La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera

El conejo pasa a ser una especie "en peligro" por la caída de su población en España, Portugal y Francia

Conejo de monte

Pocas imágenes son más propias del campo español que un conejo saltando al alba o al anochecer. Camuflado en su pelaje y la penumbra, cruza un camino o una vereda. Sin embargo, sus poblaciones han menguado de tal manera que la especie ha sido considerada como "en peligro" en la actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Su anterior estatus global (de 2008) era de "casi amenazada". La situación del conejo europeo (Oryctolagus cuniculus) empeora.

El dictamen de la UICN explica que "aunque los conejos europeos están muy extendidos" la especie experimenta un declive suficiente en sus áreas de distribución natural, es decir, España, Portugal o sur de Francia, como para agravar su calificación. La Unión añade que hay conejos en toda Europa, pero que su evaluación se refiere a estas zonas donde es autóctono.

La evolución en forma de picos y valles de las poblaciones en España muestran que, incluso en los puntos altos, el número de conejos no alcanza los niveles que previos cuando había "alta densidad".

El conejo silvestre desarrolla un ritmo de reproducción muy alto, lo que le permitía mantener sus poblaciones a pesar de ser cazado durante todo el año. Sin embargo, esa capacidad de multiplicarse no ha podido compensar la introducción humana de enfermedades víricas contra la especie (la mixomatosis y la enfermedad hemorrágica) ni la posterior degradación de su hábitat por la agricultura a gran escala.

La caída del conejo desencadena una batería de problemas ambientales. Es una especie clave. Es una presa fundamental para depredadores ibéricos en grave peligro como son el lince y el águila imperial. Pero hasta otras 40 especies se alimentan ocasional o habitualmente de conejos. El declive del conejo arrastra a muchos otros estratos de los ecosistemas. Además, los técnicos llaman a esta especie "ingeniero de ecosistemas" pues su actividad modifica el entorno y la disponibilidad de recursos.

El cambio, a peor, de la evaluación a nivel global que ha hecho la Unión "un nuevo episodio de enfermedad hemorrágica ha provocado la disminución de las poblaciones hasta el 70%", dicen, puede traducirse más adelante en un revisión de la especie en España. Hasta ahora, mientras la UICN calificaba esta variedad como "casi amenazada", en España era una especie "vulnerable". La especie ha sido objeto en 30 años de diversos programas de recuperación (en los que se han invertido cientos de miles de euros) que, de momento, no han conseguido revertir la caída del conejo de monte.

Etiquetas
Publicado el
10 de diciembre de 2019 - 14:11 h

Descubre nuestras apps

stats