eldiario.es

9

La Iglesia católica puso a su nombre casi 35.000 inmuebles entre 1998 y 2015 a través de inmatriculaciones

Por primera vez se conoce el número oficial del registro, que detalla 18.535 templos católicos y otras 15.171 a fincas con otros destinos como garajes o pisos

El Colegio de Registradores se vio obligado a aportar estos datos a Maldita.es por la ley de Transparencia

La Mezquita de Córdoba o la Giralda de Sevilla: qué son las inmatriculaciones de la Iglesia y cómo se hizo con ellas

26 Comentarios

La Mezquita-Catedral de Córdoba bate récord histórico de visitantes en 2015

La Mezquita-Catedral de Córdoba es uno de los bienes inmatriculados por la Iglesia. EFE

"Un total de 34.984 fincas". Finalmente se sabe la cifra concreta de inmatriculaciones realizadas por la Iglesia católica en España de 1998 a 2015. Este número se refiere solo a los inmuebles que la Iglesia ha puesto a su nombre en estos 17 años, que son los que analiza el informe que el Colegio de Registradores se ha visto obligado a compartir con Maldita.es gracias a la ley de Transparencia. 

El Gobierno se había negado reiteradamente a ofrecer datos de inmatriculaciones –que la Iglesia apuntara como propios bienes que no figuraban en el Registro de la Propiedad– y tampoco se habían ofrecido datos concretos del informe que lleva más de un año en manos del Ejecutivo.  

Ahora en cambio podemos saber que del total de fincas, "18.535 se refieren a templos de la Iglesia o dependencias complementarias a los mismos y 15.171 a fincas con otros destinos". Esto quiere decir que solo la mitad de los inmuebles que han pasado a engrosar el patrimonio de la Iglesia son estrictamente religiosos; el resto pueden ser fincas, garajes, edificios de viviendas...

La Iglesia registró 4.075 bienes del listado aportando la certificación eclesiástica y otro título de propiedad. Los restantes 30.245, en cambio, fueron inscritos únicamente por la certificación eclesiástica, a pesar de no ser todos templos. Una ley franquista le otorgó el privilegio de hacerlo con la mera firma de un obispo, que actuaba como un notario sin necesidad de más documentación. Y una reforma del Gobierno de José María Aznar amplió ese privilegio a los lugares de culto, hasta entonces excluidos. 

Algunos de monumentos emblemáticos que la Iglesia ha inmatriculado por apenas unos euros son la Mezquita de Córdoba en 2006, la Giralda y la Catedral de Sevilla en 2010 o la Catedral de Zaragoza –conocida como la Seo–. A esta lista hay que sumar la Catedral de Valladolid, la del Buen Pastor de Donostia, y las de Granada, Jaca y Málaga.

Recuperando, la asociación que lucha por recuperar los bienes que la Iglesia a inmatriculado ha reaccionado a la publicación de los datos: "Mucho nos tememos que todo este oscurantismo encuentre su explicación en las negociaciones secretas que el Gobierno está manteniendo con el Vaticano y la Conferencia Episcopal", asegura Andrés Valentín, uno de los coordinadores de la asociación. 

Valentín advierte que el número de bienes "podría ser mucho mayor", ya que muchas inmatriculaciones incorporan bajo una misma propiedad varios inmuebles. Diversos expertos en patrimonio calculan que los inmuebles pueden llegar a 100.000, porque la Iglesia "lleva inmatriculando desde 1946", por lo que informe recoge una parte pequeña de los trámites. 

Desde Recuperando advierten que "se está produciendo un proceso irreversible, porque muchas de esas fincas ya están siendo vendidas". También piden rapidez para que se puedan iniciar los trámites legales correspondientes antes de que se vendan más inmuebles y monumentos. 

Qué es inmatricular un bien

En la jerga administrativa, inmatricular es inscribir un bien inmueble por primera vez e incorporarlo al Registro Público de la Propiedad. La Iglesia encontró en esta acción, en connivencia con la dictadura franquista y más tarde con el Gobierno de José María AznarAznar, el instrumento perfecto para incrementar su patrimonio inmobiliario a base de cementerios, pisos, huertos, parroquias, catedrales y otro tipo de propiedades que hasta ese momento pertenecían al pueblo o a particulares.

De esta manera, la Iglesia logró inscribir a su nombre miles de bienes de forma opaca y sin ningún control, algo que diversas organizaciones han denunciado como una "apropiación ilegítima". Muchos de estas propiedades fueron posteriormente vendidos, con sus correspondientes ingresos por una cuantía desconocida.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha