eldiario.es

9

"Es desesperante subir a Leioa en autobús cada día"

Los alumnos de la UPV de Leioa denuncian el precio, los retrasos y el abarrotamiento de los autobuses para desplazarse cada día a la facultad. 

Los problemas aumentan para los estudiantes alaveses y guipuzcoanos que también recriminan la escasez de líneas y horarios.

"Viajamos como sardinas en lata", aseguran los universitarios.

Autobuses de Bizkaibus en una de las paradas del campus universitario de la UPV en Leioa.

Autobuses de Bizkaibus en una de las paradas del campus universitario de la UPV en Leioa.

La historia se repite año tras año. Los estudiantes del campus universitario de la UPV en Leioa denuncian la precariedad del servicio de autobuses del que disponen para desplazarse hasta la facultad. Y es que los viajes en autobús hasta los diversos centros de estudios resultan incómodos y costosos. Unas dificultades que se ven incrementadas en el caso de los estudiantes alaveses y guipuzcoanos que recriminan, a su vez, la escasez de líneas y horarios.

Según Bizkaibus, “anualmente, 2.100.000 viajeros utilizan las 19 líneas con origen o destino en el campus de Leioa, que realizan cada jornada 500 salidas y llegadas desde diferentes puntos de Bizkaia”. Alrededor de 15.000 personas aproximadamente, entre empleados y alumnos de la universidad pública, acuden a diario al campus. A pesar de que el año pasado se habilitara un nuevo parking de cuatro plantas con 1.127 plazas de aparcamiento, habitualmente un gran número de estudiantes se desplaza en autobús hasta el campus vizcaíno.

Cada nuevo curso académico los alumnos presentan sus quejas y preparan movilizaciones ante el rectorado. En mayo de 2013, tras la ocupación de un autocar de Bizkaibus y una sentada frente al despacho del rector, Iñaki Goirizelaia se comprometió a “tomar medidas” respecto al déficit del transporte. En aquella ocasión, el rector aseguró que transmitiría “las quejas y propuestas de los alumnos a la Diputación porque la solución está en sus manos”.

Sin embargo, a día de hoy los problemas por los desplazamientos continúan presentes. Entre las principales denuncias del colectivo estudiantil se encuentran la escasez de líneas y horarios “incluso desde el área del Gran Bilbao, que provoca que en los viajes vayamos como sardinas en lata”, recriminan. “Todos los días bajan y suben autobuses repletos y esto supone un problema de seguridad puesto que la gente anda empujando continuamente por entrar y, como vamos todos de pie, al primer frenazo ya estamos dando bandazos”, asegura Alba, estudiante de segundo curso del grado de Derecho, quien afirma que “es desesperante subir a la universidad cada día”.

Además, los universitarios protestan también por el precio del trayecto puesto que lo consideran “demasiado caro”. Desde Bilbao, el coste de un viaje ronda el euro y treinta céntimos en función de la parada de origen. “Al año podemos gastar fácilmente 350 euros en viajes, lo que supone más o menos un cuarto de la matrícula del curso”, cuenta Víctor, estudiante de Medicina. “Encima pagamos por ir de pie, embutidos sin poder respirar y generalmente no pasan puntuales por lo que llegamos con retraso a clase”, señala.

Bonos de transporte académicos

Pero las reivindicaciones de los estudiantes no se quedan ahí. Hace años que demandan la creación de un bono de transporte para universitarios. “Toda la vida ha existido el bono mensual, trimestral o anual en el metro, no entendemos por qué no pueden hacer lo mismo para el autobús hasta el campus”, se queja un nutrido grupo de estudiantes de Comunicación Audiovisual frente a una parada de Bizkaibus en la universidad.

Más problemas desde Álava y Gipuzkoa

Asimismo, los inconvenientes en los viajes aumentan cuando estos se realizan desde fuera de Bizkaia. Los alaveses y guipuzcoanos disponen de un servicio de líneas con menos frecuencia y mayor coste, por lo que sus inversiones en desplazamientos diarios aumentan.

En el caso de Gipuzkoa, la asociación universitaria Bidaitxungo facilita el transporte hasta el campus de Leioa a través de una serie de cuotas. “Al comienzo del curso tres autobuses salían de lunes a viernes hasta la UPV, ahora solo dos”, cuenta Cristina desde la asociación. En su defecto, los alumnos deben recurrir a compañías nacionales como ALSA que ofrecen viajes diarios hasta la Estación de Termibus en Bilbao por casi seis euros y medio el trayecto. “A esos trece euros de ida y vuelta, hay que sumarle dos euros y pico más de otros dos autobuses para subir y bajar del campus”, cuenta Mikel, estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas. “No es solo dinero lo que perdemos sino tiempo, por lo que optamos por compartir coche o ir solo a las clases estrictamente necesarias y pedir los apuntes al resto de compañeros”, explica.

Por su parte, en Álava la asociación Altube también ofrece servicios diarios que parten desde Vitoria hasta Leioa, pasando por la facultad de Ingenieros en Bilbao, Deusto y la facultad de Ciencias Económicas en Sarriko. Según indican en su web, “la tarifa de transporte del curso completo es de 700 euros” con varias modalidades que permiten el pago fraccionado. Otras compañías como La Unión fletan siete servicios diarios de desplazamiento hasta el campus por un precio de 7,10 euros el trayecto, lo que supone un gasto diario de más de 14 euros entre ida y vuelta. “Aunque en la convocatoria de becas generales, el Gobierno Vasco destina una partida para el transporte, para muchos nos resulta escasa”, dice la estudiante alavesa de la facultad de Bellas Artes, Miren Ortiz, quien afirma que “muchas veces” se las ingenia como puede desde casa para poder seguir estudiando “una carrera que la UPV solo oferta en el campus de Leioa”.


FE DE ERRORES: En una versión anterior de esta noticia aparecía una errata en el titular que ya ha sido corregida.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha