Navarra prorroga 14 días el cierre de la comunidad y descarta por ahora pedir el confinamiento domiciliario

Transeúntes caminan por una calle de Pamplona, Navarra

Navarra mantendrá el cierre perimetral de la comunidad al menos durante otros 14 días más. Así lo ha acordado el Gobierno de María Chivite, que en las próximas horas firmará un nuevo decreto foral para prorrogar las medidas restrictivas que anunció el 22 y 28 de octubre y cuya vigencia termina este miércoles 4 de noviembre. La consejera de Salud, Santos Induráin, ha señalado que, pese a que se ha registrado una "ralentización del crecimiento de los contagios", que se han situado en torno a los 500 diarios, se ha considerado necesario mantener todas las restricciones durante más tiempo para reducir la curva, si bien por ahora descarta aplicar medidas más duras y por tanto no pedirá al Estado el confinamiento domiciliario de la población.

GUÍA | Qué se puede hacer y qué no en Navarra tras el cierre perimetral

GUÍA | Qué se puede hacer y qué no en Navarra tras el cierre perimetral

Así, Navarra continuará confinada perimetralmente durante otras dos semanas, con las entradas y salidas prohibidas salvo por causas justificadas y de fuerza mayor, los bares y restaurantes continuarán cerrados salvo para la venta de café para llevar, pan y prensa y para comida a recoger o a domicilio , el toque de queda seguirá siendo de 23:00 a 6:00 y las reuniones seguirán limitadas a 6 personas en el ámbito público y a convivientes en el privado. El Gobierno foral, si embargo ha añadido algunas modificaciones en la prórroga, como por ejemplo una de las reivindicaciones del sector hostelero. A partir de ahora y hasta el 4 de noviembre, los bares y restaurantes que sirvan comida a domicilio podrán cerrar a las 22:30 en lugar de las 21:00. Una petición que se le había trasladado al Ejecutivo en las distintas reuniones con el sector, ya que muchos hosteleros ni siquiera estaban ofreciendo este servicio al asegurar que no les compensaba abrir para hacer pedidos hasta las 9 de la noche. "Nadie te pide comida para llevar a las 8 de la tarde", señalaba en declaraciones a este periódico una responsable de un local de hostelería.

El Gobierno de María Chivite considera que las medidas que ya llevan en vigor más de 10 días están empezando a tener su reflejo en las cifras de contagios, cuyo crecimiento en las últimas jornadas ha sido más "moderado" y que se han situado en una "meseta" que ronda los 400 - 500 casos diarios, pero que todavía no han empezado ha bajar, tampoco la tasa de positividad, que se mantiene por encima del 10%. Por ello consideran necesario prorrogar todas las restricciones al menos dos semanas más. Medidas que "son muy duras", pero que han ayudado a "frenar" una curva de contagios que estaba disparada y que creen que "hay que darles más margen". Por el momento, el Gabinete de Chivite descarta endurecer las restricciones y, separándose del camino que ha iniciado Asturias, no se ha pedido al Estado un confinamiento de la población en sus domicilios. Medida que posteriormente fue denegada por el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

El Ejecutivo navarro sí ha tomado medidas en aquellos municipios donde los contagios han seguido disparados y cuya incidencia acumulada incluso ha seguido creciendo. Así, este lunes anunció el confinamiento perimetral de Ribaforada y Murchante, dos municipios de la Ribera que tienen una incidencia acumulada en los últimos 14 días de 3.900 casos por 100.000 habitantes. De esta forma, solo se podrá entrar y salir de estas localidades de 3.700 y 4.150 habitantes respectivamente por causas de fuerza mayor como laborales, educativas o sanitarias. Además, Salud hará cribados en ambos municipios para detectar el mayor número de contagios posible y cortar la cadena de transmisión del virus.

Etiquetas
Publicado el
3 de noviembre de 2020 - 12:14 h

Descubre nuestras apps

stats