta ocho jugadores.

Por supuesto como en todo RPG que se precie podremos dar forma a nuestro personaje mejorando paso a paso cada una de sus habilidades, haciendo que sea más apto para el combate a larga distancia, más feroz en el cuerpo a cuerpo, más rápido en los desplazamientos o más hábil con las armas pesadas. Por lo tanto la forma en la que encaremos cada misión servirá también para esculpir a nuestro personaje, pudiendo acceder posteriormente a clasificaciones en línea para comprobar si realmente le estamos sacando o no todo su jugo. Además el juego está diseñado para colocarnos en un grupo de jugadores capaz de complementar a nuestro soldado, de forma que se pueda crear un equipo competitivo y versátil teniendo en cuenta tanto el estilo de juego de cada uno de sus integrantes como su nivel.

Apartado técnico: Snowdrop, diseñado para explotar la next-gen.

En cuanto a su apartado técnico, destacar la potencia del motor gráfico Snowdrop diseñado por y para este juego con la intención de conseguir ofrecer al jugador la basta isla de Manhattan a un nivel sólo alcanzable por la nueva generación de consolas. Tendremos ante nosotros varios kilómetros de terreno real, con centenares de edificios a los que poder acceder, y como decimos, en un entorno siempre cambiante no ya sólo debido a las acciones de los jugadores, si no a la misma esencia de este engine.

Porque Snowdrop ofrecer una iluminación dinámica y unas físicas capaces incluso de afectar a la forma en la que jugamos normalmente, por no hablar de los complejos efectos climáticos, ideados para ponernos las cosas pero que muy difíciles en determinadas situaciones, como por ejemplo durante las grandes nevadas. La calidad de las animaciones de los personajes tampoco se quedará atrás ofreciendo como decimos un auténtico aspecto de juego next-gen, y esto señores es algo que va mucho más allá de texturas más definidas.

La gran apuesta de Ubisoft para 2014.

Puede que en la editora francesa cuenten con un buen puñado de títulos llamativos entre bastidores. La lista es larga: el venidero Watch Dogs, el nuevo Assassin’s Creed: Unity para la next-gen, el prometedor The Crew... Sin embargo si tenemos que quedarnos con uno ese sería sin lugar a dudas este The Division por su ambición a la crear un mundo tan extenso, tan profundo, tan complejo. Dinámico, interconectado, con cabida para todos los jugadores que se sientan mínimamente atraídos por la acción, por el combate táctico, por los matices RPG. The Division tiene muchas bazas para triunfar cuando llegue a las tiendas en algún momento por determinar de este mismo año.

No hay que perderle de vista, ni a él ni a su estudio, un Massive Entertainment que cuenta en su currículum con grandes joyas del PC como World in Conflict, demostrando ser un grupo de trabajo inquieto, siempre buscando sacar el máximo provecho al hardware disponible en su búsqueda por la innovación jugable. Sí, no nos vamos a cortar: se nos cae la baba con The Division. Ahora sólo queda rezar para que su desarrollo culmine como es debido.

Etiquetas
Publicado el
20 de mayo de 2014 - 13:48 h

Descubre nuestras apps

stats