Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Maria Goeppert Mayer, la última ganadora de un Nobel de Física

Maria Goeppert Mayer, la última ganadora de un Nobel de Física

Sólo dos mujeres están entre los ganadores del prestigioso premio Nobel de Física y la última lo consiguió en 1963, hace ya 54 años: se llamaba Maria Goeppert Mayer y a lo largo de su carrera recibió varios apodos como la Bella de Gottingen o la Madonna de la Cebolla. Nacida en un pueblo alemán en lo que hoy es Polonia se aficionó a las matemáticas desde la infancia pero tuvo que estudiar en un instituto creado por sufragistas para poder presentarse al examen de ingresotuvo que estudiar en un instituto creado por sufragistas en la universidad de Gottingen, que superó; allí entró en contacto con la física de la mano de Max Born (futuro Nobel él mismo) justo cuando se desarrollaba la teoría cuántica.

Tras su graduación se mudó a los EE UU con su marido e investigó en física tanto en la universidad John Hopkins como en Columbia, pero sin salario; estaba allí en calidad de esposa de un profesor, no como investigadora ya que las esposas de los profesores no podían ser empleadas. Como anécdota en 1941 fue aceptada como miembro de la Sociedad Física de América en una carta encabezada ‘Querido Señor’. Durante la Segunda Guerra Mundial trabajó en el Proyecto Manhattan, pero cuando su marido se mudó a Chicago tras la guerra de nuevo tuvo que aceptar un puesto ‘voluntario’ en aquella universidad. En aquellos años Maria desarrolló el trabajo por el que recibió el Nobel: a partir del análisis de las distintas cantidades de elementos presentes en el Universo y la relación entre esas cantidades descubrió que la estructura del núcleo atómico está formada por capas, como una cebolla; de ahí el apodo que le puso el físico Wolfgang Pauli. Su idea también permite explicar por qué algunos núcleos son más estables que otros, y sigue siendo fecunda y clave en la actual física cuántica y en la teoría atómica. Maria Goeppert Mayer fue nombrada (por fin) catedrática de física en la Universidad de San Diego en 1960, donde trabajó hasta su muerte en 1972.

Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Etiquetas
Publicado el
8 de octubre de 2017 - 19:39 h

Descubre nuestras apps

stats