eldiario.es

Menú

CATALUNYA

La CUP abre el período electoral para renovar su dirección e intentar superar la crisis interna

La formación asamblearia busca recuperar la unidad antes de la cuestión de confianza de Puigdemont de septiembre

- PUBLICIDAD -
La CUP abre el proceso de renovación del Secretariado tras las seis dimisiones

Reunión del Secretariado, que ha contado con varios diputados

Borrón y cuenta nueva en la CUP. La reunión de este lunes por la tarde de lo que quedaba del Secretariado Nacional – seis de sus quince miembros dimitieron el pasado viernes– ha acordado iniciar el proceso electoral para renovar el órgano de dirección de la formación asamblearia, tal y como estaba previsto desde hace semanas. Se abre así un período con varias fases cuyo calendario está todavía por concretar, pero que debe finalizar antes de la cuestión de confianza a la que el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, se someterá en septiembre. La CUP quiere que la renovación del Secretariado sirva para recoser la unidad interna que las negociaciones de investidura y el 'no' a los presupuestos han fracturado.

El Secretariado saliente preparará ahora el reglamento electoral que deberá validar en dos o tres semanas el Consejo Político (donde están representadas las asambleas territoriales cupaires). Posteriormente se abrirá el periodo de presentación de candidaturas por equipos –para intentar lograr así una lista de consenso entre los distintos sectores de la CUP. Finalmente, la militancia cupaire deberá votar la lista o las listas que se presenten por vía telemática.

Tras aprobarse en la Asamblea Nacional de Esparreguera, 11 de los 15 nuevos miembros del nuevo Secretariado serán elegidos a través de candidaturas colectivas, y 4 de candidaturas individuales. No se prevé que este cambio beneficie en especial a ninguna corriente interna, ya que si ningún equipo consigue un mínimo del 65% de los votos se pasará a distribuir las 11 plazas de manera proporcional a los votos obtenidos por cada candidatura. De hecho, el objetivo por el que trabajan voces relevantes de dentro y fuera del grupo parlamentario de la CUP es tejer una lista de consenso.

Este lunes dos de los dimisionarios, Roger Castellanos y Tomàs Sayes, han acudido a Catalunya Ràdio para explicar su marcha del Secretariado Nacional. "A la CUP nos ha faltado un debate profundo a todos los niveles de la organización", ha valorado Castellanos. Ambos han coincido en que la nueva dirección se encontrará otra vez inmersa en la división si no se profundiza en el debate interno en las asambleas territoriales de la CUP.

En sus palabras resonaba el desacuerdo de Poble Lliure (la organización de la Izquierda Independentista partidaria de investir a Artur Mas y de dejar tramitar los presupuestos) con el actual proceso de toma de decisiones cupaire. Los diputados de la CUP son meros emisarios de lo que designan sus bases, ya sea reunidos en asamblea general o con sus votos articulados en el órgano Consejo Político + Grupo de Acción Parlamentaria (GAP), ente con el que Poble Lliure se muestra crítico.

Y es que Poble Lliure critica la "contradicción evidente" entre la voluntad de la militancia de la CUP y el GAP. Las organizaciones afines a la CUP que forman al GAP –el sindicato COS, la organización juvenil Arran o plataformas como Lluita Internacionalista, entre otras– han terminado por decantar la balanza hacia el 'no' a Mas y a los presupuestos, decisiones sobre las que la militancia de base cupaire estaba dividida.

La mayoría de la militancia de la CUP no forma parte ni de Poble Lliure ni de Endavant (la organización más contraria a Mas y a los presupuestos), pero las corrientes representadas por estas dos organizaciones de la Izquierda Independentista sí ejemplifican las dos posturas sobre las alianzas y tempos del proceso soberanista.

Por un lado, una parte de la CUP tiene como objetivo ampliar la base social independentista por la izquierda y por ello denunciar los recortes y el supuesto autonomismo de Convergència. La otra opina que se debe fortalecer la transversalidad social del movimiento independentista, por lo que apuesta por arrastrar a Convergència hacia el independentismo y no darles excusas para retroceder, aunque ello incluya pactar con ellos y matizar determinadas reivindicaciones sociales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha