“Pedimos al PSOE garantías para revertir un proceso de recortes del que ha sido coprotagonista”

El alcalde de Cádiz, José María González, Kichi.

José María González, Kichi (Roterdam, 1975) lleva ya siete meses al frente de la alcaldía de Cádiz. Vive en la misma casa y el mismo barrio en el que vivía antes, pero ahora, en vísperas del carnaval de Cádiz, por primera vez no participará en una chirigota, cosa que hacía desde que tenía 13 años. González se encuentra en Madrid porque Hacienda le ha llamado por la deuda de la ciudad, que ascendía a 275 millones cuando llegó. “Hemos reducido 20 puntos el endeudamiento, 10,3 millones de euros”. Y lo hace en la semana de las rondas de candidatos en Zarzuela que ha terminado con el ofrecimiento de Pablo Iglesias a PSOE y a IU para un Gobierno de coalición con él como vicepresidente y la renuncia de Mariano Rajoy a ser el primero en intentar la investidura.

Pablo Iglesias ofrece al PSOE y a IU un Gobierno de coalición con él como vicepresidente

Pablo Iglesias ofrece al PSOE y a IU un Gobierno de coalición con él como vicepresidente

¿Qué opina de la oferta de Pablo Iglesias?

Bueno, desconozco los detalles de la propuesta que se ha puesto sobre la mesa. Pero lo que se demuestra es la voluntad de entendimiento que hemos venido señalando en multitud de ocasiones.  Creemos que es importante entender esa vía de diálogo. Pero, tal y como ha dicho Pablo, lo que le pedimos al PSOE son garantías. Garantías, no promesas vacías. Garantías que pasan por revertir un proceso de recortes en derechos y libertades, de injusticia social, en el que el PSOE ha sido también coprotagonista. Garantías como la Ley 25, que pongan  solución a la emergencia social que estamos viviendo, y soluciones de diálogo a los retos a los que se enfrenta nuestro país, como el de entender la plurinacionalidad del Estado español. Por tanto: entendimiento, diálogo propuestas en firme y garantías. Garantías para la gente.

En cualquier caso, reitero que carezco de la información suficiente como para hacer una valoración más amplia. A diferencia de otros, mis ojos están prioritariamente puestos en San Juan de Dios.

Ustedes gobiernan Cádiz con apoyo del PSOE, y Andalucía está gestionada por el PSOE gracias a Ciudadanos. Después de estos siete meses y estas experiencias, ¿cree que se puede llegar a un acuerdo estatal con el PSOE?

Vamos a pactar con quiera hablar de los temas que hemos puesto sobre la mesa: el reconocimiento de una realidad plurinacional porque lo entendemos así, pero también hemos puesto sobre las mesas otros temas que son importantes y es la eliminación de las puertas giratorias, la separación entre poder político y judicial, el blindaje de derechos sociales en la Constitución que nos permita abrir un nuevo proceso constituyente en este país... Y pactaremos con quien quiera hablar de estos temas.

¿Cómo está siendo el día a día municipal con el PSOE?

En el Ayuntamiento de Cádiz el PSOE apoya nuestra investidura porque no podía hacer otra cosa, habría sido su muerte política permitir a Teófila Martínez seguir otros cuatro años más. Y a partir de ese momento, comienza una campaña de acoso y bloqueo constante a todas las acciones de gobierno que nosotros emprendemos. Y así lo dicen ellos y aparece en algunos titulares: apoyar la investidura y bloquear la acción de gobierno del ayuntamiento de Podemos. Así es muy complicado, le hemos hecho multitud de llamamiento al diálogo, les mandamos un acuerdo de estabilidad con políticas concretas...

¿Tienden algún puente pensando en Moncloa?

No están tendiendo ninguno, y la Junta tampoco. Es precisamente la familia política de Susana Díaz la más reacia al encuentro y al acuerdo entre Podemos y el PSOE. No hay ningún tipo de gesto para facilitar el entendimiento.

¿Qué pasará?

Nadie sabe lo que va a pasar. Estamos en un momento de cambio, convulso. Es prácticamente imposible predecir lo que va a pasar. Todos estamos un poco andando un camino desconocido. Sobrevuela la posibilidad de la repetición de las elecciones, que nadie desea.

La única alternativa a eso parece ahora un pacto de Podemos con el PSOE.

Es la alternativa que podría impedir que se celebrasen elecciones, pero no veo yo al PSOE en esa dinámica, de sentarse a dialogar.

Según qué pase en Moncloa, ¿puede haber movimientos en Cádiz?

Va a estar relacionado, tendrá una traducción local lo que pase a escala estatal, siempre la tiene. Los cambios en el PSOE, la manera de relacionarse con nosotros, esperemos que sea para bien, porque hasta ahora no tenemos muy buena relación con ellos.

¿Es un error de Podemos haber puesto tan encima de la mesa el derecho a decidir? ¿Se entiende en Cádiz?

Podemos pone encima de la mesa otros muchos elementos, pero, el PSOE y el PP subrayan especialmente el derecho a decidir de Catalunya. Eso forma parte de una batería de propuestas importantes, pero de lo que realmente nosotros queremos hablar es de qué pasa con la política como forma de ganarse la vida, los derechos sociales blindados en la Constitución, por qué han utilizado la política como ascensor social en los consejos de administración. Yo creo que es fácil y un poco torticero intentar señalar el derecho a decidir como una línea roja. A ellos no les interesa hablar de estos temas.

Gobiernan con Ganar Cádiz en Común, de la que forma parte IU, ¿cree que puede haber confluencia en un futuro entre Podemos e IU?

Yo lo espero. En Cádiz hicimos una coalición postelectoral y nos está yendo muy bien. Hemos configurado un equipo bastante sólido que mejora cuanto más tiempo pasa, y las relaciones son óptimas.

Muchas veces se dijo que la agenda de Vistalegre era una máquina electoral hasta las elecciones. ¿Es el momento de que Podemos empiece a dar el paso a otra cosa?

Podemos es una herramienta de cambio político en permanente transformación, pero ha llegado el momento de que pensemos qué tipo de herramienta queremos en el futuro. Podemos tiene que prestar ahora importancia a una reestructuración interna de cara a que se fortalezcan más las estructuras intermedias, el papel de los círculos, y eso nos va a venir muy bien. Hay muchísima gente muy ilusionada, es un enorme potencial que hay que aprovechar para construir una herramienta de verdadera transformación y abra procesos constituyentes y que profundice en la brecha democrática que se ha abierto en los últimos años. Estamos ante ese desafío, tenemos esa responsabilidad y ese reto.

Ahora ya hay mucho Podemos en la institución. ¿Y fuera?

También. Podemos está muy vivo, mucho más vivo de lo que algunos se empeñan en demostrar sin éxito. Y tiene que estar más vivo, porque tiene que ser contrapeso que nos nivele a los que estamos en las instituciones, son más necesarios que nunca los círculos y la gente.

¿Para cuándo el Vistalegre 2 del que algunos hablan?

No soy yo quien te puede dar esa respuesta, yo estoy inmerso en cuestiones locales, y estas cuestiones que son importantes y prioritarias para Podemos, se encargan de ellas otros compañeros y compañeras. Yo creo que nos va a venir muy bien.

¿Cómo debería ser esa nueva asamblea de Podemos?

Debería ser una asamblea en la que los círculos deberían tener un papel protagonista. Es la gente la que tiene el derecho y deber qué tipo de Podemos quiere.

¿Le habría gustado haber podido tener más influencia en los diputados de la lista de Cádiz?

Me parece que los dos son bastante buenos, estoy muy contento con los dos. El proceso de elección de primarias podía haber sido otro en cualquier caso, pero no voy a poner problemas por los diputados, sino por el proceso de elección. Todo debería ser mucho más participado.

¿Es más difícil gobernar de lo que se piensa?

Gobernar es muy difícil, y más difícil es gobernar en minoría como estamos gobernando nosotros. Nos obliga al diálogo, escuchar, intentar ser escuchado... Pero sabíamos a lo que veníamos y que no iba a ser fácil. De momento, estamos contentos porque estamos consiguiendo poner en marcha muchas más cosas de lo que los partidos de la oposición y determinados medios les gustaría.

¿Se siente solo?

Depende de qué soledad... Institucional sí, la mediática ni te cuento, la prensa local está haciendo mérito para que se escriban manuales sobre la mala praxis periodística que se enseñan en las universidades de todo el mundo. Desde la visita de aquel cónsul alemán que nunca existió, hasta el tema de la bandera o el tratamiento durante la última campaña de las generales. Es un cúmulo de despropósitos. A la par, me siento tremendamente acompañado de los vecinos, la gente te transmite un calor y un cariño que te anima. La gente está contenta, pero también se ha generado una polarización de la sociedad importante. Hay gente que no te quiere ver ni en pintura también, y tiene una distribución geográfica. Hay barrios de clase media o alta, en la que la gente no te mira con tan buenos ojos como por otras zonas más populares, en las que sientes el calor y el cariño de la gente a cada paso.

¿Qué persiguen con las reuniones de alcaldías del cambio?

Perseguimos crear una red colaborativa de todos los ayuntamientos del cambio. Partimos de una situación inicial bastante similar con problemas comunes, y los remedios, las recetas, las políticas que pongamos en marcha también pueden ser comunes adaptándolas a la realidad de cada ciudad. Somos conscientes de que cuanto más nos unamos, más presencia tendremos en el panorama político estatal. Nos hemos convertido en unos agentes políticos del panorama político estatal es más que evidente. Cuanto más cohesionado estemos, más capacidad tendremos de influir.

¿Cómo se articula eso?

Con un grupo de Telegram, como todo el mundo en política (risas). A parte de eso, en cualquier proceso colaborativo, aplicar mecanismos de participación tiene una parte buena y es que el resultado es un fiel reflejo de lo que piensa una mayoría, pero en lo procedimental es más lento. Por tanto, articular una maquinaria colaborativa de los distintos ayuntamientos del cambio después de dos reuniones se avanza poco, las conclusiones queda un poco dispersa... Pero es una dinámica que está en proceso de mejora. Para el próximo encuentro que tenemos en Cádiz, las conclusiones serán más reales, estarán más a tierra y menos en lo etéreo de la discusión política. Es un laboratorio común de ideas y de propuestas, hay experiencias comunes que enriquecen a una colectividad, como Ferrol y Cádiz con los astilleros, quizá ha llegado el momento de trabajar de forma colaborativa.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats