La portada de mañana
Acceder
Los sudaneses que lograron saltar la valla: “La policía marroquí nos ha pegado"
Tras el plomo y los cangrejos invasores, los microplásticos colonizan la Antártida
OPINIÓN | 'No en nuestro nombre', por Olga Rodríguez

Nuevo Range Rover Sport: lujo y refinamiento en declinación deportiva

Nuevo Range Rover Sport.

Pocos meses después de presentar su nuevo buque insignia, el Range Rover, la firma británica acaba de desvelar el que viene a ser el alter ego más dinámico de aquel, el Range Rover Sport. Encontramos aquí una redefinición completa del lujo deportivo al combinar un rendimiento imponente, tanto en carretera como fuera de ella, con el característico refinamiento de la marca, un diseño sofisticado y una conectividad a la última.

El nuevo modelo insiste en el estilo minimalista que ya observamos en su compañero de gama, solo que en este caso la presencia robusta y las superficies como esculpidas están destinadas a expresar potencia y agilidad. Las líneas impecables del exterior destacan gracias al acristalamiento enrasado de toda la carrocería por encima de la línea de cintura y las manillas de puertas igualmente escamoteadas en la carrocería, además del techo soldado a láser.

La misma filosofía de diseño se enseñorea del interior, donde se dan cita las tecnologías más innovadoras con materiales exquisitos para dar lugar a una atmósfera elegante y muy deseable al mismo tiempo.

El Range Rover Sport de tercera generación comprende también la mayor cantidad de opciones electrificadas hasta la fecha, a la espera de que en 2024 se comercialice un modelo completamente eléctrico. De momento, la gama incluye dos motores de gasolina y diésel de seis cilindros con tecnología mild hybrid y un nuevo propulsor V8 de doble turbo.

También están disponibles desde el lanzamiento, que tiene lugar en estos días, dos sistemas híbridos enchufables. El modelo P510e se ha diseñado para superar los 100 kilómetros de autonomía eléctrica al combinar el motor de gasolina Ingenium de seis cilindros y 3,0 litros de Land Rover con un potente motor eléctrico de 105 kW y una batería de 38,2 kWh para ofrecer una potencia total de 510 CV.

Este vehículo pasa de 0 a 100 km/h en solo 5,4 segundos y cuenta con un alcance en modo eléctrico de 113 km en condiciones de homologación y de unos 88 km en conducción real, suficiente para que la mayoría de los conductores hagan el 75% de sus trayectos sin emisiones, según estimaciones de la marca. Para los desplazamientos más largos, el sistema híbrido enchufable ofrece una autonomía combinada de 740 km.

Por su parte, el P440e rinde 440 CV y dispone de la misma autonomía eléctrica que su hermano mayor, siendo capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos.

La mucha tecnología embarcada en el Range Rover Sport comprende además control antivuelco por medio de un sistema electrónico de control activo del balanceo de 48 V. Este dispositivo puede aplicar un par de hasta 1.400 Nm en cada eje para proporcionar una experiencia de conducción que inspira confianza y altos niveles de control de la carrocería y respuesta en las curvas.

La tecnología Adaptive Dynamics 2 mejora la capacidad dinámica y controla de manera continua los amortiguadores activos de válvula doble para reducir los movimientos no deseados de la carrocería. Controla los factores externos hasta 500 veces por segundo a fin de ofrecer una respuesta óptima y funciona junto con otras tecnologías del chasis para proporcionar, al decir de la marca, la dinámica de conducción más precisa y sólida de un Range Rover Sport hasta la fecha.

El coche lleva la agilidad en las curvas a un nuevo nivel gracias a la dirección a las cuatro ruedas, el control de reparto de par en curva mediante el frenado y el diferencial activo electrónico. La dirección a las cuatro ruedas permite que las traseras giren hasta 7,3 grados en sentido contrario de las delanteras para mejorar la agilidad a bajas velocidades, y al mismo ritmo para garantizar una estabilidad óptima a gran velocidad.

Las tecnologías de chasis se conjugan con el Stormer Handling Pack, en el que se agrupan el sistema de tracción Dynamic Response Pro, la dirección a las cuatro ruedas, el diferencial activo electrónico con reparto de par en curva mediante el frenado y programas configurables. Con estos últimos se pueden personalizar los modos de conducción y adaptarlos a la experiencia de conducción en carretera y en situaciones todoterreno. Todos los elementos de este paquete se incluyen de serie en la versión V8 y en el enchufable P510e.

Un control de crucero para campo

Es primicia en el nuevo Range Rover Sport un control de crucero todoterreno adaptativo, que ayuda al usuario a recorrer terrenos exigentes de una manera que se adapta constantemente a las condiciones de la superficie por la que circula. El conductor puede seleccionar uno de los cuatro ajustes de confort y concentrarse únicamente en el guiado, pues el sistema es el que se encarga de establecer la velocidad del vehículo.

El modelo incorpora un dispositivo de purificación del aire del habitáculo de nueva generación, con filtro para partículas PM2.5, actualizaciones remotas por software inalámbrico para un total de 63 módulos y sistemas de sonido con tecnología de cancelación de ruido, de modo que la experiencia a bordo resulte más placentera para todos los pasajeros.

El equipo de infoentretenimiento Pivi Pro se maneja a través de una pantalla táctil, curvada y flotante de 13,1 pulgadas que controla desde la navegación hasta los elementos multimedia y los ajustes del vehículo, además de aprender los hábitos del usuario. En él está incluido el asistente Alexa, capaz aquí de funcionar incluso sin necesidad de llevar con nosotros un smartphone.

El nuevo Range Rover Sport ya está disponible en las habituales especificaciones S, SE, Dynamic SE, Dynamic HSE y Autobiography. Durante el primer año de producción se venderá también una versión First Edition con un equipamiento y una estética distintivos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats