TVE despide a una periodista que denunció amenazas del jefe de informativos del fin de semana

Pedro Carreño, jefe de informativos del fin de semana de TVE

Un nuevo caso de presiones a una periodista en el seno de informativos de la cadena pública ha salido a la luz. En este caso se trata de Susana Torres Sanz, que ha sido amparada por el Consejo de Informativos de TVE al considerar que ha sido despedida tras ser amenazada durante el último año por varios directivos de la cadena pública. Entre ellos, el Consejo de Informativos cita a la directora de contenidos de Informativos, Carmen Sastre; el director de informativos diarios, José Gilgado; y el director y presentador de los Telediarios de fin de semana Pedro Carreño, quien, explican, dirigió ataques contra ella de manera habitual.

El Telediario de TVE rotula por error a Pablo Iglesias como secretario general del PSOE

El Telediario de TVE rotula por error a Pablo Iglesias como secretario general del PSOE

Según el informe del órgano adelantado por  la Cadena SER e Infolibre, Carreño gritó a Torres "esto no lo voy a olvidar y lo vas a pagar" durante una reunión de trabajo. Por todo ello, dictamina que la que fuera coordinadora de información nacional en la redacción de fin de semana durante los últimos cuatro años fue cesada como interina en represalia por negarse a participar en la comisión de malas prácticas periodísticas, manipulaciones y censuras.

Con diez años de experiencia en el ente público, Susana Torres tuvo varias confrontaciones públicas con Carreño. Además de la amenaza que se produjo en la reunión previa a la visita de Barack Obama a España, en otra ocasión, el presentador golpeó la mesa mientras ella hablaba. Ante tal gesto, varios compañeros abandonaron la sala en señal de protesta. 

"La muestra más extrema de purga por parte de la Dirección de los Servicios Informativos", llega a calificar el Consejo de Informativos la maniobra que ha sufrido la periodista, además de señalarla como la "más cruel" de todas. 

Carreño guardó silencio

El pasado 22 de mayo a la periodista le comunicaban en su domicilio y a través de un burofax el cese de su puesto de trabajo el próximo 30 de junio. Días después acudía al Consejo de Informativos, que conocía su tensa situación profesional desde febrero, en busca de amparo: "Creo que se están tomando represalias contra mí por haber cuestionado la línea editorial, haber dicho cuando algo no me parecía correcto y no haber aceptado órdenes que no consideraba acordes a mi ética profesional. En definitiva por hacer bien mi trabajo".

Tras comenzar las pesquisas, el órgano que representa a los trabajadores recogió varias declaraciones de testigos que apoyaban la tesis de Susana Torres, calificando como "ataque continuado contra su independencia profesional" las situaciones que había experimentado.

Carreño, que no quiso dar explicaciones durante la elaboración del informe, sí se ha pronunciado en las últimas horas lamentando "profundamente la no renovación" de la periodista y "desde el punto de vista personal y profesional la gran pérdida" que supone para la redacción. Una pérdida que, sin embargo, no le consta al director de los Servicios Informativos de TVE, José Antonio Álvarez Gundín.

"Trampa administrativa"

El Consejo de Informativos señala que la dirección se ha valido de una argucia legal para forzar el despido de Susana Torres al aprovechar que su contrato como interina dependía del contrato del corresponsal de Berlín, Miguel Ángel García. De esta forma se habría obligado durante 15 días al periodista afincado en la capital alemana a coger unas vacaciones, alegando un periodo de carencia en su contrato como corresponsal, para llevar a cabo el cese de Torres en Torrespaña. 

Ante las acusaciones, la dirección de TVE se defiende y asegura que el cese de interinos es algo "habitual" en estos casos. Un argumento que no comparte el Consejo de Informativos que recuerda que las renovaciones de corresponsalías "nunca han supuesto la ruptura de la trayectoria profesional del personal interino".

Además de las presiones durante el último año, Susana Torres fue acusada por los directores José Gilgado y Carmen Sastre de "acosar laboralmente" a una redactora que tenía en su equipo. Se le informó que estaba siendo vigilada y que no debía supervisar más el trabajo de la redactora. Una situación que nunca se comunicó a Recursos Humanos, ya que, según la dirección, se intentó arreglarlo de forma interna.

El Consejo interpreta que la ausencia de conocimiento por parte del departamento es determinante para calificar la acusación como falsa, siendo en realidad, a su juicio, una amenaza y un ataque a su independencia profesional.

TVE niega las represalias

Desde la Corporación se niega que se haya producido ningún tipo de "amenaza o represalia" contra Susana Torres quien, explica desde la Dirección, tenía un contrato de interinidad vinculado al corresponsal de Berlín que se ha extinguido de manera automática cuando éste ha regresado a Madrid.

La subdirectora de informativos de RTVE, Carmen Sastre, desmiente "que hayan existido amenazas ni que hayan existido represalias" contra Torres y añade que "la salida de la periodista no se puede considerar ni tan siquiera un despido".

Se trata, añade, de una interina que estaba sustituyendo al corresponsal en Berlín, Miguel Ángel García, por lo que su contrato estaba vinculado a ese nombramiento y "decae" de forma automática con su regreso.

Este tipo de contratos se hacen en TVE para sustituir a personas que pasan a ocupar puestos directivos o a corresponsales y, señalan las fuentes, se extinguen de manera automática cuando las personas a las que están sustituyendo se reincorporan a sus puestos.

Tras tener conocimiento del este despido, el Grupo Parlamentario Socialista registró una petición para que el presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, comparezca en la Comisión Mixta de Control y explique el despedido de la periodista.

Etiquetas
Publicado el
26 de junio de 2017 - 09:17 h

Descubre nuestras apps

stats