eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pablo Iglesias está de enhorabuena

Uno no sabe si es que las cadenas de televisión, incluyendo TVE, forman parte de una malvada conspiración para aupar electoralmente a Podemos por rechazo a los que se presentan como sus grandes oponentes televisivos

42 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pablo Iglesias denuncia la "presión política" sobre Podemos con el caso Errejón y defiende que siempre han dado la cara

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en La Noche en 24 horas.

"Hay [un vídeo] en el que hemos visto a Pablo Iglesias defender la salida de los presos de ETA de las cárceles. Esta semana está usted de enhorabuena entonces...". De esta peculiar manera le preguntó Sergio Martín, director del Canal 24 Horas de TVE, a Pablo Iglesias si era íntimo de los terroristas de ETA o simplemente le caían bien. Por el mismo precio, podría haber metido Cuba, Venezuela y Rodrigo Rato en la ecuación, pero quizás no se sentía tan inspirado.

La infame pregunta fue el colofón de una sucesión de ataques desmedidos, preguntas obscenamente tergiversadas y sesgos sistemáticos en  la entrevista a Pablo Iglesias el pasado viernes, en el programa La Noche en 24 Horas. La pregunta, y el conjunto del programa, han generado un escándalo considerable, que ha llevado al Consejo de Informativos de TVE a exigir la dimisión de Sergio Martín, dado su alejamiento de cualquier forma de ecuanimidad o imparcialidad periodística.

Por supuesto, es muy poco probable que Martín sea destituido; es precisamente para eso, para hacer ese tipo de periodismo, para lo que Martín está ahí, y además con el reconocimiento de darle la dirección del Canal 24 Horas. No vaya a ser que en algún programa a alguien se le ocurra ofrecer un tratamiento periodístico que no sea lo suficientemente complaciente para el PP.

Cabe decir que el programa, para aquellos que conocen La Noche en 24 Horas, no resultó ninguna sorpresa. El tono con Iglesias tal vez fue más crispado de lo habitual, pero la óptica con la que se evalúan los asuntos de actualidad siempre va por ahí. Con los resultados previsibles: nula audiencia, y nula repercusión. Salvo la que se genera, en ocasiones, en las redes sociales, fundamentalmente para criticar los comentarios de los contertulios del programa o, más directamente, para reírse de ellos. Un fenómeno de visibilidad negativa al que parecen apuntarse cada vez más medios de comunicación, como nos demuestran, día a día, ABC y La Razón con sus ya míticas portadas.

Así que los contertulios de La Noche, y el propio presentador, hicieron aquello para lo que han sido contratados: desplegar contra Iglesias una agresividad desmedida, de perros de presa. Pero ni siquiera una agresividad eficaz para conseguir su objetivo (poner en evidencia a Pablo Iglesias), sino contraproducente. Porque en ningún momento lograron dejar en evidencia a Iglesias; pero, en cambio, ellos sí que quedaron en evidencia ante el público. Los presuntos periodistas que entrevistaron a Pablo Iglesias en el Canal 24 Horas de TVE mostraron que no saben hacer su trabajo. Su trabajo, claro está, no es hacer periodismo, sino servir a los intereses políticos de los que les han puesto ahí. Es decir, que no sólo son pésimos periodistas, sino malos propagandistas y agitadores.

De manera que la entrevista sirvió para mostrar, una vez más, el sectarismo de los actuales gestores de TVE y el nivel de degradación al que están sometiendo a la televisión pública. También evidenció la falta de recursos de los que se mueven en el entorno del Partido Popular para desarrollar una crítica mínimamente elaborada y contundente a Podemos y a la figura de Pablo Iglesias, que obviamente también tienen sus debilidades. Un enemigo astuto sabría aprovecharlas sin necesidad de desplegar un griterío desmesurado, una exhibición constante de cuñadismo televisivo.

De hecho, Iglesias llegaba a la entrevista en un contexto de enorme expectación. Y ello no sólo porque era su primera entrevista en la televisión pública (lo cual, por sí solo, ya nos dice bastante sobre la televisión pública que tenemos y su manera de reflejar el pluralismo social y político). También por los escándalos (escandalillos, más bien) que han generado ruido mediático en torno de esta formación, así como por las decisiones adoptadas en las últimas semanas, todas ellas encaminadas a garantizar el control absoluto de Podemos por parte de su cúpula dirigente. Y, por último, porque en las últimas semanas habíamos vivido cierto silenciamiento mediático de los rostros más conocidos de Podemos, singularmente Pablo Iglesias, a partir de su enfrentamiento con los productores del programa Un Tiempo Nuevo, de Telecinco.

Todo ello confluía para suscitar un gran interés en torno a esta entrevista, lo cual se vio tanto en la audiencia del programa (que alcanzó un 3,1%, récord absoluto que triplicó la audiencia habitual), como en la repercusión en las redes sociales. Para esta cuestión, resulta imprescindible consultar este magnífico análisis, en el nos encontramos datos muy reveladores: más de 20.000 personas publicaron casi 100.000 comentarios en Twitter en torno a la entrevista. El 40% de los comentarios emplearon el hashtag alternativo propuesto por Podemos, #Pabloen24H, frente al hashtag oficial del programa, #LNPabloIglesias, que sólo obtuvo un 25%. Los "minutos de oro" en las redes sociales fueron la trifulca entre Iglesias y Alfonso Rojo y la famosa pregunta de "estará usted de enhorabuena"; es decir, los momentos de mayor intensidad y enfrentamiento. La revisión del contenido de los tuits muestra un posicionamiento aplastantemente favorable hacia Iglesias y Podemos, y muy crítico con Sergio Martín y demás contertulios de La Noche en 24 Horas.

Es decir: que, a la luz de la repercusión en las redes sociales, cabe suponer que el programa sirvió para reforzar a Pablo Iglesias ante el público que le vio (incondicionales, pero también público muy politizado, interesado en la actualidad política, no necesariamente afín a Podemos). Sobre todo, por comparación con sus oponentes del Canal 24 Horas. Podemos e Iglesias ganaron credibilidad merced a la casi absoluta carencia de credibilidad de aquellos que les critican. Parafraseando a Cela y su mítica frase ("que hablen de uno, aunque sea bien"), podríamos decir: "que estos hablen mal de mí, por favor".

Este es un fenómeno del que Podemos lleva meses beneficiándose. Sus rivales políticos, en particular los partidos mayoritarios, están enormemente desacreditados a ojos de la ciudadanía. Pero, por algún motivo, no han aprendido que la agresividad máxima y el periodismo, o la política, barriobajera es precisamente lo que conviene a Podemos. Es así como Iglesias se ganó la fama, en apenas unos meses de contraposición con contertulios profesionales de siempre, en la televisión. Y es también así como Podemos consigue a la mayoría de sus votantes: por rechazo a "lo de siempre". El planteamiento implícito, para muchos, acaba siendo: si te cae mal Inda, vota Podemos. Si Alfonso Rojo te parece despreciable, vota Podemos. Si alguien como Sergio Martín se te antoja totalmente impresentable para dirigir el Canal 24 Horas de TVE… Vota Podemos.

Así que, desde esta perspectiva, Pablo Iglesias está de enhorabuena: le salió muy bien la experiencia. Se cargó de legitimidad, recuperó visibilidad mediática en un sentido positivo. Y, sobre todo, evidenció, una vez más, las carencias de sus críticos. O, al menos, de los críticos que más salen en televisión para criticarle. Uno no sabe si es que las cadenas de televisión, incluyendo TVE, forman parte de una malvada conspiración para aupar electoralmente a Podemos, por rechazo a los que se presentan como sus grandes oponentes televisivos o es que, sencillamente, no tienen nada mejor que ofrecer. Convendría, en tal caso, que le mandasen un Whatsapp al pequeño Nicolás, que al menos sabe expresarse en televisión y hablar con calma, a ver si él tiene más suerte donde Alfonso Rojo y Sergio Martín fracasaron.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha