Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El Gobierno retoma una actividad legislativa que lo enfrenta a sus socios
"Te vamos a joder la vida": las amenazas de una banda de desalojos ilegales
Opinión - Libertad de extorsión. Por Rosa María Artal

Ayuso minimiza el caos en las urgencias: “¿34 médicos dan para un boicot? ¿Ya estamos con el ‘no a la guerra’?”

David Noriega

72

El compromiso de la Comunidad de Madrid era reabrir los 37 servicios de urgencias de Atención Primaria que cerró durante la pandemia y mantener los 41 servicios de atención rural con equipos completos de medicina, enfermería y celadores. Sin embargo, a Isabel Díaz Ayuso tener que dejar 34 puntos sin médicos presenciales no le parece para tanto. “¿34 médicos dan para una huelga, un boicot y manifestaciones? ¿Ya estamos con el 'No a la guerra'?”, le preguntó de forma irónica la presidenta a la portavoz de Más Madrid, Mónica García.

Ayuso ha tenido que enfrentarse de nuevo a las críticas de toda la izquierda en la Asamblea por su gestión de la reorganización de las urgencias extrahospitalarias, que ha sumido a este escalón asistencial en el caos y ha provocado una huelga de sanitarios afectados por el plan. “”Han puesto patas arriba la sanidad“, le espetó García desde su escaño, recordando las ”dimisiones en cascada de su propio Gobierno“ que se han venido produciendo en las últimas semanas, en plena crisis en la Consejería, y acusó a la presidenta de señalar a los profesionales como culpables de la situación actual, con centros sin médicos y renuncias de sanitarios.



“Podrán manipular una y otra vez, pero no van a encontrar en mis declaraciones que yo atente contra la sanidad pública de la Comunidad de Madrid, una sanidad que en los momentos más duros de la pandemia estuvo a la altura mientras usted la boicoteaba”, le respondió Ayuso a García. “También es un discurso muy maniqueo decir que cuando las cosas en la sanidad pública van bien es porque si y cuando van mal es culpa mía”, continuó. La presidenta madrileña había asegurado este mismo miércoles que el conflicto con los médicos “nada tiene que ver con una cuestión laboral, sino política” y acusó a la líder de la oposición de instigar “todas estas huelgas”.

La presidenta no ha hecho mención durante su intervención a las renuncias de personal médico de los Servicios de Atención Rural (SAR) que llevan produciéndose en las últimas semanas y que se sitúan ya cerca de la treintena. Parecen pocos, pero en estos servicios trabajan en torno a 200 profesionales, lo que supone más del 10% del total. En cambio, ha insistido en que “en este país tenemos un problema de falta de médicos de Primaria, de médicos de familia, de pediatras y esto se va a ir viendo en todas las comunidades autónomas”. “En lugar de poner soluciones y hacer un pacto nacional, porque va a ser un gran problema, ustedes lo que aprovechan es que faltan 34 médicos”, ha dicho, continuando con su estrategia de desviar el foco hacia el Gobierno central, pese a que las competencias son autonómicas.



“Un plan para desmantelar la sanidad pública”

“Mezclan la necesidad de los médicos que tienen toda la razón con la manipulación política”, afirmó Ayuso. No ha aclarado, sin embargo, cuál es esa “necesidad”: si los traslados forzosos, los viajes en uber en mitad de la noche para cambiar de centro, los servicios sin el material necesario o los equipos incompletos, que llevan denunciando desde la reapertura a medias de las urgencias extrahospitalarias el pasado 27 de octubre. En una entrevista en laSexta, un par de horas después, la presidenta insistió en la falta de médicos y volvió a acusar al sindicato Amyts de estar “en todo momento por reventar la negociación”.

En la misma intervención, Ayuso ha reconocido que “hay que dotar mejor a nuestros profesionales sanitarios”, pero ha señalado que “esto no va a acabar aquí”. “Podré tener más hospitales, más médicos y pagarles mejor, pero la protesta sindical siempre va a estar ahí, sobre todo cuando se van acercando las elecciones”, ha afirmado la presidenta.

“Es un plan concebido y ejecutado para desmantelar la sanidad pública y favorecer los intereses particulares”, ha lamentado el portavoz socialista, Juan Lobato. “Despide a 6.000 sanitarios a la vez que reparte becas para ricos y regala beneficios fiscales al 2% de las grandes fortunas de esta Comunidad. ¿Si hay dinero para quienes ganan más de 100.000 euros y no para la sanidad pública?”, le preguntó a Ayuso el líder del PSM. “En lugar de dar explicaciones a los madrileños se dedica a ir por las televisiones repartiendo bulos para moverle la silla al señor Feijóo, aprovechando que está fuera de España”, continuó.

“Van todos como papagayos, repitiendo las mismas consignas Esta semana tenemos que decir que Ayuso se enfada con Feijóo”, respondió la presidenta, que continuó a la carga contra el presidente del Gobierno. “El problema de la Comunidad de Madrid se llama Pedro Sánchez y se llama usted. No hacen nada por defender a la región. Están abandonando los museos nacionales, intentan ahora también descapitalizarlos...Han intentado destrozar la educación concertada en la Comunidad de Madrid con la ley Celaá. Están ustedes intentando acabar con la autonomía fiscal de la Comunidad de Madrid e ir contra todos los patrimonios”, enumeró.

Ya con la presidenta de camino a una entrevista en LaSexta, el debate sobre la huelga sanitaria continuó con el consejero del ramo, Enrique Ruiz Escudero como blanco de las críticas. Él, sin embargo, ha afirmado que hay una “campaña de desprestigio a la sanidad pública” y ha asegurado que las urgencias extrahospitalarias van “bien”. “Seguimos con nuestro plan. Claro que tiene que haber reajustes y reevaluar, ver si hay más de día o de noche. Pero lo haremos de la mano de los profesionales, no de los sindicatos y partidos. Llegaremos a un acuerdo de desconvocatoria”, ha defendido.

Mientras tanto, preguntada por si un centro sin médico podría hacer frente a la atención de una emergencia grave, como un ictus, Ayuso ha reconocido que no, pero ha insistido en que para esos casos están los hospitales. “Quieren vender que los PAC son un hospital en pequeñito y estos centros no lo son”, ha dicho. Para esas asistencias de gran complejidad, y que debe diagnosticar un médico, la presidenta ha dicho que “los hospitales de la Comunidad de Madrid, que son más de 100 entre públicos y privados, están a disposición de todos los ciudadanos”.

Los grupos de izquierda, por su parte, han exigido la dimisión de Escudero. El diputado de Más Madrid, Javier Padilla, le mostró una carta de renuncia con nombre: “Es casi mediodía y aún no ha dimitido nadie en la Consejería de Sanidad, que nosotros sepamos, así que esto que tengo aquí es una carta de dimisión con su nombre. Solo tiene que firmarla y por favor acabar con esta agonía que está viviendo la sanidad madrileña, que venga alguien con conocimiento, competencias y ganas de arreglarlo. Nos vale la misma firma que utilizó para los protocolos de la vergüenza”.

Etiquetas
stats