Carmen Calvo, sobre las tensiones entre el Gobierno, el Poder Judicial y la Casa Real: "Todos deberían empezar a tranquilizarse"

Calvo sobre la polémica del Poder Judicial: Todos deben empezar a tranquilizarse

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, afirmó el sábado, en relación a la polémica suscitada por la ausencia del rey en Barcelona en la entrega de despachos a los jueces, que "todos deberían empezar a tranquilizarse. Y cuando digo todos, digo todos", recalcó.

En unas declaraciones a los medios tras inaugurar unas jornadas sobre la abolición de la prostitución en la Escuela de Pensamiento Elena Arnedo, Calvo se refería así a las afirmaciones realizadas por el presidente en funciones del Consejo General del Poder Judicial y por miembros de su propio equipo de gobierno como el vicepresidente Pablo Iglesias y el ministro Alberto Garzón.

En el discurso del acto de entrega de despachos a la LXIX promoción de la Escuela Judicial, Carlos Lesmes aseguró sentir "un enorme pesar" por la "ausencia" del rey Felipe VI, al cual calificó como "símbolo de la unidad y permanencia del Estado". Además, el propio Lesmes hizo pública una llamada con el Jefe del Estado en el que este le trasladó que le hubiera gustado acudir al acto.

Desde la Casa Real afirman que la llamada telefónica que generó el conflicto fue tan solo "una llamada de cortesía al presidente del Consejo General del Poder Judicial con el objeto de trasladar su felicitación personal a la nueva promoción de la carrera judicial, sin consideraciones institucionales respecto del acto ya celebrado".

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y la propia Carmen Calvo defendieron la decisión de no refrendar la presencia del monarca en el acto, aunque el Gobierno no ha compartido los motivos que han llevado a esa decisión. La Constitución establece que todos los actos oficiales del monarca tienen que contar con el visto bueno del Ejecutivo. Más dura fue la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, que acusó a Lesmes de "sobredimensionar" la ausencia del jefe del Estado en ese evento. La número dos del partido dijo que "esperaría" que el presidente en funciones del CGPJ fuese "muy duro" con la decisión del PP de bloquear la renovación.

Horas después, tanto Pablo Iglesias como Alberto Garzón expresaron en las redes sociales su desaprobación a la llamada de Felipe VI a Lesmes, que calificaron como una conducta ilícita por parte del Rey. El vicepresidente Iglesias llegó a escribir que "respeto institucional significa neutralidad política de la jefatura del Estado, renovación de los órganos judiciales en tiempo y forma, actuaciones de la fuerza pública proporcionales". Por su parte, el ministro de Consumo acusó a la monarquía de "maniobrar contra el Gobierno democráticamente elegido, incumpliendo de ese modo la constitución que impone su neutralidad".

Desde la oposición, tanto el Partido Popular como Ciudadanos han mostrado su desaprobación ante las declaraciones de Iglesias y Garzón, pidiendo incluso el cese inmediato del ministro de Consumo. "Ser parte de un Gobierno no proporciona blindaje alguno para atentar contra las instituciones, especialmente contra aquellas ante las que se ha prometido el cargo con lealtad al Rey", afirmó Pablo Casado.

Etiquetas
Publicado el
26 de septiembre de 2020 - 12:28 h

Descubre nuestras apps

stats