eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Los 'Beatles' yihadistas: los británicos que se convirtieron en el rostro de la crueldad del ISIS

La depravación de cuatro londinenses quedó registrada en unos vídeos escalofriantes. Ahora, los últimos dos de ellos han sido capturados

- PUBLICIDAD -
El Shafee Elsheikh, Mohammed Emwazi, Aine Lesley Davis y Alexanda Kotey.

El Shafee Elsheikh, Mohammed Emwazi, Aine Lesley Davis y Alexanda Kotey.

Los líderes de la milicia kurda creían que sus dos nuevos prisioneros, a los que veían agotados y con una apariencia muy diferente a la de los otros cautivos, pertenecían al grupo de combatientes extranjeros del Estado Islámico.

Pero no fue hasta mediados de enero, más o menos una semana después de su captura en el este de Siria, que los kurdos, y los agentes de la CIA en el centro de interrogatorios donde tienen a los detenidos, supieron exactamente quiénes eran es: Alexanda Kotey y El Shafee Elsheikh, los dos sospechosos de terrorismo más buscados del Reino Unido. Por fin habían sido capturados y estaban listos para hablar.

Kotey y Elsheikh son los últimos dos de un famoso cuarteto de británicos que fueron carceleros, torturadores y verdugos de trabajadores humanitarios extranjeros y periodistas durante más de dos años, comenzando a mediados de 2013. Sus víctimas los llamaban Los Beatles por su acento británico, aunque eran nacidos en Londres, no en Merseyside (el condado cuya capital es Liverpool).

Su captura era una prioridad desde que el autoproclamado califato fue derrotado y cayeron sus bases en Mosul y Raqqa. La célula original de cuatro británicos incluía a Mohammed Emwazi, un verdugo perverso que fue eliminado por un dron estadounidense en noviembre de 2015, y a Aine Lesley Davis, que fue capturado en Estambul el mismo mes. 

Los dos que quedaban eran buscados por el este de Siria y el norte de Irak por espías y soldados británicos y estadounidenses que querían vengar a las víctimas de su misma nacionalidad e impedir que estos asesinos siguieran ascendiendo de rango en la organización terrorista.

El final llegó cerca de Deir ez-Zor, en el valle de la cuenca del Éufrates, donde se sabe que se esconden la mayoría de los veteranos del grupo. No se sabe exactamente cómo fue la captura, ya que el viernes se hizo público un informe que sugiere que uno de ellos estaba intentando llegar a la frontera con Turquía.

La depravación de Los Beatles fue difundida por el ISIS en una serie de escalofriantes vídeos de ejecuciones que fueron filmados durante el apogeo del grupo, cuando arrasaron Siria e Irak. Se convirtieron en el rostro despiadado de la organización terrorista, que buscaba nuevas formas de conmocionar –a través de escenas de muertes en alta definición–, que fueron difundidas de forma progresiva durante más de un año.

Su escenario fue Raqqa, una ciudad sitiada y traumatizada, donde ellos y otros miembros del ISIS gobernaron impunemente hasta el año pasado. Los ataques a Europa fueron planificados desde casas y cibercafés en estas estrechas calles. Emwazi y al menos dos más de Los Beatles fueron filmados en una cafetería, cargando sus móviles y sentados en sofás. El residente de Raqqa que los filmó no se atrevió a enviar el vídeo hasta que pudo salir de la ciudad. 

La caza de los verdugos

Durante los seis meses que duró el ataque kurdo a Raqqa, apoyado por la fuerza aérea estadounidense, lo único que se supo de Kotey y Elsheikh fueron rumores sin confirmar. Algunos yihadistas británicos huyeron al noreste de Siria, donde fueron rodeados por grupos kurdos, armados por Washington, conocidos como las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, por sus siglas en inglés). 

Un británico sospechoso de pertenecer al ISIS fue arrestado por kurdos iraquíes y continúa detenido en Erbil.

Se cree que docenas más de combatientes británicos lograron cruzar la frontera turca, junto a otros europeos y australianos. En medio de este éxodo, encontrar a Kotey y Elsheikh era una prioridad para las agencias de inteligencia estadounidense y británica. 

Ahora bajo custodia de Estados Unidos, en una base que funcionarios de inteligencia regionales creen que están situada en la zona de Rumelan, cerca de la frontera del Kurdistán iraquí, se dice que ambos hombres han revelado detalles de lo que queda de la estructura del ISIS, así como también tácticas y prioridades del grupo.

Se cree que han podido ascender en la organización a rangos que antes eran exclusivos para los miembros fundadores iraquíes, debido principalmente a que los principales líderes habían sido asesinados, pero también como una forma de reconocimiento a sus acciones y su nuevo estatus. 

“Son parte de un grupo que conforma la célula más importante del Bureau de Seguridad e Inteligencia del Estado Islámico,” afirma Hisham al-Hashimi, escritor iraquí especialista en el ISIS. “Este grupo estaba asentado en tres ciudades: Mosul, Raqqa y Deir ez-Zor. Sólo incorporan a los ideólogos más radicales del EI, que son designados por el emirato y el comité de gobierno". 

Los dos hombres fueron interrogados dentro de un campo petrolífero abandonado, donde se retiene a los combatientes extranjeros considerados “prisioneros de gran valor”. Más al norte, en un campo conocido como Roj, están las esposas e hijos de otros extranjeros. 

El foco principal de los interrogadores sigue siendo determinar la amenaza residual que representa el ISIS fuera de sus ya extintas fronteras. Altos cargos en Washington, Bagdad y Londres creen que la capacidad de la organización para llevar a cabo ataques masivos ha sido destruida. Sus brazos operativos externos en Raqqa y Mosul han sido aniquilados y se cree que tanto Kotey como Elsheikh eran gran parte de lo que quedaba del grupo en Deir ez-Zor.

Sin embargo, se cree que docenas de combatientes con mucha motivación han logrado llegar a Europa, donde están enfocados a llevar a cabo ataques. Fueron entrenados durante la época de mayor poder del ISIS para poder hacerlo.

“Creo que este año todavía tendremos conmoción y horror, aunque algunos creen que será el estertor de la muerte de este grupo,” afirmó una fuente de inteligencia occidental. “Tipos como estos dos han sido importantes para pasar a la siguiente fase. Esperemos que hablen lo suficiente como para permitirnos conocer qué planean otros combatientes".

Todavía no queda claro el futuro legal de Kotey y Elsheikh. Una fuente kurda aclaró que no ha habido ninguna petición del Reino Unido para pedir su extradición. “Las SDF no tienen mucho interés en los yihadistas extranjeros”, aseguró. “Estos dos fueron identificados por las fuerzas de la coalición luego de haber sido detenidos". 

“Ya ha habido casos de otros extranjeros que fueron repatriados a sus países de origen y seguramente el destino de estos dos no cambie si interviene el gobierno británico".

Se cree que algunos agentes de la inteligencia británica han tenido acceso a los prisioneros. Sin embargo, los interrogatorios están siendo realizados por la CIA. “Nos guiarán para encontrar los cuerpos", dijo una fuente estadounidense, refiriéndose al periodista James Foley y el trabajador humanitario Peter Kassig, ambos estadounidenses y brutalmente asesinados por Los Beatles.

Los trabajadores humanitarios británicos Alan Henning y David Haines también fueron ejecutados delante de una cámara en las desérticas colinas de las afueras de Raqqa. “Después de eso, ya nos ocuparemos de ellos. A su debido tiempos”.

Información adicional a cargo de Mohammed Rasool y Nadia al-Faour.

Traducido por Lucía Balducci

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha