El Gobierno justifica los últimos indultos a condenados por prevaricar: "No se pueden calificar como corrupción"

El ministro de Justicia, Rafael Catalá.

El Gobierno justifica los últimos indultos que ha concedido a condenados por prevaricación. Lo ha hecho el titular de Justicia, Rafael Catalá, que es el encargado de conceder esa medida de gracia. El ministro ha asegurado que las condenas a funcionarios del Ayuntamiento de Rota por el caso 'horas extra' "no se pueden calificar como delitos de corrupción".

El Congreso da el primer paso para prohibir indultos a corruptos y maltratadores

El Congreso da el primer paso para prohibir indultos a corruptos y maltratadores

Catalá se ha escudado en el apoyo que recibió la petición de indulto por parte de los grupos municipales del consistorio gaditano fundamentado en que los condenados no perdieran su condición de funcionarios. "No creo que puedan considerarse delitos de corrupción", ha expresado Catalá en los pasillos del Congreso.

También ha asegurado que se trató de una "cuantía mínima" la que fue empleada de manera irregular, de acuerdo a la sentencia. Las condenas se produjeron por la adjudicación irregular de contratos de suministro a un funcionario del Ayuntamiento de Rota y a su esposa entre 2004 y 2010 para la elaboración de trabajos de bordados para elementos relacionados con las fiestas patronales.

El indulto parcial supone que las penas a inhabilitación pasen a suspensiones temporales. La exconcejal de Fiestas y Personal, pasa de una condena de cuatro años y medio de cárcel a una multa y dos años de prisión y de nueve años y tres meses de inhabilitación a una suspensión temporal de seis meses.

Tres funcionarios a los que la sentencia acusa de haber permitido los métodos de concesión de los contratos en forma de horas extra tendrán esas mismas penas. El funcionario que realizó las tareas encargadas por el ayuntamiento de forma irregular pasa de sumar cinco años y nueve meses de inhabilitación a dos de suspensión. El interventor municipal, que sumaba más de dos años de inhabilitación, pasa a estar suspendido en su empleo un mes.

"Habían contratado la elaboración de unas bandas para uniformes en las fiestas patronales con una cuantía económica mínima -ha defendido Catalá-. Es un buen ejemplo de cuándo el indulto tiene sentido. No creo que se pueda calificar como delitos de corrupción", ha resumido.

Etiquetas
Publicado el
15 de febrero de 2017 - 12:23 h

Descubre nuestras apps

stats