Entrevista | Coordinador de la Región de Murcia de Podemos

Javier Sánchez Serna: "El Mar Menor no se va a salvar sin movilización ciudadana"

Coordinador de Podemos en la Región y diputado en el Congreso por Murcia, Javier Sánchez Serna

Estudiando Filosofía en la Universidad de Murcia (UMU) el coordinador de Podemos en la Región, Javier Sánchez Serna (Murcia, 1985), vivió de lleno el 15M. Tras haber militado en las Juventudes Comunistas, el filósofo con influencias marxistas entró como diputado por Murcia de Podemos en el Congreso en 2016 y tres años después se hizo con la Secretaría Tercera de la Mesa para sorpresa de muchos.

A Sánchez Serna no le tiembla el pulso a la hora de denunciar las "prácticas del agronegocio" en el Campo de Cartagena, responsables de más del 80% de la contaminación del Mar Menor, según los estudios científicos, al tiempo que la deriva de la educación en la Región de Murcia, situada entre los peores índices educativos, y donde la Consejera exVox, Mabel Campuzano, sigue subvencionando a los centros que segregan a los niños por sexo.

Unidas Podemos ha propuesto que el Mar Menor sea un Parque Regional y que la agroindustria pague tasas por la contaminación: ¿Cree que se pueden resolver los problemas de la laguna o ya es demasiado tarde?

El Parque Regional es la medida de mayor calado para proteger nuestro Mar Menor, sobre todo para poner coto a los vertidos de la agricultura intensiva. Se trataría de un parque natural que uniera los espacios protegidos, pero que además estableciera en torno a la laguna una franja de protección de mil metros libre de nitratos que está vertiendo el agronegocio.

Sí quiero dejar algo claro: el Mar Menor no se va a salvar si no hay movilización ciudadana y contestación social a la gestión que está haciendo López Miras. La gente tiene que saber que hay actores económicos muy importantes como las organizaciones agrícolas Asaja, Proexport o Fundación Ingenio que presionan cada día para que nada cambie. Por eso, las iniciativas ciudadanas como la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que busca dotar de personalidad jurídica al Mar Menor o la manifestación del próximo 7 de octubre deben ser un éxito.

La Asamblea Regional aprobó el pasado lunes con los votos a favor de PP, tránsfugas de Cs y expulsados de Vox, y los votos en contra de PSOE, Podemos y Vox una Proposición de Ley para modificar la Ley de Protección del Mar Menor para restringir la entrada de nitratos en la laguna.

Lo que hizo la semana pasada la Asamblea Regional es algo bien distinto. Por una parte, habría que decir que es una enmienda a la totalidad de lo que decía el Gobierno regional, que era que no tenía ninguna competencia para tomar medidas en el Mar Menor y que todo se trataba de la inacción del Gobierno de España. Hoy se ve que sí podía hacer cosas, lo que pasa es que, de nuevo, vuelven a traer a la Asamblea ocurrencias y no propuestas reales. Lo último que han propuesto es que paguemos una inversión millonaria para crear una red de tuberías por la cual los vertidos acabaran en el mar Mediterráneo; es decir, desplazar la contaminación unos cuantos kilómetros hacia dentro en lugar de abordar la contaminación en origen que no está en el Mediterráneo, sino que está precisamente en el Campo de Cartagena.

Les vale cualquier ocurrencia antes que abordar el problema en origen y poner coto a lo que han sido practicas contaminantes del agronegocio y que, según todos los estudios científicos, han contribuido en más del 80% al problema y las crisis ambientales que tiene el Mar Menor.

La semana pasada defensores del Mar Menor denunciarion al secretario general del PP, Teodoro García Egea, de "mentir" en un tuit en el que describía una presunta reunión con los promotores de la ILP para dotar al Mar Menor de personalidad jurídica.

El Gobierno de López Miras funciona como el consejo de administración del agronegocio en la Región de Murcia. En algunos casos estamos hablando de que algunos consejeros de su Gobierno, como el de Agricultura y Medio Ambiente, tienen vínculos familiares con la patronal de este sector. Sabiendo esto, es fácil entender por qué el Gobierno regional intenta negar la evidencia sobre el Mar Menor. Vimos que en la última crisis negaron hasta el final que se trataba de un episodio de anoxia o, sin ir más lejos, este Gobierno regional ha sancionado a muy pocas empresas agrícolas que sabemos que han estado contaminando la laguna.

De hecho, la Fiscalía ha tenido que demandar al Gobierno regional por lo contencioso administrativo por no tramitar los expedientes de responsabilidad ambiental a diez empresas que habían estado contaminando el Mar Menor.

Efectivamente. No se trata solo de una cuestión de incompetencia, sino que hay una voluntad política manifiesta de preservar determinados intereses económicos aún a costa de la protección del Mar Menor. Y, luego, por supuesto, toda la propaganda que sea necesaria. Teodoro García se atreve a publicar un tuit presumiendo de que se ha reunido con los miembros de la ILP y lo que resultaba es que se habían acercado dos señoras a pedirle que firmara. Encima, tiene la poca de vergüenza de exponer esa mentira en redes. Creo que esto al PP empieza a hacerle mella porque se ve que claramente que están mintiendo, que no tienen ninguna voluntad de resolver un problema muy grave y que en cualquier otro sitio de España nos habría llevado a una fuerte crisis política y social y, en último término, creo que también nos llevaría a un cambio de ciclo político.

En esta crisis medioambiental no se puede obviar que hay una economía agrícola y puestos de trabajo en juego. Es un tema complejo de resolver.

Creo que en cualquier otra comunidad las imágenes de un ecocidido como el del Mar Menor llevarían a una fuerte crisis política, aunque, desgraciadamente, la Región de Murcia es diferente, para algunas cosas buenas y para otras no tanto. Tres décadas de gobierno del PP, gobiernos muy marcados por la corrupción, han sembrado en nuestra sociedad un clima de cinismo, resignación y hasta falta de autoestima colectiva.

Por supuesto que la crisis del Mar Menor toca sectores económicos, pero el agronegocio, que mueve mucho dinero y no solo el del Campo de Cartagena, lo que está haciendo es deteriorar un ecosistema con el correspondiente golpe a sectores económicos que también son muy relevantes como son el turismo, la hostelería, al tiempo que está afectando a cientos de miles de personas que veranean en la zona y lo que intenta hacer el Gobierno regional es escurrir su responsabilidad. La responsabilidad siempre fue de ellos, ellos fueron los que permitieron la contaminación masiva del Mar Menor y ahora tienen que tomar una decisión.

Acaba de empezar el curso: en la Región no contamos con profesores COVID de refuerzo, la Consejería de Educación exVox, Mabel Campuzano, quiere cerrar líneas de Infantil porque ha bajado la natalidad en lugar de aprovechar la situación para ampliar espacio en las aulas, al tiempo que sigue financiando con dinero público colegios que segregan a los niños por sexo. ¿Cómo calificaría la situación de la educación en Murcia?

El curso escolar ha empezado en la Región de Murcia de la peor manera posible: sin transporte escolar por el conflicto que mantiene la Consejería con las empresas del sector, con el despido de 1500 docentes y con aulas más masificadas en las que va a ser muy difícil mantener las medidas de seguridad que nos exige una situación de pandemia. La realidad es que López Miras puso la educación en manos de una consejera ultra antivacunas y estamos viendo los resultados.

El curso pasado ya advertimos que el Gobierno regional no estaba usando el fondo COVID para la educación pública. Con los fondos por parte del Gobierno de España de 73 millones de euros se podían contratar hasta 3.000 docentes, pero se contrató la mitad y, además, Murcia fue la única comunidad en la que se optó por un modelo semipresencial en Infantil y Primaria. Este curso es todavía peor porque la consejera negacionista Mabel Campuzano va a despedir a esos 1.500 docentes de refuerzo COVID y va a rebajar las medidas de seguridad frente a la pandemia; lo que supone, no solamente poner en riesgo el desarrollo del curso escolar, sino también un riesgo para toda la sociedad y para la salud pública. Y lo más grave es que mientras no se inviertan esos recursos en la educación pública se irán ampliando las subvenciones a la educación más retrógrada: Mabel Campuzano está incumpliendo la nueva ley de Educación cuando sigue concertando con esos colegios que segregan a niños y a niñas.

La consejera murciana de Educación ha promovido lo que se ha dado en llamar un 'pin parental aguado'.

Somos una comunidad que no ha hecho sus deberes en educación, que no invierte en educación pública y luego los resultados son los que son: en lugar de reforzar la educación toda la obsesión de los Gobiernos de López Miras y ahora de la consejera ultra están más enfocados en seguir limitando el trabajo de los docentes, como puedan ser las charlas de educación afectivo-sexual o la educación en valores como la diversidad y el respeto a todas las identidades sexuales. Este parece que es el gran problema de la educación en la Región de Murcia, mientras que los indicadores señalan altos índices de fracaso escolar.

¿Quieren pactar con el PSOE de la Región de Murcia (PSRM) enmiendas al Estatuto de Autonomía de la Región, actualmente en tramitación en el Congreso de los Diputados, para combatir el transfuguismo?

Lo primero que hay que decir es que la Asamblea Regional está viviendo una situación completamente anómala. López Miras se compró siete diputados de otros partidos para no tener que afrontar la moción de censura de marzo. Nosotros siempre fuimos muy asépticos con esta moción y con la posibilidad de un cambio político de la mano de Ciudadanos y así se lo advertimos a Diego Conesa, pero lo cierto es que esa moción de censura era legítima, mientras que la compra de diputados por parte de López Miras no lo fue. En este sentido, siempre lo hemos dicho, el transfuguismo socava nuestras instituciones democráticas porque rompe el mandato de la gente sobre los representantes políticas. Queremos llevar enmiendas al Estatuto para que el transfuguismo no se premie en la Asamblea Regional, como pasa ahora con el PP y López Miras.

En el PP se pusieron muy nerviosos con estas modificaciones del estatuto porque quizás ya no podrán cumplir algunos favores que les prometieron a los tránsfugas.

¿Qué le parece la decisión del líder socialista murciano, Diego Conesa, de no presentarse a la Secretaría General del PSRM?

 La puedo entender a nivel personal, pero quiero ser muy respetuoso con los procesos internos del Partido Socialista. En todo caso, parece que estamos ante otra derivada de la moción de censura fallida con Ciudadanos. Por nuestra parte, solo esperamos que la nueva dirección del PSRM se quite complejos de encima y mire algo más a su izquierda. Tiene que reconocer que la alianza con Cs siempre fue una vía muerta; ni siquiera en el Ayuntamiento de Murcia parece funcionar.

Se rumorea que López Miras quiere cambiar la ley electoral: a día de hoy, dejaría a Podemos y otras formaciones fuera. ¿Cree que se llevará a cabo? ¿Qué opina de la iniciativa?

Creo que el PP quiere limitar la vida democrática en la Región de Murcia todo lo posible. Lo han demostrado ya: les molesta que haya nuevas fuerzas en la Asamblea Regional y las sesiones de control, por eso, cada semana evitan que comparezca López Miras. Creo que sí intentarán que el porcentaje mínimo para que las formaciones políticas puedan entrar en la Asamblea Regional suba del 3 al 5%, lo cual fue una reforma que se introdujo hace ahora cuatro años. Ahora bien, quiero decir que, ni aún haciendo trampa, López Miras conseguiría dejar fuera del Parlamento murciano a Unidas Podemos.

Estamos en el ecuador de la legislatura, en la Región hemos vivido momentos de mucha tensión política como la fallida moción de censura en el Gobierno regional y la reciente anoxia del Mar Menor: ¿Cree que estas crisis podrían volcar el peso de la balanza del 60%-40% que ha tenido el bloque conservador a su favor en las últimas décadas?

Creo que va a depender mucho de estos próximos meses, de que los actores políticos y sociales seamos capaces de impugnar este modelo de Región que solo nos deja el territorio devastado y una sociedad mucho más desigual, donde la prosperidad no llega a todos por igual. Hace unos meses leí un artículo sobre el premiado documental ‘El año del descubrimiento’ que decía que, al final, el futuro estaba en Murcia y, efectivamente, los fuertes conflictos laborales de Cartagena del año 1992 anticiparon los años de recortes que estaban por venir. Del mismo modo, la penetración que la extrema derecha está teniendo en la Región de Murcia puede anticipar un ciclo reaccionario en el país, algo que pondría en riesgo las libertades de todas y de todos. En este sentido, las fuerzas progresistas estamos llamadas a levantar un proyecto de Región que sea democrático, sostenible, inclusivo y que cierre paso a Vox y a un PP que ya ha asumido la agenda ideológica de Vox. Además, cerrar su paso en la Región sería clave para que no llegaran al Gobierno de España.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats