Citroën vuelve al segmento de las berlinas con un C5 X rompedor y electrificado

Citroën C5 X.

Como es tradición entre las marcas francesas, Citroën se ha propuesto retornar al segmento D, feudo tradicional de los fabricantes alemanes, y lo hace por medio de un modelo que rompe moldes para significarse como una alternativa clara a las berlinas adornadas con estrellas o cuatro aros. El C5 X, como se denomina este curioso híbrido entre sedán, break, cupé y SUV, estará abierto a pedidos desde el próximo mes de septiembre y llegará a manos de sus primeros poseedores ya a principios de 2022.

La firma de los chevrones ha optado por una opción electrificada consistente en una motorización híbrida enchufable (PHEV) que rinde 225 caballos y está asociada a una batería de 12,4 kWh. Junto a ella estarán disponibles dos motores de gasolina -los diésel desaparecen de la oferta- de 130 y 180 CV, todos combinados con un cambio automático de ocho velocidades y tracción delantera.

El C5 X se sitúa como modelo más avanzado de la gama y alter ego en código crossover de un SUV puro como es el C5 Aircross. La X de su nombre rinde homenaje a los Citroën de las últimas décadas del siglo XX y las primeras del XXI, como los BX, CX y XM o el Xantia, y habla de una propuesta ajena a etiquetas establecidas y que reúne las ventajas de siluetas tan diversas como las berlinas, los SUV, los cupés y las carrocerías familiares.

Ahora que hemos podido ver el coche en directo por primera vez, nuestra sensación es que mejora con respecto a las fotografías que se facilitaron en su momento. La mezcla de un capó muy largo, el diseño en general robusto y dinámico al mismo tiempo y las grandes llantas de 19 pulgadas que incorporan todas las versiones, dan como resultado un vehículo singular pero muy atractivo, a nuestro parecer.

Con 4,80 metros de longitud y 2,78 m de distancia entre ejes, dispone de espacio abundante en todo el habitáculo, concebido en plan lounge y consagrado a la comodidad de los pasajeros, y especialmente en las plazas traseras, donde las piernas de los ocupantes cuentan con 188 mm de espacio hasta el respaldo delantero.

El maletero no solo destaca por su capacidad, 545 litros (60 menos en el híbrido enchufable), sino también por la facilidad de carga que propician el portón trasero y una boca amplia, cuadrada y cercana al suelo. Además, el interior alberga un total de 13 espacios donde depositar objetos, desde móviles hasta botellas de agua, y que suman 29 litros de capacidad.

Soluciones de confort avanzado

El C5 X asume los compromisos del programa Citroën Advanced Comfort, que en este caso conlleva la incorporación de los asientos del mismo nombre, un nuevo tipo de suspensión activa para el modelo híbrido enchufable, que permite elegir entre tres modos de conducción (confort, normal y sport), funciones de ayuda a la conducción innovadoras y sistemas de visualización de la información como el Extended Head-Up Display o la novedosa interfaz My Citroën Drive Plus.

La versión PHEV combina el empuje de un motor de gasolina Puretech de 180 CV y de otro eléctrico de 81,2 kW que, juntos, desarrollan los citados 225 CV y 320 Nm de par motor máximo. Los datos provisionales -pendientes de homologación WLTP definitiva- le atribuyen más de 50 kilómetros de autonomía eléctrica y unas emisiones de CO2 de 30-31 gramos por kilómetro.

Citroën no tiene previsto montar en el C5 X la motorización híbrida enchufable de 300 CV que sí puede llevar, por ejemplo, el Peugeot 3008. Tampoco contempla variantes con tracción a las cuatro ruedas ni la posibilidad de instalar el sistema electrónico de tracción Grip Control.

Lo que sí ofrece es toda una panoplia de ayudas a la conducción entre las que destacan un sistema de conducción semiautónoma en autopista, el asistente de mantenimiento en el carril, la alerta de tráfico cruzado trasero y la cámara de aparcamiento 360º.

Otros dispositivos destacables son la carga inalámbrica para teléfonos móviles, cuatro tomas USB de tipo C, acceso y arranque sin llave y el referido head-up display de grandes dimensiones que proyecta la información directamente en el parabrisas -no sobre una lámina transparente intermedia, como en otros modelos de Citroën- y a una distancia estimada de 4 metros con respecto a los ojos del conductor.

El nuevo sistema de infoentretenimiento, My Citroën Drive Plus, tiene un funcionamiento intuitivo e incluye reconocimiento de voz natural, conectividad inalámbrica, libre configuración por parte del usuario y pantalla en alta definición de 12 pulgadas.

La marca francesa espera vender alrededor de 2.200 unidades anuales de este modelo que se ofrecerá en una extensa gama de colores exteriores y con la opción de llevar el techo en un color de contraste con el de la carrocería.

Etiquetas
Publicado el
30 de junio de 2021 - 14:25 h

Descubre nuestras apps