Victoria agridulce del PSOE: Pedro Sánchez pide a PP y Ciudadanos que no se apoyen en Vox

Pedro Sánchez abraza a Borrell en la comparecencia para valorar los resultados del 26M.

"El PSOE se ha confirmado como la primera fuerza de largo", ha sido la primera valoración del 26M por parte de Pedro Sánchez tras conocerse los resultados de las europeas, municipales y autonómicas. La victoria es agridulce para los socialistas que, a pesar de ser la primera fuerza en los principales municipios y comunidades, se juega algunos gobiernos por la suma de las tres derechas. La euforia del 28A no se ha repetido un mes después en Ferraz.

La derecha desbanca a Carmena, el PSOE mantiene sus feudos y la mayoría de alcaldes del cambio se desploman

La derecha desbanca a Carmena, el PSOE mantiene sus feudos y la mayoría de alcaldes del cambio se desploman

Y ese ha sido uno de los principales mensajes de Pedro Sánchez en su discurso: "En aquellas administraciones en las que la primera fuerza no pueda gobernar será porque la derecha del PP y Ciudadanos pactan con la ultraderecha". La comparecencia, en la que no ha admitido preguntas de los periodistas, se ha producido minutos antes de que públicamente se conocieran los resultados de la Comunidad de Madrid, donde el PSOE, a pesar de la holgada victoria, no logrará el Gobierno. Conseguir la Puerta del Sol era el gran reto de los socialistas esta campaña, pero Ángel Gabilondo se queda de nuevo a las puertas. En el caso del Ayuntamiento, que la izquierda también ha perdido, Pepu Hernández ha empeorado el resultado respecto a 2015.

Pedro Sánchez ha reclamado a PP y Ciudadanos que no se apoyen en la "ultraderecha" de Vox. "Apelo a la responsabilidad de los líderes nacionales para no dejar en manos dela ultraderecha la estabilidad de gobiernos autonómicos y municipales. Es hora de que se levante el cordón sanitario al PSOE, que ha ganado rotundamente", ha expresado el líder socialista en una referencia especialmente dirigida a Albert Rivera, que aseguró antes de los comicios que no pactaría con el PSOE de Sánchez.

"Dejemos la dialéctica electoral y pensemos en la mayoría de españoles que quieren avanzar y no retroceder", ha dicho Sánchez rodeado de los principales miembros de su Ejecutiva y del Gobierno, entre ellos Josep Borrell, que ha superado las expectativas al colocarse en el Parlamento Europeo con 20 diputados socialistas españoles. Ese ha sido el gran éxito de la noche: "Vamos a ser la primera delegación socialista en las instituciones europeas; es un orgullo, una oportunidad y una enorme responsabilidad", ha expresado Sánchez, que ha asegurado que trabajarán por "construir una alternativa socialista, progresista y de izquierdas a muchas de las políticas que han sufrido en términos de recortes, desigualdad, precariedad y falta de oportunidades".

Mayorías absolutas: Extremadura y Castilla-La Mancha

Pero el grueso del mensaje ha sido en clave nacional. El líder del PSOE ha insistido en que Pablo Casado y Albert Rivera no pueden hacer "descansar" los gobiernos "en manos de una formación situada en la ultraderecha y que plantea involución".

Sánchez compareció pasada la medianoche, cuando quedaba claro que el PSOE ha ganado las elecciones en todas comunidades, excepto en Cantabria y Navarra, aunque la suma de las derechas amenazaba con arrebatarle el poder en Aragón a Javier Lambán. La 'vía andaluza' puede darse en la Comunidad de Madrid, en Aragón y Murcia así como en importantes ciudades, como Madrid o Zaragoza.

El PSOE triunfa en Extremadura y Castilla-La Mancha con sendas mayorías absolutas y consigue retener Asturias y Baleares, además de ampliar su poder territorial con Canarias y La Rioja. En el caso de Castilla y León, Ciudadanos tiene la llave del Gobierno. El socialista Luis Tudanca ha conseguido 34 escaños frente a los 31 del PP. Los doce diputados de la formación naranja serán determinantes. En Murcia, Ciudadanos también podrá elegir.

El PSOE sale con satisfacción de las municipales, donde ha recuperado la primera posición a nivel nacional –que no lograba desde 2003–, aunque las sumas pueden beneficiar a la derecha en muchas ciudades donde gobernaban los socialistas, como Córdoba o Granada. Los de Sánchez mejoran su resultado, aunque pueden perder parte del poder territorial que lograron en 2015 gracias a los pactos.

En Galicia, el PSOE ha arrasado a las mareas. Los socialistas podrán gobernar en A Coruña, Santiago y Ferrol con el mismo pacto que hace cuatro años pero a la inversa. Retienen Vigo, donde Abel Caballero se supera a sí mismo, y Lugo. "El PSOE se ha salido, aquí el problema es Podemos", reflexiona un miembro de la Ejecutiva sobre los resultados globales del 26M.

Etiquetas
Publicado el
27 de mayo de 2019 - 00:25 h

Descubre nuestras apps

stats