Región de Murcia Opinión y blogs

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

El lobby extractivista, la muerte del Mar Menor y la sociedad civil movilizada

Trabajadores recolectando lechuga en el Campo de Cartagena / E. R.

0

En los últimos días hemos tenido conocimiento de un correo electrónico que envió la Fundación Ingenio a sus patronos que, entre otras cosas, revela las acciones dentro de las estrategias que este lobby agro-extractivista está trazando como consecuencia del nuevo episodio de anoxia y de muerte masiva de especies vegetales y animales en el Mar Menor que se ha tornado de color, ya no verde oscuro, sino, negro muerte.

Este nuevo 'Mar Menor Muerto' es fruto de una intensificación de la presión humana sobre la laguna y sobre los demás cuerpos naturales que existen en la zona y está ocasionado sobre todo por el giro en la producción agroindustrial dirigida ahora, principalmente, a la exportación donde un pequeño territorio 'La Huerta de Europa' abastece a un territorio inmenso, el centro y el norte de Europa, lo que implica necesariamente un aumento desmesurado de la producción de vegetales, cuando la ecuación aceptada por la ciencia económica nos muestra que: "A mayor producción, mayor es la generación de residuos”. Lógico.

Esta afirmación no es gratuita. La comunidad científica nos muestra que el estado de la laguna es, sobre todo, por este tipo de actividad agroindustrial insertada dentro del modelo de producción extractivista y no por el turismo, la pesca, o la urbanización, como nos quiere hacer creer el lobby extractivista en su comunicado que saca a la luz parte del desarrollo de sus estrategias dirigidas a generar un relato; como ocurre, de manera similar, en otras partes del mundo donde opera este modelo productivo. Un modelo dirigido a desinformar a la opinión pública y a la división de la sociedad y los diferentes sectores productivos que desarrollan sus actividades en la Región de Murcia. Como diría Harold Kerbo, profesor de sociología de la Universidad Cal Poly de California, entre otras y otros estudiosos, una comunidad dividida es una comunidad débil, fácilmente manipulable e incapaz de defender sus intereses.

En el trazado de sus estrategias, las instancias extractivistas culpabilizan y hacen corresponsables a sectores como el turístico que, por cierto, son mucho más respetuosos con el medio del que dependen y aportan, según el Balance turístico de la Región de Murcia del año 2018, un 11,4 % del PIB de la Región en comparación a la industria extractivista que aporta, tan solo, entre el 1,4 y el 0,6% del PIB, según las fuentes que consultemos.

En esta estrategia de externalización, no solo económica; sin duda, como ocurre invariablemente en otros lugares donde se produce este tipo de actividad, la sociedad va a pagar los platos rotos. La externalización de responsabilidades hacia otros sectores productivos y de servicios es similar a las estrategias que producen las instancias extractivistas en otras parte del mundo en conflictos simulares a los que están ocurriendo en la Región.

Como ejemplos concretos de las actividades agro-extractivistas, prefiero aquí señalar que basta con hacer una búsqueda sencilla en internet para comprender los efectos devastadores que está ocasionando el modelo extractivista en dominios ecológicos, pero también sociales, económicos y personales, así como para conocer los conflictos ecosociales que invariablemente ocasiona en los territorios donde se implanta este modelo productivo depredador.

En relación a los efectos y los conflictos hablamos de: desposesión territorial y expulsión de las tierras de sus legítimos habitantes, erosión, contaminación masiva y agotamiento y pérdida de acceso de las poblaciones a los recursos naturales. En el caso de las resistencias se ha producido y se sigue produciendo criminalización sistemática e incluso la utilización de la violencia de diversos tipos, desde amenazas y coacciones, hasta secuestros de activistas, desapariciones y asesinatos de líderes y lideresas sociales de movimientos que se oponen al modelo extractivo en México, Guatemala, Honduras, Colombia, Ecuador, Bolivia, Perú Argentina, Brasil, Chile, entre otros lugares de América Latina, pero también en Asia y en África. Si bien podemos apreciar que estos ejemplos son todos del Sur global, ahora tenemos un ejemplo manifiesto del desarrollo masivo de este modelo agro-extractivista en el Sur de Europa, concretamente en la Región de Murcia y resulta que está acabando con el Mar Menor y su cuenca.

Esto tiene consecuencias culturales, que por cierto son excluidas de los informes técnicos e incluso de las negociaciones políticas como algo ideológico de las poblaciones del lugar, cuando la dimensión cultural se torna en un aspecto crucial pues el Mar Menor y su ribera, ahora convertido en un vertedero tóxico y en un territorio amenazado, es un lugar incrustado en la cultura de los habitantes del Campo de Cartagena. La cuenca del Mar Menor es el territorio que aporta sentido a la cultura ribereña y al que a su vez la cultura ribereña dota de sentido. En definitiva, el Mar Menor y su cuenca es el territorio donde se desenvuelven las vidas individuales y colectivas de los habitantes del lugar, donde la cultura ribereña toma tierra, nada más y nada menos.

Pero también tiene consecuencias económicas, el estado del Mar Menor como un emblema de la Región de Murcia está afectando de manera negativa y significativa en otros modelos productivos y de servicios fuertemente arraigados en el territorio, como son: la pesca, la industria turística, hostelera y otros sectores empresariales complementarios.

Por otra parte, qué decir de los efectos sobre la agricultura, pues, entre otras cosas, como estrategia, los agentes agro-extractivistas, afirman: “Somos agricultores”, “los ecologistas van contra nosotros, los agricultores, que estamos ampliamente arraigados en la región”. Con estas afirmaciones, usurpan la identidad de los agricultores tradicionales, los que están verdaderamente arraigados y forman parte constitutiva de la cultura de la zona.

Estos mismos agricultores que han sido cruciales en el desarrollo de la Región, los verdaderos cuidadores de las tierras, los expertos y los que tradicionalmente nos han dado de comer, hoy están arrinconados, silenciados y asfixiados por el modelo agrario extractivista, hasta tal punto que sus saberes centenarios, las especies vegetales que cultivan y sus modelos de negocio están cercanos a desaparecer.

El hecho que asoma aquí de forma evidente es que ni los terrenos, ni los recursos, ni el agua, ni las tecnologías, ni el modelo de negocio agroindustrial generalizado en la Región están gestionados por agricultores. El agro-extractivismo no es agri-cultura y los agentes agro-extractivos no son agri-cultores.

Por el contrario, los agricultores, sus actividades y sus saberes han sido suplantados por una producción altamente tecnificada con una tecnología dirigida exclusivamente a la ganancia económica desarrollando una relación con el territorio de explotación y no de cuidados dirigida exclusivamente a la obtención de beneficios a toda costa.  Como diría Paz Moreno Feliu, Catedrática de Antropología Económica de la UNED; el modelo agro-extractivo está orientado a “La maximización (económica) como norma y como estrategia”.

Ante estos acontecimientos, poniendo el Mar Menor y el territorio hoy amenazado que abarca su cuenca por encima de cualquier ideología, diferentes grupos de la sociedad civil se han movilizando contra el colapso ecológico de la laguna. Estos grupos compuestos por diferentes sectores de la sociedad, sitúan la defensa del Mar Menor como objetivo de sus luchas en movimientos ideológicamente transversales, unidos en torno a los intereses que les son comunes que, no son otros, sino la defensa integral de la laguna y el territorio.

Estos movimientos transversales de la sociedad, no son “lobbies ecologistas extraños y extranjeros, con intereses ocultos y en contra del progreso”, como las instancias extractivistas construyen de forma ideológica y despectiva el término “ecologista” en sus relatos dirigidos a la división de las comunidades, sino que se trata de gran parte de la comunidad científica y de amplios sectores de la sociedad civil murciana y de fuera de la Región, inmersos en procesos de resistencia en defensa de la laguna.

Se trata de resistencias sociales al modelo extractivo que han alcanzado tal consenso social, que puede que estén logrando una ciudadanización del conflicto ecosocial abierto en la sociedad murciana, son actores sociales inmersos en procesos de movilización y de generación de acción colectiva que reducen la incertidumbre y ofrecen nuevas posibilidades de resolución ante la catástrofe ecológica, social y económica. La movilización social funciona.

Para finalizar, la propedéutica, tan conocida en la práctica de la clínica, en su método nos indica de manera clara el camino a seguir: 1. Reconocer la 'patología ecosocial' que en este caso presenta dimensiones transversales, pues existen impulsores físicos y biológicos, pero también socioculturales y económicos

2. Precisar sus causas, que ya sabemos, pues, las personas científicas y expertas llevan años incidiendo sobre ellas

3. Determinar si es posible la curación y, finalmente

4. Actuar sobre las causas que, a estas alturas, todos tenemos tan claras ¿Si todo está tan claro, a qué esperamos para actuar? Sería una buena pregunta aquí.

Salvar el Mar Menor o, como dicen en la Región de Murcia 'S.O.S. MAR MENOR' es también salvar la agricultura, la pesca, la hostelería, el turismo y todo el tejido productivo, industrial y de servicios que rodea las actividades económicas en la cuenca del Mar Menor y en toda la Región de Murcia, como sectores ampliamente perjudicados por el modelo agro-extractivista, que como señala gran parte de la comunidad científica se constituye como causante principal del colapso del Mar Menor y su cuenca.

Es por este motivo que S.O.S. MAR MENOR es también: S.O.S. AGRICULTURA, S.O.S. PESCA, S.O.S. TURISMO, S.O.S. HOSTELERÍA, S.O.S. TEJIDO EMPRESARIAL y hasta S.O.S. REGIÓN DE MURCIA.

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
17 de septiembre de 2021 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats