eldiario.es

9

"La solidaridad es un gran recurso psicológico en este momento de crisis"

Miguel Gutiérrez, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, considera que la salud mental de la sociedad española aguanta bien a pesar de la crisis y lo achaca al papel de las familias y los valores culturales.

"España es el país con más paro de Europa y el que menos suicidios contabiliza".

"Un psiquiatra no puede determinar cómo va a evolucionar la salud psíquica de una mujer que decide abortar".

El presidente de los psiquiatras cree que la depresión y la ansiedad han aumentado con la crisis

Miguel Gutiérrez aboga por la solidaridad como recurso psicológico.

Miguel Gutiérrez, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, asegura que la solidaridad, además de un valor moral, "es gran recurso psicológico" para superar la actual crisis. Gutiérrez ha organizado (junto a otros colegas) el XXII Curso de Actualización de la Psiquiatría, que ha mostrado que aplicaciones para teléfonos móviles inteligentes, tabletas y ordenadores personales son ya un instrumento experimental en el tratamiento de algunas enfermedades psiquiátricas. Según Gutiérrez, la salud mental de la sociedad española resiste el momento actual y gracias al papel de las familias y los valores culturales y recuerda que "España es el país con más paro de Europa y el que menos suicidios contabiliza". Sobre el anteproyecto de ley del Aborto, que reserva un papel preponderante a los especialistas en salud mental, advierte de que "un psiquiatra no puede determinar cómo va a evolucionar la salud psíquica de una mujer que decide abortar".

Pregunta. ¿La gente acude más al psiquiatra de lo que debiera?

Respuesta. Creo que no. Las cifras asistenciales son superiores a años anteriores, pero guarda relación con la pérdida del miedo a ir al psiquiatra.

P. Se lo pregunto porque a veces hay tendencia a recurrir al psiquiatra para resolver problemas habituales en la vida cotidiana.

R. Es verdad, pero no se acude tanto. Se acude más al médico de familia, que recibe una proporción importante de pacientes con depresión o ansiedad. El médico de familia es el filtro para ir después al psiquiatra.

P. La depresión pasa por ser la enfermedad del siglo.

R. No me gusta hacer ese tipo de análisis. En este país, a finales del siglo XVIII con un 80% de analfabetos y hambre nadie tenía depresión. Ahora, cambia la civilización y la cultura, y el malestar se expresa como se puede. La tristeza es una respuesta normal del ser humano. No se puede confundir con depresión. La tristeza se vuelve patológica en determinadas circunstancias que tienen que ver con factores ambientales y la forma de ser de cada uno. Eso puede hacer que se desencadene en una persona un cuadro depresivo. Pero hay que desdramatizar todo eso. Hay personas con síntomas leves de ansiedad y es algo que, en cierto modo, sirve para adaptarse a las nuevas situaciones.

P. ¿Cómo se puede rearmar psicológicamente la sociedad para sobrellevar una crisis tan dura como la actual?

R. Están pasando cosas curiosas. Algunos estudios tratan de relacionar la crisis con los suicidios. España es el país que más paro tiene de Europa, pero se encuentra a la cola en la tasa de suicidios. El paro es algo muy grave, pero su alta tasa no guarda relación con la de suicidios. Tenemos una tasa inferior a la de 2001, cuando no había crisis de ningún tipo.

P. ¿Eso quiere decir que la salud mental de los españoles es resistente?

R. Pues sí, está lo que se puede considerar como razonablemente bien. Aumentan las consultas por depresión, aumenta el consumo de alcohol por parte de los hombres. Aumenta el malestar, pero no está cuajando en otros problemas más graves como el suicidio. ¿Por qué? No se puede comparar el funcionamiento de la sociedad finlandesa, por ejemplo, con el de la española. La nuestra es más arropadora y se ha rearmado. La respuesta psicológica que se está ofreciendo es muy positiva. Se ha tejido una potente red familiar y social. Y la solidaridad siempre resulta un gran recurso psicológico, además de moral.

Como médico-psiquiatra me preocupa la banalización que se hace del consumo de cannabis. Tiene unos efectos psiquiátricos más graves que el alcohol o el tabaco


P. El papel de los psiquiatras va a ser fundamental si prospera el anteproyecto de ley del Aborto.

R. No es procedente el papel que se nos asigna porque asimila a la mujer embarazada que desea interrumpir la gestación con una enfermedad. Y en absoluto se trata de una situación patológica. Tan sano es decidir abortar como seguir adelante con el embarazo. No existen procedimientos científicos exactos para hacer un pronóstico a largo plazo sobre la eventual aparición o no de problemas psiquiátricos en una mujer que aborte o que no aborte. Tenemos experiencia para conocer la evolución de una enfermedad, pero no de un individuo sano. No somos magos para predecir el futuro de personas sanas. Nuestro papel no tiene sentido formulado como se hace en la reforma.

P. ¿Cree que persiste el estigma hacia el enfermo mental?

R. Hemos mejorado. Hemos pasado de un estigma brutal a una situación más normalizada. Pero los prejuicios aún son muy habituales. Hay enfermos mentales que pueden ser violentos, pero la mayoría de las conductas violentas las protagonizan personas normales en principio.

P. Recientemente ha participado en la ponencia del Parlamento vasco que busca una regulación para los clubes de consumidores de cannabis. ¿Cuál es su opinión?

R. El consumo de cannabis está asociado a la producción de psicosis. No todo el mundo que consume va a tener una psicosis. Pero lo cierto es que en el 56% de los primeros episodios psicóticos que se producen en una banda de edad entre los 15 y los 30 años hay consumo de cannabis. Como médico-psiquiatra lo que me preocupa fundamentalmente es la banalización del consumo de cannabis. Su consumo tiene unos efectos psiquiátricos más graves que el alcohol o el tabaco. Se banaliza el consumo de cannabis. Hay muchos estudios que demuestran que la intensidad del consumo está vinculada a la aparición precoz de cuadros psicóticos. No hay que olvidar que el cerebro no termina de madurar hasta los 25 años y si introducimos estimulaciones a base de drogas cuando el cerebro se está formando se pueden producir muchas deficiencias. No tiene nada que ver el consumo, digamos, maduro del cannabis que cuando eres un chico joven.

P. Las aplicaciones para teléfonos móviles inteligentes, tabletas y ordenadores personales son ya un instrumento experimental en el tratamiento de algunas enfermedades psiquiátricas, como las depresiones.

R. Este tipo de innovaciones facilitan información a los pacientes sobre hábitos saludables, sobre medicamentos y diagnóstico, y permiten una atención continuada e inmediata, más allá de la consulta tradicional.


Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha