La portada de mañana
Acceder
Presidencia paga 2,5 millones en personal de Casa Real al margen de su asignación
Las tres grietas del pasaporte COVID como barrera para acceder a interiores
OPINIÓN - Abascal, el que volaba, por Elisa Beni

Rajoy hace balance del año: "Lo pasado, pasado está"

Mariano Rajoy durante la rueda de prensa de balance de legislatura

Mariano Rajoy ha comparecido este viernes en la Moncloa para presentar los Presupuestos Generales del Estado. Esa convocatoria le ha servido para dar el pistoletazo de salida a la campaña electoral. La excusa para que en esta ocasión fuera el presidente y no el responsable de Hacienda el que diera las explicaciones sobre las cuentas públicas es que la aprobación del proyecto coincidía con la última reunión del Consejo de Ministros. Tradicionalmente, el jefe del Gobierno ofrece una rueda de prensa para hacer balance del curso político.

Mariano Rajoy cierra el curso político

En esta ocasión, Rajoy se ha sentido cómodo en todo aquello que tuviera que ver con la economía porque le permitía lanzar el mensaje de la "recuperación". También ha respondido sin problemas a aquellas cuestiones que le sirven para colocarse como el presidente que no "cede" ante el "reto" de la independencia de Cataluña y que ofrece soluciones a los problemas. Pero el presidente ha huido de todo aquello en lo que le tocara hacer autocrítica.

"No habrá independencia de Cataluña", ha respondido tajante Rajoy, que ha asegurado que las elecciones catalanas no serán un plebiscito. Sin embargo, cuando le han pedido que mirara atrás y dijera aquello en lo que ha errado respecto al pulso soberanista, Rajoy ha preferido limitarse a mirar al futuro. "No me haga usted hablar del pasado, lo importante es lo que voy a hacer en el futuro", ha dicho el presidente, que ha asegurado que el "pasado, pasado está". Él está ahora en lo que pase a partir de ahora: "Por eso presento los Presupuestos", ha admitido.

Ha tenido una respuesta similar cuando le han preguntado por la reforma del aborto en la que tuvo que dar marcha atrás y que supuso la salida de Alberto Ruiz-Gallardón del Ejecutivo. Aunque uno de los objetivos de la rueda de prensa era hacer balance del curso -y esa decisión ha correspondido a este periodo de sesiones-, Rajoy se ha negado a analizar lo sucedido: "Es que para estar dándole vueltas para atrás, oiga, miremos para adelante".

Corrupción mientras se anunciaban medidas

Sobre la corrupción que afecta al PP, el presidente se ha pronunciado brevemente y con un discurso muy similar al mantenido en estas mismas fechas el año pasado, cuando los escándalos que afectaban a su partido eran el de Bárcenas, Jaume Matas, Carlos Fabra y la financiación ilegal. Doce meses después el PP vuelve a estar inmerso en un caso: la Operación Púnica, que ha afectado a varios alcaldes y en cuyo sumario figuran conversaciones que salpican a los exconsejeros de la Comunidad de Madrid Salvador Victoria y Lucía Figar.

"Lo que los tribunales digan y hagan está bien hecho", ha expresado Rajoy, que ha insistido en que ya han puesto en marcha medidas para acabar con la corrupción y ha enfatizado que es "positivo" que las instituciones, como la Fiscalía o la Agencia Tributaria, funcionen.

El año pasado dijo exactamente lo mismo y las conversaciones del sumario de la Púnica revelan que las prácticas irregulares se mantuvieron durante ese tiempo. "Vamos a seguir haciendo todo lo que esté en nuestras manos para que estas cosas no vuelvan a producirse en el futuro", ha agregado.

Era la primera vez que Rajoy se pronunciaba sobre la Púnica tras el levantamiento del secreto del sumario. El presidente ha asegurado que su partido "actuará" con aquellas personas que estén implicadas, aunque no ha dado más detalles y ha calificado de "reprochables" y "poco edificantes" las conversaciones entre miembros del PP y cabecillas de la trama corrupta que han revelado los pinchazos de la Guardia Civil.

Sin fecha para las generales

Rajoy no ha querido hablar del pasado pero tampoco ha querido hacer hipótesis sobre el futuro a partir de que lo establezcan las urnas. Al igual que ha solicitado no hablar del pasado, ha pedido que no se adelanten los acontecimientos. En su línea, el presidente ha evitado revelar la fecha en la que convocará las elecciones generales. "Más o menos todo el mundo sabe cuando van a ser", ha ironizado.

También ha eludido pronunciarse sobre posibles pactos que pueda necesitar en el futuro para mantenerse en el poder. No ha respondido ni a la cuestión de si prefiere a Ciudadanos o a Unió o si optaría por una "gran coalición" con el PSOE para mantener las políticas que, a su juicio, han permitido que España vuelva a crecer.

"¿Qué va a a pasar después de las elecciones? Yo no lo sé, pero creo que si se repiten algunas cosas que hemos visto en los ayuntamientos, sinceramente creo que eso es malo para España. Gobiernos de tres o cuatro partidos, gobiernos que no respetan la voluntad mayoritaria de los ciudadanos, creo que tiene muy poco sentido y espero que eso no ocurra", ha zanjado.

Etiquetas
Publicado el
31 de julio de 2015 - 16:28 h

Descubre nuestras apps