La España más reaccionaria

Cuanto más se escora hacia el absurdo un nacionalismo catalán comprometido hasta la extenuación con la misión de salvar a Artur Mas y a Convergencia, más se echa al monte una política española que, en lugar de adentrarse en el siglo XXI de los estados constitucionales sin soberano y los gobiernos multinivel, parece querer regresar a la infancia del siglo XIX.

Si el plan consiste en atraer a los catalanes demostrándoles lo reaccionarias que pueden llegar a ser las instituciones españolas, la cosa va como un tiro. A algunos ya sólo les falta el trabuco. A este paso Artur Mas conseguirá el milagro de presentarse a las elecciones sin tener que explicar una palabra sobre la corrupción que ahoga a su partido o las políticas de recortes masivos infligidas por sus gobiernos. Toda la fuerza se va en especular sobre el artículo 155 de la Constitución.  

Aquí ya vale todo para llamar a la Guardia Civil. Desde la retirada de un busto del ex jefe del Estado que ya ni tenía por qué estar allí, a las alegres especulaciones de reputados y serios juristas sobre la conveniencia o no de suspender la autonomía catalana si el resultado de unas elecciones tan legales como legítimas no les gusta.

Haría bien el Rey en alejarse de esos monárquicos que le susurran al oído que debiera atreverse a hacer y decir todas las cosas que, en la corte, muchos piensan que Mariano Rajoy no se atreve a decir y hacer. La ultima vez que un Borbón hizo algo parecido, la cosa acabó con un desahucio. Su majestad sabrá. Pero no parece ni muy inteligente, ni muy sensato, ir de visita institucional a Catalunya a recordarle a los catalanes que deben cumplir la ley.

Un votante catalán que ande buscando razones para votar por una lista no soberanista debe sentirse más solo que Jose Luis Perales escuchando sus discos. Todo cuanto se le ofrece son amenazas, desgracias, catástrofes y desastres. Aquí parece que sólo quieren ganar unos. Todos los demás se dedican a avisarle de que si gana, se va a enterar.

En el reciente referéndum escocés los unionistas también recorrieron ese camino. Primero dieron por seguro que ganarían. Luego probaron con la amenaza de convertir a Escocia en un país errante expulsado de los mares de Europa. Después intentaron el soborno y recordarles a los escoceses que la independencia les iba a costar una pasta, como en esas parejas que siguen juntas por la hipoteca. Al final, a la desesperada, tuvieron que ponerse a hacer política y explicar por qué tenía sentido y valor seguir juntos. A ellos les salió bien. Pero son raros y conducen por la izquierda. 

Etiquetas
Publicado el
26 de julio de 2015 - 18:36 h

Descubre nuestras apps

stats