El ultra Miguel Frontera irá al banquillo por acosar y grabar a Iglesias y Montero en su casa

Irene Montero y Pablo Iglesias

El juzgado de Collado Villalba ha decidido enviar al banquillo a Miguel Frontera por acosar, insultar y grabar a Pablo Iglesias e Irene Montero en su casa del municipio madrileño de Galapagar. El magistrado ha dado por concluida la instrucción y deja el caso en manos de un juzgado de lo penal con la Fiscalía pidiendo hasta tres años de prisión y el matrimonio solicitando año y medio de cárcel para él.

Las denuncias de acoso de Iglesias y Montero en su vivienda y las redes: "Llevaré a mis hijos a ese colegio para que les inflen de hostias"

Las denuncias de acoso de Iglesias y Montero en su vivienda y las redes: "Llevaré a mis hijos a ese colegio para que les inflen de hostias"

A lo largo de 2020 decenas de personas se concentraron en la puerta del domicilio de la ministra de Igualdad y el entonces vicepresidente del Gobierno con pancartas, banderas de España y gritos contra el matrimonio. A lo largo de este tiempo además del acoso han protagonizado diversos enfrentamientos con los agentes de la Guardia Civil destinados a custodiar el domicilio y distintas personas han sido condenadas por protagonizar estos altercados.

El siguiente juicio será el de Miguel Frontera, simpatizante de Vox defendido en este proceso por Polonia Castellanos, presidenta de Abogados Cristianos. Según la acusación ejercida por Montero e Iglesias, Frontera se ha proclamado instigador de las protestas y caceroladas en su cuenta de Twitter, ha llevado pancartas con insultos contra ambos y ha gritado cosas como "no nos vamos a parar hasta que os vayáis a Venezuela".

También está acusado de subirse a una piedra para grabar el interior de la casa con su teléfono móvil "invadiendo su intimidad", llegando incluso a presumir de ello en entrevistas e insultando a Pablo Iglesias el día de su cumpleaños delante de sus hijos pequeños.

Unas acusaciones que le costaron una orden de alejamiento de medio kilómetro y que ahora le pueden costar también una condena de cárcel. Frontera se sentará en el banquillo de un juzgado de lo penal después de que el instructor del caso haya decidido abrir juicio oral contra él. Un auto que refleja las dos acusaciones de prisión que pesan sobre él: la Fiscalía pide 3 años de prisión y el matrimonio pide justo la mitad.

El juez, además, le impone una fianza de más de 52.000 euros "para cubrir las responsabilidades pecuniarias que pudieran declararse procedentes" y decretando el embargo si no consigna el dinero a tiempo.

Distintos delitos

El auto refleja cómo la Fiscalía pide un año de cárcel por un delito de acoso, dos más por uno de descubrimiento y revelación de secretos y más de 8.000 euros en multas por dos ilícitos más de injurias. Iglesias y Montero piden la mitad de años de cárcel: seis meses por acoso, un año por revelación de secretos y varias multas por coacciones e injurias contra las Instituciones del Estado.

Frontera no será la primera persona en responder legalmente por el acoso al que decenas de personas han sometido a Iglesias y Montero en el último año en su casa de Galapagar. Ya en febrero de este año una madre y una hija "asiduas" a estas concentraciones fueron multadas por un altercado con guardias civiles que vigilan el perímetro, así como el conocido ultra antifeminista Francisco Zugasti. Éste último, conocido por acudir a citas judiciales mediáticas con carteles como "STOP Feminazis", fue condenado a siete meses de cárcel por golpear e insultar a un guardia civil.

Etiquetas
Publicado el
24 de septiembre de 2021 - 11:52 h

Descubre nuestras apps

stats